Acuerdo en la UE sobre el arrastre de fondo en aguas profundas

Deep Sea Conservation Coalition (DSCC) [1], de la que es miembro Ecologistas en Acción, acoge muy favorablemente el acuerdo alcanzado el 30 de junio por el Parlamento Europeo, el Consejo de Ministros de la UE y la Comisión Europea sobre toda una serie de disposiciones clave para un nuevo Reglamento de la Unión Europea (UE) relativo a la pesca de aguas profundas que incluye la prohibición de la práctica del arrastre de fondo por debajo de los 800 metros de profundidad y prevé la introducción de vedas en zonas que contengan o es probable que contengan ecosistemas marinos vulnerables.

El acuerdo llega cuatro años después de que la Comisión publicara una propuesta de nuevo reglamento relativo a la pesca de aguas profundas en el Atlántico nordeste y dos años y medio después de que el Parlamento adoptara su posición al respecto. Luxemburgo, que ocupó la Presidencia rotativa de la UE durante el segundo semestre de 2015, recibió en noviembre un mandato del Consejo de Ministros de Pesca de los 28 Estados miembros de la UE para iniciar las negociaciones con el Parlamento Europeo y la Comisión. Dichas negociaciones han concluido bajo la presidencia de Países Bajos, que asumió el cargo en enero de este año.

“Este acuerdo constituye un gran avance de cara a cumplir los compromisos contraídos por la UE en la Asamblea General de la ONU y aprovechar dichos compromisos para proteger los ecosistemas de aguas profundas en aguas de la UE”, explicó Matthew Gianni, de la organización DSCC. “Instamos a las partes a proceder a una aplicación rigurosa del Reglamento una vez haya sido formalmente adoptado y alentamos a la UE a continuar trabajando con otros países para reforzar la protección de los ecosistemas de aguas profundas en aguas internacionales y establecer límites basados en las evidencias científicas para las capturas dirigidas y las capturas accesorias en las pesquerías de aguas profundas del Atlántico nordeste”.

“Centenares de científicos y cientos de miles de ciudadanos de la UE pidieron que se pusieran límites a la destructiva práctica del arrastre de fondo de aguas profundas,” afirmó Uta Bellion, directora del programa marino europeo de la organización The Pew Charitable Trusts. “Acogemos favorablemente la decisión del Consejo y el Parlamento Europeo de atender este llamamiento, expresamos nuestro agradecimiento a la Comisión Europea por centrarse en la conservación de las aguas profundas y felicitamos a las Presidencias luxemburguesa y neerlandesa de la UE por haber llevado a buen puerto el acuerdo”.

Se espera que el Parlamento Europeo y el Consejo adopten el reglamento final antes de que acabe el año.

Responsables de la UE finalmente trazan una línea en el fondo marino para delimitar la pesca de arrastre

El 30 de Junio, representantes del Parlamento Europeo, el Consejo de Ministros, y la Comisión Europea, acordaron las disposiciones clave para una nueva regulación de la Unión Europea sobre la pesca en el fondo marítimo que incluye la prohibición de la pesca de arrastre por debajo de los 800 metros en aguas de la UE y establece las obligaciones y los procedimientos para cerrar a la pesca de arrastre determinadas áreas profundas donde se sepa que el ecosistema es o puede ser vulnerable.

Por qué es importante

Las zonas profundas son unas de las áreas más diversas biológicamente hablando del planeta. En las pasadas décadas, las flotas pesqueras de la UE se han ido moviendo hacia aguas cada vez más profundas del nordeste Atlántico ya que las plataformas pesqueras continentales y costeras están sobreexplotadas. La pesca de arrastre, el método de pesca más común en las profundidades marinas, consiste en arrastrar inmensas y pesadas redes de pesca sin discriminación, sobre el suelo marino, capturando y agotando especies de peces longevas y de crecimiento lento, así como dañando o destruyendo arrecifes de coral, esponjas y otros hábitats vulnerables que han crecido durante miles de años.

Numerosos artículos científicos y reportajes han identificado la pesca de arrastre de fondo como la mayor amenaza de los arrecifes de coral y los ecosistemas de esponjas. La merma y destrucción de estas especies y sus hábitats representa una gran pérdida de biodiversidad y compromete la capacidad que tienen los ecosistemas de los fondos marinos para capturar el dióxido de carbono de la atmósfera.

