Contra la poda salvaje de un algarrobo

Ejemplar de Algarrobo, antes

Operarios del Ayuntamiento de Arcos, según testigos presenciales, procedieron a la poda de un gran algarrobo (Ceratonia siliqua) en la Barriada Juan Carlos I, en la Huerta del Prado. Uno de los dos troncos del árbol lo han cortado a un metro del suelo.

Para Ecologistas en Acción esta poda “salvaje” podría ser el paso previo a su tala definitiva, ya que se está construyendo una calle para unir el IES Guadalpeña, y toda la barriada, con la calle que va al puente de Angorrilla. El árbol, formado por dos troncos, se sitúa en una propiedad privada en un lateral de esa calle. El algarrobo podría y debería ser respetado.

Nuestra organización se pregunta si dicha poda cuenta con el permiso de la Consejería de Medio Ambiente, al ser un árbol autóctono protegido, y con el consentimiento de todos los propietarios. Parece ser que el terreno es propiedad pro-indiviso de un grupo de personas y que no todas estaban conformes con la poda “salvaje”. Cuando la propiedad de una cosa o un derecho pertenece en comunidad a varias personas en común sin división entre los mismos nos encontramos ante una situación de pro-indiviso.

Ejemplar de Algarrobo, ahora

Números de la guardia civil estuvieron en el lugar de los hechos y han pasado la información al Seprona. A modo de recordatorio, un pastor de Arcos tuvo que ingresar en prisión porque sus ovejas habían comido de unos algarrobos y que un campesino fue multado por una poda de olivos.

Ecologistas en Acción remitirá un escrito a la Delegación Provincial de Medio Ambiente para que se identifiquen al autor o autores de este presunto delito ecológico y se tomen las medidas pertinentes para que no se “mire para otro lado en este caso” y no sólo se aplique la ley con los más débiles.