Fukushima+6

  Sumario  

 2011

16 de diciembre de 2011

Fukushima no está en “parada fría”

Para Ecologistas en Acción, el anuncio de la “parada fría”, supuestamente alcanzada, es un nuevo intento del gobierno japonés de minimizar los efectos del accidente nuclear, utilizando un término con el que se define el estado de un reactor cuando está en funcionamiento normal.

Según se ha hecho público por parte del Gobierno japonés, los reactores I, II y III de Fukushima-Daiichi ya están por debajo de los 100 grados centígrados, algo que no se había conseguido desde el 11 de marzo, fecha en que se produjo el accidente. Esto es una buena noticia, pues indica que los trabajos emprendidos para evitar nuevas explosiones, así como las emisiones de radiactividad al exterior, van por buen camino.

Sin embargo, según Ecologistas en Acción, no es lo mismo bajar la temperatura por debajo de 100 grados que llevar los reactores al estado de “parada fría”. Los reactores nucleares, en funcionamiento normal, tienen definidos distintos estados en función de los valores de diferentes parámetros: recarga, parada fría, disponible, caliente y marcha.

Así, el estado de “parada fría” corresponde a una temperatura media del circuito primario cercana a la temperatura ambiente –entre 30 y 40 grados-, con todos los sistemas funcionando adecuadamente, en cuanto a disponibilidad, estanqueidad, etc. Ninguna de estas condiciones se dan en los reactores I, II y III de Fukushima-Daiichi.

Si bien la actuación de los trabajadores de la central ha sido heroica, la gestión de la crisis por parte del gobierno japonés se ha caracterizado desde el principio por el ocultismo y la manipulación informativa. En este orden de cosas, ha aumentado – unilateralmente, y solo en Japón - el límite legal de exposición de la población a la radiactividad de 1 a 20 milisieverts, con la intención de evitar la evacuación de 100.000 personas más, que se sumarían a las 80.000 ya evacuadas. Pero este es solo un ejemplo de lo que ha sido la gestión del desastre por parte de las autoridades japonesas, ya que la información ha circulado con cuentagotas y siempre a remolque de datos obtenidos por observadores internacionales y/o privados.

Para Ecologistas en Acción, el anuncio de la “parada fría”, supuestamente alcanzada, es un nuevo intento del gobierno japonés de minimizar los efectos del accidente nuclear, utilizando un término con el que se define el estado de un reactor cuando está en funcionamiento normal. Esto es así, desde el momento que los sistemas de seguridad siguen sin funcionar, la estanqueidad no ha sido conseguida – es decir, continúa saliendo material radiactivo al exterior – y la temperatura solo se puede controlar a base de aportación externa de agua, y de acumular agua radiactiva en los alrededores de los reactores – ya hay más de 100.000 toneladas.

Según la organización ecologista, las consecuencias del accidente, y el hecho de que solo estén en funcionamiento 9 de los 54 reactores con que cuenta el país, deberían hacer reflexionar no solo al gobierno japonés, sino también al español, en el sentido de programar el cierre de una forma de generación eléctrica, la nuclear, que es prescindible, peligrosa y que genera unos residuos –letales y que perduran durante decenas de miles de años- para los que no hay solución.

7 de septiembre de 2011

Premio merecido a los liquidadores de Fukushima

La labor de los operarios que están trabajando para reducir los efectos del accidente nuclear fue heroica, puesto que pusieron por delante las vidas y salud ajenas a las propias. Contrasta la actitud de estas valerosas personas con la de los responsables de la empresa TEPCO, que se ha caracterizado por el secretismo y la mala gestión del accidente.

Ecologistas en Acción ve con muy buenos ojos la concesión del premio Príncipe de Asturias de la Concordia a los liquidadores de Fukushima que son un ejemplo de generosidad puesto que han arriesgado sus vidas y su salud para reducir en lo posible las consecuencias de la fuga radiactiva.

