Oposición a la autopista de Ronda por riesgos contra la salud

Ecologistas en Acción ha presentado alegaciones a la autopista entre Ronda y la Costa del Sol, que cruzará sierra Bermeja y la parte alta del Genal. Uno de los motivos con mayor peso, además de los ambientales, es que durante la construcción se pueden liberar a la atmósfera las fibras del crisólito o amianto blanco, un mineral que se ha probado como cancerígeno.

De hecho, la Unión Europea prohíbe su uso en las construcciones, la Organización Mundial de la Salud (OMS) indica los efectos perniciosos sobre la salud y posible derivación en cáncer de pulmón y España adoptó la directiva europea a su legislación en 1995. Como reconoce el propio Gobierno, el amianto puede provocar al cortarse fibrosis pulmonar, cáncer de pulmón, y carcinomas del tracto gastrointestinal, laringe, páncreas y linfomas, según el Real Decreto 1995/1978. Y de este es el peligro que alerta Ecologistas en Acción respaldada por docentes de la Universidad de Málaga como la profesora de Análisis Geográfico Regional, María Luisa Gómez; o profesionales de reconocido prestigio como el economista Francisco Puche, que es uno de los grandes expertos del uso del amianto en construcciones en Málaga.

De hecho, Puche ha presentado alegaciones a título particular, puesto que que la autopista le parece «una aberración, ya que no solo va a afectar la salud de los que la construyan sino la de aquellos que viven en la zona o van a disfrutar de estas sierras, lo que haría un flaco favor al turismo», según subrayó a SUR.

La autopista la ejecutará la Consejería de Infraestructuras, y su trazado irá desde Benahavís casi en línea recta hacia Ronda, según indican los que han consultado el proyecto ’in situ’ para realizar alegaciones. La carretera pasaría entonces por sierra Bermeja, donde las peridotitas (un roca magmática rarísima que hay en la zona) pueden albergar de forma natural amianto, «un mineral que al descomponerse en fibras de menos de una micra y al inhalarse puede producir enfermedades muy dolorosas» y entre ellas, el cáncer de pulmón. De hecho, la Universidad de Granada realiza un estudio para determinar la peligrosidad del amianto y su ámbito de trabajo está en Sierra Nevada y en la serranía de Ronda, como explican en el texto de las alegaciones.

Valores ambientales

Otras de las pegas a esta obra pasan por el valor natural y ambiental de sierra Bermeja, cuyo color característico rojizo se debe a la oxidación de las peridotitas, un mineral que es muy escaso y raro en el mundo y que aquí cuenta con una vasta extensión. Al ser una roca tan poco común también tiene asociadas multitud de plantas endémicas (exclusivas de esta zona y, por tanto, protegidas). Además, indican que los valles de los ríos Guadalmina y Guadalmansa, protegidos como Lugar de Interés Comunitario (LIC), cuyos espacios son vírgenes «también quedarán irremisiblemente dañados».

También teme Ecologistas en Acción por los frondosos bosques de castaños del valle del Genal así como su impresionante paisaje, y por último exponen que el acuífero de Jarastepar, cerca de Ronda, también podría verse afectado durante la construcción de esta gran obra.