Petición de cierre preventivo del Parque La Muela

Desde el Colectivo Ecopacifista Solano- Ecologistas en Acción Viso del Alcor y la Asociación Cultural Cornisa de Los Alcores queremos llamar la atención sobre la actual situación de peligrosidad e insalubridad en la que se haya el Parque de la Muela, un espacio público para el ocio, con unas potencialidades extraordinarias, pero con una realidad de pena, deplorable, donde se dan cita numerosas personas tanto de nuestra localidad como de fuera de ella.

Los arroyos que discurren por el parque (La Miloja y La Muela), lejos de servir como elementos naturales que embellecen el lugar, hoy se han convertido en una grave amenaza para conservar la integridad del mismo y para la seguridad de los usuarios. En el año 2002 el gobierno municipal PA-PSOE cometió el disparate de permitir que desembocaran dos enormes colectores de aguas residuales y pluviales -a cielo abierto- por estos dos arroyos.

Mucho nos temíamos entonces que eso olía mal. Todo fue para ahorrarle a una empresa privada -Aguas del Huesna- parte del coste de las obras, pues el trazado por fuera del parque hasta el arroyo, a la altura de la Vía Verde, era más largo. Ello supuso una puñalada que ha herido gravemente al Parque de La Muela.

Solano, en aquel momento, impulsó una campaña informativa para dar a conocer lo que se avecinaba bajo el lema “Dentista gratis, en dos meses te dejamos sin Muela”. Los oscuros vaticinios respecto a lo que podría ocurrir, en cuanto a peligros de seguridad y salubridad, desgraciadamente se han cumplido. Cuando llueve con una cierta intensidad los cauces de los arroyos reciben un caudal mucho mayor y, debido a la erosión, su profundidad y sus
márgenes han aumentado de manera descomunal en pocos años, ocasionando en el parque estragos muy preocupantes: caminos colindantes con el arroyo "devorados”, árboles derribados, infraestructuras destrozadas, etc. En algunos tramos el lecho del arroyo alcanza casi los 8 metros de profundidad.

A la larga el erario público tendrá que costear lo que debió sufragar y se ahorró la empresa Aguas del Huesna, es decir, un colector subterráneo que canalice las aguas residuales hasta los colectores de la depuradora, pues de lo contrario difícilmente habrá un parque en condiciones.

Pero no sólo tendrá que costear eso, sino también los caminos, la arboleda y parte de la infraestructura que las aguas de los colectores han destrozado por completo.

Mientras llega ese momento, es urgente poner medidas preventivas para evitar las situaciones de peligrosidad. En el interior del parque existen varios
caminos y cerros desprendidos, fagocitados por los arroyos, en los que cualquier persona en bici o en moto puede sufrir un accidente, como ya ha ocurrido este verano en el tramo del arroyo a su paso por la Vía Verde, donde ya ha perdido la vida un joven de 16 años al precipitarse en moto por el mismo. Sin embargo, a día de hoy siguen sin señalizarse en el interior del parque estas situaciones de peligro.

No menos preocupante es la situación de insalubridad actual de gran parte del parque de La Muela, especialmente todo el recorrido de los cauces de los arroyos.

Se trata de una cloaca a cielo abierto, donde se pueden observar innumerables residuos y aguas negras provenientes de los colectores de aguas residuales. Todo ello genera un ambiente malsano en el que predominan los malos olores, la concentración de gérmenes y la proliferación de ratas y mosquitos, con el consiguiente riesgo sanitario para visitantes, así como para quienes viven en su interior. Hay que recordar que el destino final de estas aguas residuales debería haber sido la depuradora Viso–Mairena, que se construyó precisamente para evitar que los residuos estuvieran presentes en nuestros arroyos. Sin embargo, ahora los estamos sufriendo en el interior de un parque público en contacto con la población.

Los años pasan y ni se le ha dado solución al problema que los colectores vienen ocasionando desde hace 8 años ni provisionalmente se han arreglado los caminos, con lo que los riesgos sanitarios y de seguridad se acrecientan.

Desde el año 2003 la degradación de este parque ha sido motivo de quejas permanentes en el seno del Consejo Local de Medio Ambiente y en la Comisión del Parque. El abandono y la falta de mantenimiento del parque, por parte del Ayuntamiento, motivó hace dos años que Solano y Cornisa realizáramos una denuncia pública (véase vídeo), con el objetivo de que se remediase esta situación. Pero las autoridades “competentes” han continuado con su dejadez llegándose a la impresentable situación actual, que resulta incompatible con el Parque que nos merecemos la gente de El Viso y que exige un cierre y vallado inmediato de este parque, antes de que tengamos que lamentar otro accidente mortal o enfermedades indeseables.

Por todo ello desde Solano y Cornisa le volvemos a pedir al Ayuntamiento que, en cuestión de una semana, cierre preventivamente el Parque y señalice mediante carteles la prohibición de acceso al mismo, pues, insistimos, a la situación de abandono del parque se le ha sumado ahora la de inseguridad e insalubridad. De no hacerlo nos veríamos obligados a acudir a otras instancias.