Un largo camino

El acuerdo alcanzado en junio, llega cuatro años después de que la Comisión Europea (CE) publicara su propuesta para una nueva regulación de la gestión pesquera en las profundidades marinas del nordeste Atlántico. La propuesta de la Comisión se basaba en preocupaciones que se remontan a principios del 2.000, cuando la Asamblea Nacional de las Naciones Unidas comenzó el debate y adoptó una serie de resoluciones históricas, reclamando a los Estados miembros a tomar medidas urgentes para proteger los ecosistemas profundos de los dañinos impactos de la pesca de arrastre.

Una revisión por parte de la Comisión, en el 2007, concluyó que la actual legislación de la UE para la pesca en zonas profundas había fracasado en el objetivo de mantener el fondo marino entre los límites biológicos de seguridad, o en proteger a los ecosistemas vulnerables de los fondos marinos de prácticas pesqueras altamente destructivas. A pesar de esto, pasaron otros cinco años antes de que la CE finalmente propusiera una nueva regulación para la gestión pesquera en las profundidades marinas del nordeste Atlántico. Entre los elementos de esta nueva regulación propuesta por la Comisión, encontramos la normativa para prohibir el uso de artes de arrastre de fondo cuyo "objetivo" sea el de pescar especies de profundidad.

La propuesta de la Comisión, publicada en julio del 2012, necesitaba ser revisada por el Parlamento Europeo y el Consejo para obtener una versión final, acordada por las tres instituciones, que se convertiría en ley. Sin embargo las negociaciones comenzaron lentamente.

El 10 de diciembre de 2013, el Parlamento Europeo finalmente concluyó su "primera lectura" añadiendo numerosas cláusulas al borrador positivas para la protección de los ecosistemas marinos vulnerables. Sin embargo, a pesar de la amplia y respaldada propuesta para limitar la pesca de arrastre a 600 metros, con la petición de prohibir la pesca de arrase en los fondos submarinos por parte de cientos de científicos y miles de ciudadanos, el Parlamento, sufriendo una fuerte presión por parte de la industria de arrastre, votó por una propuesta alternativa que optaba por una eliminación progresiva de la pesca de arrastre.

Posteriores "correcciones” al voto indicaron que la mayoría de los eurodiputados (MEP por sus siglas en Inglés) apoyaban la retirada gradual de algunos tipos, pero las correcciones llegaron demasiado tarde para cambiar la decisión formal del Parlamento.

Con la pelota en el tejado del Consejo de Ministros de pesca, los candidatos continuaron instando una rotación en la presidencia del Consejo para, así, poder progresar y persuadir a los miembros clave de los Estados miembros de la UE para apoyar una prohibición, en función de la profundidad, de las artes de arrastre. Pese a ello, los retrasos se continuaron ya que los presidentes fueron reacios a retomar el asunto, anticipando objeciones por parte de Francia y España.

Entretanto, debido a la presión púbica, al comienzo del 2014, la mayor flota francesa, Scapêche, se comprometió a terminar con la pesca de arrastre por debajo de los 800 metros. A pesar de su oposición previa, Francia, bajo el liderazgo del Ministerio de Ecología de Ségolène Royal, finalmente apoyó poner un límite de profundidad a la pesca de arrastre, igual que hicieron otros miembros influentes de la UE, incluido el Reino Unido.

En 2015, la presidencia Letona retomó el proyecto, seguido de Luxemburgo que dirigió el Consejo con el apoyo de la Comisión, para adoptar una postura formal en noviembre del 2015, favorable a la prohibición de la pesca de arrastre por debajo de los 800 metros. El Consejo, representado por los Países Bajos desde enero del 2016, reanudó las negociaciones a tres bandas con la Comisión y el Parlamento. El acuerdo político finalmente se alcanzó el 30 de junio de 2016, el último día de la presidencia de los Países Bajos.

Conclusión del proceso legislativo

El Parlamento Europeo y el Consejo de Ministros de la UE están en camino de adoptar una regulación definitiva a finales de 2016. Será entonces cuando se convierta en ley.

