El Tribunal Supremo protege la finca de las Lastras

Ecologistas en Acción de Segovia ha tenido acceso a una sentencia del Tribunal Supremo de 22 de octubre de 2010 que obliga a proteger la finca de las Lastras de la Llana, en Monterrubio, de 1.312 has y la declara suelo rústico con protección natural, declarando ajustada a derecho el acuerdo de la Comisión Territorial de Urbanismo de Segovia, que se opuso a la urbanización de la finca.

Los propietarios de la finca, que ocupa más de la mitad del término municipal de Monterrubio, promovieron y financiaron en 2002 la aprobación de unas normas urbanísticas para todo el Municipio, que contemplaban la reclasificación de suelo rústico a urbanizable de una superficie de 475 has (4.756.791 m2), tanto delimitado como no delimitado, que hubiera permitido levantar más de 1.500 viviendas sobre terrenos ocupados por encinares, tierras reforestadas y tierras de labor en un lugar de alto valor ecológico, dentro de la zona de importancia de la Cigüeña Negra y del Aguila Imperial Ibérica.

La Comisión de Urbanismo de Segovia decidió el 17/12/2002 forzar la clasificación de la finca como suelo rústico con protección natural, con apoyo en un informe desfavorable de Medio Ambiente, tanto por su valor ambiental como por tratarse de un urbanismo irracional y desmesurado, del que hay otras muestras en la provincia.

Ecologistas en Acción considera que la Sentencia del Supremo amplía la protección que los Planes de Recuperación de la Cigüeña Negra y del Águila Imperial otorgan al territorio, pues considera el Tribunal que no cabe la reclasificación a urbanizables de terrenos que eran rústicos al aprobar esos planes de protección, pues ello comportaría “directa e inmediatamente la eliminación de las medidas de protección” previstas en los Planes y en el Decreto que los aprueba, considerando que, además, “no concurren circunstancias excepcionales como para que se impida de una manera clara y terminante el desarrollo urbanístico del pueblo”, pues Monterrubio cuenta con suficiente suelo urbano y urbanizable en el entorno del casco urbano.

A pesar de ello, la sociedad “Arrendamientos e Inversiones, S.A.” ha solicitado una concesión de aguas subterráneas a la Confederación Hidrográfica del Duero para el riego de un campo de golf de 24 has, y abastecimiento de 300 personas sobre la finca Lastras de la Lama, a la que desde hace cuatro años se vienen oponiendo Ecologistas en Acción de Segovia y la Asociación Ecologista Centáurea, por atentar contra un espacio protegido, afectar a un acuífero vulnerable a la contaminación y prohibirlo el plan urbanístico de Monterrubio.

Ecologistas en Acción de Segovia se opondrá a esta concesión de agua, que tras la sentencia del Tribunal Supremo carece de utilidad, pues detrás de cada campo de golf siempre es necesaria una operación inmobiliaria que lo rentabilice.