Las labores de los más de 1.300 operarios de Fukushima están siendo claves para reducir los escapes radiactivos mediante el taponamiento de grietas y el tratamiento de aguas, como también lo están siendo en la difícil tarea de enfriar y estabilizar los reactores. Las fugas radiactivas de Fukushima son ya aproximadamente el 10 % de lo que se produjo en Chernóbil y los reactores siguen sin enfriarse tras seis meses de lucha por parte de estos heroicos trabajadores.

Estas personas, muchas de ellas voluntarias, nos dan una lección de pundonor y heroísmo al poner en riesgo sus vidas y su salud para reducir en lo posible las consecuencias del segundo peor accidente nuclear de todos los tiempos. Contrasta su valerosa actitud con la de los ejecutivos y mandatarios de la empresa TEPCO que ha realizado una mala gestión del accidente y ha mantenido un gran secretismo a lo largo de todo él.

Para Ecologistas en Acción resulta cínico que los beneficiarios económicos de la industria nuclear no sean quienes sufren sus consecuencias y sean los operarios y voluntarios quienes más se afanen en mantener el accidente bajo control.

9 de julio de 2011

La población cercana a Fukushima recibirá altas dosis radiactivas

Catalá

Cuando se cumplen cuatro meses del accidente de Fukushima y con los reactores aún fuera de control, empiezan a calcularse las dosis radiactivas que recibirá la población. Los resultados muestran que la evacuación se realizó de forma inapropiada y que miles de personas van a recibir altas dosis radiactivas.

Cuando han transcurrido ya cuatro meses del accidente nuclear de Fukushima, empiezan a calcularse las dosis radiactivas que recibirá la población. Primero fue el DOE (Departamento de Energía de EE UU), que calculó las dosis recibidas por las personas que habitan determinadas zonas del territorio en el próximo año. Recientemente ha aparecido un informe del IRSN (Instituto de Radioprotección y Seguridad Nuclear francés) que ha estimado las dosis que recibirá la población en los próximos años.

Ambos informes coinciden en dibujar una “pluma” de altas dosis radiactivas, del orden de cientos de mSv al año (1 milisievert al año es la máxima dosis permitida en Europa para la población) a distancias superiores a los 80 km de la central nuclear. Esto viene a mostrar que tanto la zona de exclusión de 20 km, como la de control de 30 km son absolutamente insuficientes e inadecuadas. Una lección clave para los planes de emergencia es que hay que tener en cuenta la dirección y velocidad del viento para realizar las evacuaciones. No basta con trazar círculos concéntricos en torno a la central, o si se hace esto, hay que considerar distancias mucho mayores de lo que se considera hoy en día.

Según el IRSN la población japonesa que vive en la zona contaminada, fuera de la zona evacuada de los 20 km de radio, con mayor o menor grado de radiactividad, asciende a unas 70.000 personas que habitan una extensión de unos 874 km2 y entre las que figuran unos 500 niños menores de 14 años. Esta población supone el 26 % de la que habitaba cerca de Chernóbil (unas 270.000 personas) y la superficie es el 8,5% de la contaminada en Chernóbil (10.300 km2) para las mismas dosis.

Los cálculos del DOE contemplaban los isótopos de yodo y cesio, los del IRSN han considerado además de ellos el teluro, el rodio, el bario, el lantano y el niobio, lo que agrava las dosis radiactivas por su mayor tiempo de permanencia en el organismo. El informe reconoce que las dosis recibidas por esas personas “son significativas” y tendrán efectos sobre la salud.

Según Ecologistas en Acción en estos momentos la nuclear de Fukushima sigue sin estar controlada y se continúa inyectando agua dulce para refrigerar los reactores, lo que acrecienta el volumen de residuos radiactivos a gestionar. La cantidad total se cifra en unas 200.000 toneladas de agua contaminada. Se están ensayando diversos métodos para hacer precipitar los contaminantes, pero aún sin ningún éxito.

10 de junio de 2011

A 3 meses del accidente, los reactores de Fukushima no están controlados

Cuando se cumplen tres meses del accidente y en contra de las previsiones de muchos expertos, los reactores de Fukushima no están bajo control. Las consecuencias del accidente confirman las peores previsiones: los núcleos están fundidos, los trabajadores se han expuesto a dosis radiactivas muy altas, y la radiactividad liberada asciende al 20 % de la que escapó en Chernóbil.

