Brutal impacto ambiental en Benaocaz

Ecologistas en Acción denuncia públicamente el brutal impacto paisajístico y ambiental que está produciendo la construcción del polígono industrial de la Venta Martín, término municipal de Benaocaz, en pleno Parque Natural Sierra de Grazalema. La Consejería de Medio Ambiente (CMA) es la principal responsable al haberlo aprobado sin análisis de su impacto ni medida correctora alguna. Este polígono no tiene justificación alguna, ni por su lejanía al núcleo urbano de Benaocaz -distante 10 km-, ni por sus dimensiones -60.000 m2-, desproporcionado para un pequeño pueblo de 750 habitantes.

Lo más lamentable es que este impacto era previsible, si se tiene en cuenta su ubicación, en la ladera de la Sierra de la Silla, y la fuerte pendiente de la zona, lo que obliga a grandes movimientos de tierra para adecuar bancales donde ubicar las naves industriales. Pero la CMA autorizó este proyecto urbanístico sin analizar su impacto paisajístico.

En el informe que realizó el director del parque natural informa favorablemente las Normas Subsidiarias de Planeamiento Urbanístico de Benaocaz sin dedicar ni un renglón a esta actuación, y la Declaración de Impacto Ambiental, firmada por el entonces delegado de la CMA Sebastián Saucedo, incluía un solo condicionante para esta propuesta de recalificación de un suelo, hasta entonces clasificado como no urbanizable, a suelo apto para urbanizar: “El Suelo Apto para Urbanizar para uso industrial en la “Venta Marín” deberá arbitrar medidas correctoras concretas que minimicen el impacto paisajístico de las instalaciones que allí se ubiquen, de manera que se garantice una adecuada integración de las mismas en el entorno del Parque Natural”. En la Comisión Provincial de Ordenación del Territorio y Urbanismo, de fecha 31 de enero de 2000, se aprobaron las Normas Subsidiarias de Planeamiento Urbanístico de Benaocaz, sin que conste medida alguna de corrección de impacto de este polígono industrial, y contando con el voto favorable del representante de la CMA.

Ecologistas en Acción ha denunciado en numerosas ocasiones ante las consejerías de Medio Ambiente y Obras Públicas el impacto que estaba provocando este proyecto, pero han dado la callada por respuesta. También lo hemos denunciado en la Junta Rectora del Parque Natural, planteando la necesidad de paralizar las obras hasta que no se garantizara unas medidas correctoras que minimizaran el fuerte impacto paisajístico que está ocasionando. El presidente de la Junta Rectora, Antonio Perales, no ha hecho gestión alguna al respeto. El impacto provocado ante tanto despropósito y dejación de funciones por parte de las distintas administraciones públicas es ya irreversible, como puede comprobarse en la fotografía que se adjunta.

Ecologistas en Acción exigirá en la próxima sesión Junta Rectora del Parque Natural que se adopten medidas para impedir que hechos como este vuelvan a suceder, y que se depuren responsabilidades por la manifiesta dejación de funciones que ha habido por parte de los responsables de las consejerías de Medio Ambiente y Obras Públicas.




Visitantes conectados: 834