Nuevas amenazas sobre la Vega de Granada

La vega de Granada la desvirtuan sitemáticamente antes de rematarla con planes urbanísticos camuflados.

La jugada del Ayuntamiento para colocar el Ferial al otro lado de la autovía, junto al camino del Cañaveral, es torticera donde las haya.

Hemos denunciado ante la Consejería de Obras públicas y ante el Ayuntamiento de Granada que las fincas que hay al otro lado de la autovía entre el camino de Purchil y el río Beiro se están destinando a usos no permitidos por el PGOU Vigente.

Concretamente se usan para la instalación ocasional de circos u otras atracciones y como almacén de materiales que creemos que se utilizan para las obras del metro

Almacén de materiales en antiguas huertas

El Plan General de Ordenación Urbanística de Granada (PGOU 2001) clasifica el suelo que denunciamos como suelo no urbanizable, con dos subcategorías: Protección Agrícola a Regenerar y Protección Agrícola Activa. La regulación de usos queda establecida en los artículos 3.4.3 y 3.4.5, siendo todos los usos permitidos de tipo agrícola, y entre los prohibidos destaca actuaciones que ocasionen la transformación o destrucción del medio natural agrícola, como es el que nos ocupa.

Ante este atentado contra el PGOU, cuyos garantes deben ser el Ayuntamiento y la Consejería competente, hemos solicitado que se sancione a los infractores y se les devuelva a estos terrenos su función original.

Mientras tanto, la no actuación municipal favorece la especulación urbanística y crea la falsa imagen, a las visibles puertas de la ciudad que ve todo el mundo, de que la vega está abandonada y de que es mejor darle otros usos. Queremos recordar que en esta zona hay una abundante producción de árboles frutales (caquis, nectarinas, nogales...), maizales y otros cultivos, lo que quiere decir que está en plena producción.

La dejación pues del Ayuntamiento y de Obras Públicas puede favorecer una falsa imagen de vega abandonada que beneficia a los especuladores de siempre y puede suponer una puñalada a la vega, cuya destrucción podría llegar hasta el río Genil. Por último, creemos que los PGOU se hacen para cumplirlos en sus aspectos más positivos y no para hacer la vista gorda.