Qué contiene la nueva Regulación

Las medidas adoptadas en la nueva regulación representan una mejora considerable a la actual regulación, vigente desde el 2012, sobre la pesca en zonas profundas y van por buen camino para cumplir los compromisos hechos por la UE en la Asamblea General de las Naciones Unidas, si se aplican para proteger los ecosistemas de aguas profundas de la UE.

  • Prohibición de pesca de arrastre por debajo de los 800 metros. La nueva regulación prohibirá la pesca de arrastre por debajo de los 800 metros en aguas de la UE y a las embarcaciones de la UE que faenen en gran parte de las aguas internacionales del Atlántico centro-este que rodean las islas Canarias y Madeira. La prohibición de los 800 metros de profundidad es un compromiso alcanzado entre los legisladores que rechazaban cualquier tipo de veto a la pesca de arrastre y aquellos quienes apoyaban la prohibición de por debajo de los 600 metros. Recientemente la ciencia ha destacado que por debajo de los 600 metros el número de especies impactadas se incrementa de forma significativa, mientas que el valor de las capturas disminuye. La captura de especies particularmente vulnerables de tiburones y rayas, también se incrementa dramáticamente por debajo de los 600 metros, es decir, adentrarse en la profundidad marina causa daños significativos, mientras el beneficio de los pescadores se reduce. Además, la prohibición de la pesca de arrastre a 600 metros proporcionaría una mayor protección de los ecosistemas de arrecifes de coral de agua fría. Sin embargo, la prohibición de los 800 metros, junto con las otras medidas acordadas (descritas abajo), es el mayor paso hacia la protección de los ecosistemas vulnerables del fondo marino, siempre y cuando la totalidad de las medidas contempladas sean implementadas de manera efectiva.
  • Procesos rigurosos para identificar y cerrar áreas a la pesca de arrastre por debajo de los 400 metros cuando se tengan pruebas de la vulnerabilidad de los ecosistemas marinos o se detecten zonas potencialmente vulnerables. Procesos como, por ejemplo, implementar las resoluciones de las Naciones Unidas en los compromisos adquiridos por la UE.
  • Bloqueo de la actividad de pesca de arrastre a las embarcaciones cuyo “objetivo” haya sido la pesca de especies de profundidad durante un periodo de referencia de tres años (2009-2011).
  • Requerimientos para llevar a cabo un estudio de impacto antes de permitir la pesca en nuevas áreas que se encuentren fuera de las zonas ya evaluadas para las embarcaciones cuyo objetivo sea la captura de especies profundas, según el criterio establecido por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO por sus siglas en Inglés) y la Asamblea General de las Naciones Unidas.
  • Obligación de cubrir, con observadores, al menos el 20% de las embarcaciones de arrastre o enmalle de fondo cuyo objetivo sean especies de profundidad y, por lo menos el 10% del resto de los artes que se dediquen a la captura de estas especies. A diferencia de otros aspectos de la Regulación, estas normativas se aplicarán también a todos los barcos que faenen en aguas internacionales del nordeste Atlántico.

Alcance

La Comisión Europea, inicialmente había propuesto que la nueva regulación cubriese tanto las aguas de la UE como las aguas internacionales del nordeste Atlántico, así como las aguas internacionales del Atlántico centro-oriental (CECAF por sus siglas en Ingles), propuesta que fue avalada por el Parlamento Europeo. El Consejo, sin embargo, bajo la fuerte presión ejercida por España, decidió apoyar las nuevas restricciones sólo en aguas de la UE del nordeste Atlántico y en las aguas internacionales de la zona CECAF, y esto es lo que finalmente se reflejó en el acuerdo con el Parlamento. Como resultado, las flotas españolas de arrastre que faenan en aguas internacionales del nordeste Atlántico estarán exentas de la mayoría de las normativas, incluida la prohibición de la pesca de arrastre por debajo de los 800 metros de profundidad.