Según Ecologistas en Acción, las estimaciones muestran que la actividad liberada en Fukushima asciende a 770,000 terabequerelios, aproximadamente el 20 % de la liberada en el accidente de Chernóbil, el doble de lo reconocido hasta la fecha. Esto significa que no es necesario modificar la escala internacional de sucesos nucleares INES para añadir un nivel más, en contra de lo que algunos expertos pronucleares han propuesto, puesto que ambas cantidades de radiactividad son comparables.

Las dosis radiactivas que alcanza el vapor de agua llegan a 4 Sv a la hora, que son sencillamente mortales en un par de jornadas de trabajo. Esto obliga a hacer turnos de trabajo muy cortos y relevar a menudo a los operarios que luchan por refrigerar los reactores y sellar los escapes. Se ha detectado plutonio y teluro muy radiactivos a más de 1 milla (1,6 km) de distancia de la valla de la central, lo que significa que la zona será inhabitable para siempre. La nube radiactiva llegó más allá de la zona de exclusión aportando dosis por encima de lo permitido y contaminación a miles de personas. El vertido radiactivo al mar es un suceso inédito cuyas consecuencias no se conocen, pero son devastadoras para los ecosistemas marinos y para la economía pesquera.

En el momento actual se sabe que al menos el combustible del reactor número 1 se ha fundido totalmente, ha perforado la vasija y ha caído sobre la contención primaria, lo que dificultará enormemente las tareas de desmantelamiento. Lo más probable es que haya que renunciar a desmantelar los reactores y sea obligado cubrirlos con un sarcófago de hormigón, al igual que se hizo en Chernóbil.

La fusión de los núcleos se produjo 14 horas después del accidente, 10 horas antes de lo reconocido por TEPCO, la empresa propietaria. Esto es un indicio más a favor de que el reactor ya sufrió daños por el terremoto, antes del tsunami, tal como han revelado algunas fuentes. Además, este hecho muestra que la empresa tomó demasiado tarde a decisión de refrigerar el reactor con agua de mar, pues esto lo realizó 20 horas después del accidente. En este, como en otros muchos casos, los intereses económicos de la industria nuclear prevalecieron sobre los de la comunidad y sobre la protección del medio ambiente.

Para Ecologistas en Acción las revelaciones que se están produciendo estos días muestran que TEPCO y NISA, el regulador japonés, han mentido sistemáticamente para minimizar los efectos del accidente sobre la opinión pública. Y que el Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) ha servido de altavoz a estas mentiras y ha sido incapaz de realizar evaluaciones independientes de lo que estaba sucediendo en Fukushima. Lo mismo cabe decir del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) español que tampoco ha sido capaz de habilitar fuentes de información independientes. Algunos medios de comunicación han destacado corresponsales a Japón, mientras que el CSN no ha puesto en marcha ningún mecanismo para proveerse de sus propias fuentes de información.

Visto lo ocurrido en Fukushima, Ecologistas en Acción piensa que lo más sensato es proceder al cierre escalonado de las centrales nucleares y librarse así de estos riesgos.

21 de mayo

Los reactores de Fukushima no resistieron el terremoto

Ecologistas en Acción quiere denunciar que al menos el reactor número 1 de Fukushima-Daiichi no resistió el terremoto, en contra de lo que los expertos han proclamado. Se ha sabido que los operarios de TEPCO entraron en el recinto de contención y encontraron elevadísimos niveles de radiactividad.

El día 11 de marzo, tras el terremoto y el tsunami, los operarios de TEPCO entraron en el recinto de contención de los reactores para comprobar su estado. En este momento, los procesos de fusión aún no habían empezado porque, a pesar de que el tsunami había destrozado los sistemas de refrigeración y de alimentación eléctrica, funcionaban unos sistemas de refrigeración de emergencia que se alimentaban de baterías y eran capaces de mantener la situación bajo control durante una media hora. Por tanto, si el terremoto no los hubiera afectado, los reactores deberían mantener su integridad, puesto que los, problemas aparecieron cuando los sistemas la temperatura de los núcleos aumentó, se formó hidrógeno y se produjeron explosiones que dañaron los edificios de los reactores y las contenciones.

