La calidad del aire en la Comunidad de Madrid en 2010

La contaminación del aire no es un problema privativo de la capital. En la Comunidad de Madrid durante 2010 se volvieron a superar los límites legales, y mucho más aún las recomendaciones de la OMS, según denuncian Ecologistas en Acción, la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid y la Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública de Madrid. Los tres contaminantes más problemáticos son las partículas en suspensión, el dióxido de nitrógeno y el ozono troposférico, y los tres provienen mayoritariamente del tráfico. A pesar de eso, las principales políticas de la Administración regional caminan en sentido contrario al necesario para solucionar este grave problema de salud pública: en vez de limitar la utilización del automóvil, se promueve su utilización con nuevas infraestructuras viales.

Informe Calidad Aire Comunidad Madrid en 2010
Informe sobre la calidad del aire en la Comunidad de Madrid durante 2010 (excluida la capital)

Los datos que presenta Ecologistas en Acción en su informe de 2010 están extraídos de los registrados por la red de medición de la contaminación atmosférica de la Comunidad de Madrid, formada por 23 estaciones repartidas en 6 zonas (además de la red de la ciudad de Madrid).

De acuerdo con estos datos, la calidad del aire de la región continúa superando los límites de protección a la salud fijados por la legislación vigente, y en mucho mayor medida todavía supera las recomendaciones de la OMS. Los mayores problemas los causan tres contaminantes: las partículas en suspensión, el dióxido de nitrógeno y el ozono troposférico.

Partículas (PM10)

- El valor límite diario fue rebasado en 3 estaciones: Torrejón (65 superaciones), Alcalá de Henares (47) y Leganés (con 37). La ley no permite más de 35 superaciones.

- Si atendemos a la media anual que recomienda la OMS, todas las estaciones menos tres (Alcobendas, S. Martín de Valdeiglesias y Orusco) superan el nivel recomendado por este organismo (20 μg/m3).

La contaminación por partículas está relacionada con incrementos en la mortalidad total, mortalidad por enfermedades respiratorias y cardiovasculares, mortalidad por cáncer de pulmón e ingresos hospitalarios por afecciones respiratorias y cardiovasculares. En nuestra región, según datos de la Comunidad de Madrid, el 48% de las partículas provienen del tráfico.

Dióxido de Nitrógeno (NO2)

- El valor límite anual establecido por la legislación para la protección de la salud no debe superar los 40 µg/m3. Sin embargo, en Coslada se registraron 46 µg/m3 y en Leganés 44 µg/m3, además de en la propia ciudad de Madrid.

El NO2 afecta a los tramos más profundos de los pulmones, inhibiendo algunas funciones de los mismos, como la respuesta inmunológica, produciendo una merma de la resistencia a las infecciones. Los niños y asmáticos son los más afectados. El 70% del dióxido de nitrógenos de la Comunidad de Madrid proviene del transporte.

Ozono troposférico (O3)

- La legislación vigente establece un valor máximo de media durante ocho horas que no debe superar los 120 µg/m3 más de 25 días al año. Sin embargo, 8 de las 23 estaciones de la Comunidad de Madrid se situaron por encima. En algún caso, como en Orusco, las superaciones se produjeron en 75 ocasiones, triplicando el valor legal. Le siguen El Atazar (69), Majadahonda (53), Algete (48) y Alcalá de Henares (46 superaciones).

- El umbral de información a la población (180 µg/m3 durante una hora) se superó en 8 estaciones. Las peores fueron Orusco (12 ocasiones), seguida de Algete (10).

Conviene recordar que el ozono afecta sobre todo a las zonas periféricas de la Comunidad, pero sin embargo se produce por reacciones fotoquímicas de los contaminantes, sobre todo NO2, que se emiten en las zonas con más tráfico, como la capital y el área metropolitana más próxima.
Son numerosos los estudios que destacan las graves consecuencias para la salud que tienen unos niveles de contaminación como los que se registran cada año en la Comunidad de Madrid. A juicio de Ecologistas en Acción, la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid y la Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública de Madrid hablamos de un problema de salud pública de primera magnitud que en absoluto está recibiendo la atención que debería por parte del Gobierno regional.

De acuerdo con la normativa legal vigente, siempre que haya alguna superación de los niveles legales –y ha habido muchas– el Gobierno regional está obligado a redactar y aplicar un plan de mejora de la calidad aire que reduzca de forma rápida los índices de contaminación a niveles tolerables. A pesar de los cinco años de vigencia del llamado Plan Azul (Estrategia de Calidad del Aire y Cambio Climático de la Comunidad de Madrid (2006-2012) esto no se ha conseguido, básicamente porque se ha dedicado a medidas cosméticas e intrascendentes, eludiendo el verdadero núcleo de la cuestión: reducir el tráfico de automóviles.

Para Ecologistas en Acción, la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid y la Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública de Madrid, dado que la principal fuente de contaminación atmosférica en la Comunidad de Madrid es el tráfico, cualquier intento serio de mejorar la calidad del aire pasa por disminuir el uso del automóvil en la región. Sin embargo la política de transporte del Gobierno regional se dirige en la dirección contraria. Así, el Plan de Carreteras de la Comunidad de Madrid 2007-2011, pretende una gran ampliación de la red viaria en especial de autovías. Por suerte para los pulmones de los madrileños (y para el medio ambiente en general) la crisis ha hecho que las principales actuaciones de este plan de carreteras no se hayan llevado a cabo hasta la fecha.

Del mismo modo, es imprescindible implantar y recuperar los servicios regionales y municipales de Salud Pública y Medioambiental que implementen políticas saludables y elaboren recomendaciones que se trasladen de manera efectiva a los ciudadanos.




Visitantes conectados: 680