Copenhague, Cancún... ¿quién da más?

Ya es larga la lista de países situados en todas las partes del planeta, donde se han ido reuniendo nuestros representantes para “solucionar” el grave problema que nos acecha y cada vez de una forma más acuciante: EL CAMBIO CLIMÁTICO.

También es grande el número de personas movilizadas (seguridad, traductores, de servicio,...), de instalaciones utilizadas (tanto para realizar las reuniones como destinadas a hospedaje y no estamos hablando de hoteles de tres estrellas ni muchísimo menos), de medios de transporte necesarios (tampoco nos referimos al servicio público de autobuses), de dietas a gogó, de comilonas y ágapes a tutiplén, de actos y ceremonias protocolarias,…etc., etc. En definitiva, enormes cantidades de dinero público que se derrochan cumbre tras cumbre, sin ver los resultados de las negociaciones. Más bien, nos recuerda a la alfombra roja de Hollywood, por la que nuestros políticos pasan, posan para las fotos de rigor y nos dedican su más estudiada sonrisa a cámara. Recursos, que seguramente de ser utilizados eficazmente reportarían más rendimientos.

Copenhague fue un rotundo fracaso, en Cancún parece que se ha llegado algún acuerdo (aunque nada firme,…todo está por hacer), dejándose la toma definitiva de decisiones para el año que viene en Durban (Sudáfrica), donde parece ser que por fin harán las cosas en serio. Eso es lo que todos esperamos, que se pongan de una vez por todas a trabajar, que entren en materia y no se queden divagando y elucubrando, sin ser conscientes de la realidad que nos espera si no tomamos cartas en el asunto e intentamos buscar soluciones a nivel global, de una forma conjunta y consensuada. Con un verdadero espíritu de equipo, que luche por un futuro mejor y por una buena calidad de vida para todos los habitantes del planeta.

Mª Raquel Ruiz García
L’Arquet-Ecologistes en Acció