Sin embargo, según se ha podido saber, al menos los operarios de TEPCO que entraron en el reactor número 1 encontraron una enorme cantidad de vapor radiactivo y unos índices de radiactividad altísimos que les forzaron a abandonar la contención inmediatamente. Los niveles eran tales que en una hora se recibía la dosis permitida para 5 años.

La única explicación para la presencia, al menos en el reactor número 1, de ese vapor radiactivo era que la vasija y las tuberías del circuito primario habían sufrido graves daños durante el terremoto, se habían roto y habían dejado escapar el vapor. Por tanto no se puede afirmar que los reactores salieran indemnes del terremoto, en contra de lo que los responsables de la industria nuclear han proclamado hasta la fecha. Esto explicaría también la fusión total del núcleo del reactor número 1 que se ha conocido recientemente.

Esto cambia radicalmente la visión que se tenía del accidente, según la cual los edificios de los reactores salieron indemnes del terremoto y fue el tsunami subsiguiente el que afectó los edificios auxiliares que albergan los sistemas de refrigeración y alimentación eléctrica. El terremoto fue ya suficiente para provocar el accidente sin el subsiguiente tsunami que, desde luego, empeoró las cosas sustancialmente.

Para Ecologistas en Acción esta secuencia del accidente debe ser tenida en cuenta, a la hora de aprender las lecciones de Fukushima. No cabe ya presumir que los edificios de los reactores son indestructibles. En particular, esto no sólo tiene consecuencias sobre las centrales de agua en ebullición como las de Fukushima, si no también sobre las centrales de agua a presión, en que los sistemas de refrigeración están contenidos en el edificio de hormigón del reactor.

6 de mayo

A dos meses del accidente de Fukushima, la situación aún no está controlada

Tras casi dos meses de lucha, TEPCO aún no ha conseguido estabilizar los reactores accidentados de Fukushima. La radiactividad de la central ha contaminado casi 3.000 km2 de tierra y una zona desconocida pero amplia del mar. Ecologistas en Acción y otras organizaciones convocan una manifestación antinuclear en Madrid para el domingo 8 de mayo.

En contra de lo que muchos expertos declararon, el control de los reactores accidentados de Fukushima-Daiichi no es cosa de días ni siquiera de semanas, sino de casi un año. A dos meses del accidente todavía se sigue luchando por enfriar los reactores en unos de los países del mundo más avanzados tecnológicamente. En el momento actual los trabajadores han conseguido entrar por fin en los reactores e instalar un sistema de extracción de aire que filtre las partículas radiactivas. Las dosis son altísimas y el trabajo es muy comprometido. La situación de estos es, según TEPCO, muy mala. El número 1 tiene nada menos que el 70 % del núcleo fundido, el número 2 el 30 % y el número 3 presenta fundido el 25 %. En estas condiciones es prioritario proceder al enfriamiento ya que los posibles nuevos terremotos u otros incidentes podrían dar lugar a que se reiniciara la reacción nuclear, lo que resultaría catastrófico.

La radiactividad escapada de la central es muy alta (llega a unos 40 Terabequerelios, es decir 40 billones de desintegraciones por segundo, aproximadamente la quinta parte de la que se escapó en Chernóbil). Esto ha hecho que la evacuación previa de miles de personas no haya sido suficiente y haya obligado a las autoridades japonesas a subir las dosis permitidas. En estos momentos, una persona del público, incluidos los niños, pueden recibir legalmente dosis de 20 mSv al año, un factor veinte veces por encima de la legislación europea para el público en general y la misma que los trabajadores de la industria nuclear europea. Aún así ha sido necesario remover grandes cantidades de tierra en espacios abiertos para disminuir el nivel de radiactividad y en algunos parques infantiles se ha levantado 1 m de tierra. La realización de los trabajos necesarios para controlar el reactor también ha obligado a subir las dosis permitidas para los trabajadores a nada menos que 250 mSv al año, muy por encima del límite europeo. Los efectos de estas altas dosis sobre las personas se dejarán notar durante una o dos décadas.