Sin embargo, el área total de la UE en cuyas aguas se aplicará esta prohibición equivale aproximadamente a unos 932.000 kilómetros cuadrados del mar del Norte y del Atlántico nordeste que se encuentran por debajo de los 800 metros de profundidad (un área mayor que España y Alemania juntas). Y, lo que es más importante, aproximadamente el 15% de este área, unos 143.000 kilómetros, está formado por el talud continental el margen Europeo y las montañas submarinas adyacentes, de entre 800 y 1.500 metros de profundidad, que es la máxima profundidad a la que se faena con arrastre en esta región. Estas áreas son conocidas por su elevada diversidad de especies de peces y su rico hábitat de profundidad, formado por arrecifes de agua fría, jardines de coral, esponjas de aguas profundas y ecosistemas sedimentarios infaunales. La pesca de arrastre no se permitirá más en estas áreas ni en ninguna por debajo de los 800 metros.

En las aguas internacionales del área CECAF del Atlántico central de África occidental, las embarcaciones de la UE tendrán prohibida la pesca de arrastre en aproximadamente el 70% de los montes submarinos cuyos picos se encuentren a menos de 1.500 metros de profundidad. Esto es un añadido a la prohibición de la pesca de arrastre en montes submarinos que yacen entre la Zona Económica Exclusiva (EEZ por sus siglas en ingles ) de las Islas de Azores, Madeira y las Islas Canarias, los cuales ya habían sido protegidos de la pesca de arrastre en el 2005.

Comparación entre la nueva regulación y la anterior en relación al cumplimiento de los compromisos de Naciones Unidas.

¿Ahora qué?

Instamos a la rotunda implementación del Reglamento y animamos a la UE a continuar trabajando con otros países para mejorar la protección de los ecosistemas marinos profundos en aguas internacionales.

En la segunda mitad del 2016, la Asamblea General de las Naciones Unidas revisará el progreso de implementación, por parte de la UE y otros países, de las resoluciones históricas adoptadas en los últimos diez años comprometiéndoles a tomar acciones urgentes o bien a regular la pesca en zonas profundas, en particular la de arrastre, para proteger los ecosistemas marinos vulnerables o suprimir la pesca de profundidad en alta mar.

Establecimiento de límites de pesca para las especies de profundidad

Debido a que los peces de aguas profundas viven en condiciones de frío extremo y a grandes profundidades, sin exposición a la luz solar, la mayoría maduran lentamente y se reproducen tardíamente en sus longevas vidas, por ejemplo, el pez reloj anaranjado puede vivir aproximadamente 150 años y no se reproduce hasta sus 25 a 30 años. Por este motivo las especies de las profundidades marinas son particularmente vulnerables a la sobrepesca. La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN por sus siglas en inglés) ha catalogado a dos de las principales especies de peces de mayor valor comercial para la flota de arrastre española y francesa en las costas de Irlanda y Escocia como en peligro de extinción (el granadero) y vulnerable (la maruca azul). Así mismo, varias especies de tiburones de aguas profundas capturadas como “captura accidental” por estas y otras pesquerías de aguas profundas están catalogadas por la UICN como en peligro o en peligro crítico de extinción.

La primera lectura del Parlamento incluía límites de captura para las especies profundas y normativa de prevención de la captura accidental. Con la adopción de la reformada Política Pesquera Común (PPC), el Consejo insistió que tales medidas no eran necesarias en la regulación. El Consejo de Ministros de pesca de la UE establecerá un Total Admisible de Captura (TAC) para especies de profundidad a finales de este año, cuando nosotros volveremos a solicitar que -a diferencia de la última vez-, estos límites se establezcan basándose en la ciencia y en el principio de precaución como se requiere en la PPC.

Finalmente

La coalición Deep Sea Conservation Coalition (DSCC), en la que participa Ecologistas en Acción, es una organización de más de 70 organizaciones no gubernamentales, grupos de pescadores e institutos políticos y legales comprometidos con la protección de las profundidades marinas. Queremos expresar nuestro agradecimiento a nuestras ONG asociadas, incluyendo The Pew Charitable Trust y Bloom Association. También presentamos nuestros respetos a la Comisión Europea, los muchos eurodiputados, Ministros de los Estados miembros de la UE y funcionarios que han trabajado para garantizar este acuerdo, aquellos en la industria pesquera quienes constructivamente se comprometen en las medidas de conservación, y los muchos científicos, y cientos de miles de ciudadanos de la UE que han alzado sus voces en pos de la protección de uno de los mayores, y especialmente vulnerables, ambientes de Europa.

Traducido por Cristina Sevilla (Revisado por Lucía Martínez)




Visitantes conectados: 1021