Deficiente custodia del patrimonio público de vías pecuarias

El patrimonio que representan las vías pecuarias, consideradas bienes de dominio público, siguen sufriendo graves problemas de conservación, 12 años después de la aprobación del reglamento que desarrolla la Ley básica 3/1995 de Vías Pecuarias. Dos nuevos casos de alteración de vías pecuarias deslindadas, han sido denunciados por escrito en la Delegación Provincial de la Consejería de Medio Ambiente en Córdoba.

Ecologistas en Acción y la plataforma A Desalambrar han denunciado dos nuevos casos de ocupación ilegal y deterioro de las características físicas y ambientales de dos tramos de las vías pecuarias La Canchuela y Vado del Negro, dentro el término municipal de Córdoba.

En los dos casos, siendo lo verdaderamente penoso, están deslindadas mediante sendas resoluciones de la Secretaría General Técnica de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, no pudiéndose alegar por tanto, que se trata de dos vías pecuarias que no se saben exactamente por donde discurren, y consecuentemente, están sujetas a todo tipo de arbitrariedades y desmanes por parte de determinados particulares querenciosos de lo ajeno.

En el primer caso, la Vereda de La Canchuela, ha sido asfaltada presumiblemente a iniciativa de los titulares de los terrenos y viviendas de la parcelación “La Barquera Baja”, en proceso de regularización. En total se ha asfaltado un tramo de una longitud aproximada de 1,2 kilómetros. Un auténtico gesto de prepotencia por parte de un grupo de parcelistas, en este caso, lo que se agrupan entorno a la parcelación anteriormente mencionada.

Y en el segundo caso, la Vereda Vado del Negro, un tramo de este camino público ha sido inutilizado por un particular, un propietario de una finca forestal/ganadera ubicada en la Sierra de Córdoba. En concreto, el mencionado tramo ha sido labrado y sembrado, convirtiéndolo en un terreno impracticable para los usos compatibles y complementarios vinculados a este tipo de caminos rurales de carácter público.

Ecologistas en Acción y A Desalambrar considera inadmisible que las vías pecuarias que se están deslindando con un importante esfuerzo técnico y presupuestario, queden posteriormente aparentemente indefensas y abandonadas.

Consideramos que la manera más efectiva de proteger las vías pecuarias, pasa por amojonar las deslindadas definitivamente, y por recuperar y potenciar los usos y aprovechamientos tradicionales (tránsito y aprovechamiento ganadero) como los complementarios (senderismo, cabalgada, diversificación y conservación del paisaje, intercambio de biodiversidad, etc.).