Todos estos sucesos han hecho que la población japonesa esté decididamente en contra de la energía nuclear, como revelan las encuestas que muestran que sólo el 39 % está a favor de esta fuente de energía. Este porcentaje ha caído 20 puntos desde el accidente de Fukushima. La cortesía japonesa y la paciencia con sus autoridades parece también haber llegado a su fin, como muestran las protestas que han tenido lugar en Tokio a lo largo de estos días.

Ante todo ello, Ecologistas en Acción y otras organizaciones han convocado una manifestación el domingo día 8 en Madrid para pedir a nuestras autoridades que tomen nota de lo ocurrido en Fukushima y procedan a establecer un calendario de cierre escalonado de las nucleares españolas. Estas son perfectamente prescindibles puesto que en la actualidad hay exceso de potencia instalada y en el futuro se habrán podido impulsar las renovables y tomar medidas para aumentar el ahorro y la eficiencia.

4 de abril

El desmantelamiento de los reactores de Fukushima podría llevar más de 30 años y costar 12.000 millones de dólares.

Según analistas japoneses, TEPCO no tendrá ninguna posibilidad de volver a poner en marcha ninguno de los 6 reactores de Fukushima-Daiichi, además, el desmantelamiento llevará más de tres décadas y supondrá un coste de unos 12.000 millones de dólares.

La pesadilla de Fukushima no se acabará con el enfriamiento de los reactores ni el control del escape radiactivo. Cuando esto se produzca, para lo cual aún faltan meses, las autoridades y TEPCO deberán enfrentarse al desmantelamiento de los reactores y a la descontaminación del sitio. Las autoridades todavía no han descartado que la mejor solución sea sellar los reactores con hormigón y convertir así la zona en un cementerio nuclear. La experiencia de Chernobil muestra que la construcción del sarcófago, manteniendo dentro todo el núcleo fundido y el combustible gastado, ha resultado insuficiente, puesto que todavía hoy se producen fugas. Esto obliga a construir un segundo sarcófago de 110 m de alto valorado en 2.200 millones de dólares.

Si no se adopta la solución del sellado, TEPCO deberá extraer el combustible gastado, un par de años después del enfriamiento de los reactores y proceder a la demolición y descontaminación del emplazamiento. Este proceso será muy peligroso, complicado y costoso. Los trabajadores se expondrán a recibir grandes dosis radiactivas y aparecerá de nuevo el riesgo de accidente.

Sea como fuere, los costes de la operación excederán los 12.000 millones de dólares y llevarán más de 30 años, según el Instituto de Economía Energética de Japón. Estas dos cifras suponen un duro golpe para la estabilidad económica de TEPCO y de sus aseguradoras, y es más que probable que sean demasiado optimistas, dada la magnitud de los daños.

Para Ecologistas en Acción esto muestra a las claras el fracaso económico de la energía nuclear.

28 de marzo

La situación de Fukushima es crítica

Para Ecologistas en Acción el hallazgo de plutonio en las proximidades del reactor número 3 de Fukushima muestra que la situación es crítica: la contención primaria, la vasija y las vainas del combustible están dañadas. Las grandes dosis radiactivas hacen que los trabajadores trabajen en condiciones extremas.

La situación de los reactores 2 y 3, que contiene plutonio, amenaza con escaparse definitivamente de las manos a los operarios de la central de Fukushima. El hallazgo de plutonio, reconocido por las autoridades, muestra que ya están dañadas todas las barreras que separan la reacción nuclear del exterior. Los trabajos realizados hasta el momento han resultado claramente insuficientes y no han conseguido controlar la situación.

El edificio exterior, la contención primaria, la vasija del reactor y las vainas de los elementos combustibles están dañados. La fusión parcial del núcleo podría dar lugar a que se reiniciara la reacción nuclear haciéndola incontrolable. En este caso habría que intentar refrigerar el reactor con agua dulce y enormes cantidades de absorbentes de neutrones como el boro para intentar frenarla.

Concurre el agravante de las enormes dosis radiactivas en las proximidades del reactor, lo que obliga a los trabajadores a recibir grandes dosis y a turnarse para intentar controlar el reactor sin recibir enormes dosis radiactivas.

Cabe preguntarse porqué no se tomaron medidas más contundentes desde el principio y se intentó aportar agua dulce con boro de forma directa a la vasija. A la postre, el agua de mar no ha sido suficiente para refrigerar los reactores 2 y 3 y la acumulación de sales que se ha producido en algunos puntos pudo dificultar la eficacia de la refrigeración.

24 de marzo

Ciberacción para pedir el cierre de las centrales nucleares y la paralización del ATC

Ecologistas en Acción lanza una ciberacción con el objetivo de que la ciudadanía mande mensajes de correo electrónico al Presidente del Gobierno, al Ministro de Industria y Energía, y a la Ministra de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino, para que pongan en marcha un plan de cierre de las centrales nucleares españolas que culmine en 2020, empezando por la de Garoña en esta legislatura, y paralicen el proceso del ATC, el cementerio nuclear.

En la carta que empezará a llegar al Gobierno se desgranan los argumentos que sostienen la desnuclearización del Estado español.

El primero de ellos hace referencia a la seguridad. El accidente nuclear de Japón ha demostrado una vez más que, por improbables que se presenten, los accidentes nucleares acaban ocurriendo. Fukushima se suma a Three Mile Island o Chernóbil, y tantos otros accidentes de la industria civil, como el de Vandellós, y militar, como Palomares. Sociedades, como la japonesa, con un control tan alto de la tecnología y con una preocupación tan elevada por la seguridad no han podido evitar un desastre como el de Fukushima. Indudablemente, un accidente nuclear es potencialmente de muchísima mayor gravedad que uno acaecido en la industria renovable.

Además, la industria nuclear sigue teniendo sin resolver el problema de los residuos nucleares, que son activos durante miles de años. La misiva se pregunta si es posible sostener con seriedad que vamos a garantizar la seguridad de los residuos nucleares durante miles de años si no somos capaces de evitar los accidentes nucleares a día de hoy.

En la carta aparece otro argumento para el abandono de la energía nuclear en España: su entorpecimiento al desarrollo de las renovables. En concreto, ya en varias ocasiones se han desconectado parques eólicos por sobreproducción en la red, ante la imposibilidad de desconectar las nucleares.

A esto se le añade la sobrecapacidad de producción eléctrica de España, como prueba que en los últimos años nuestro Estado ha sido exportador neto de electricidad. Y que hay medios mucho más efectivos y baratos para luchar contra el cambio climático y la seguridad energética: reducción del consumo y apuesta decidida por las renovables.

Por último, Ecologistas en Acción, así como otras instituciones, han demostrado, con propuestas técnicamente viables, que es posible el cierre de todas las centrales nucleares españolas en 2020 con garantía de suministro y mejorando la calidad de vida.

23 de marzo

Dos semanas de emisiones radiactivas en Fukushima

Han pasado dos semanas desde el terremoto que provocó el accidente en las centrales nucleares japonesas, y ya se están conociendo informaciones sobre partículas radiactivas emitidas desde la central nuclear de Fukushima que están comenzando a desplazarse a gran distancia, detectándose en diferentes lugares del planeta.

Aunque la cantidad de radiactividad que se pueda recibir en Europa es lo suficientemente pequeña como para no tener ningún efecto en la población, sí es significativo señalar el dato, como ocurrió con las pruebas nucleares en el Pacífico en los años sesenta, o el accidente de Chernóbil, de que se está sembrando el planeta de partículas radiactivas procedentes de actividades humanas de las que se podría prescindir, y que nunca debieron haber existido.

Sin embargo, los efectos a medio plazo sí serán muy importantes, tanto en Japón como en el Pacífico (se ha detectado yodo-131 y cesio-137 en California), aunque todavía es pronto para precisar estos extremos.

En Japón, ya se están sufriendo las consecuencias inmediatas por contaminación radiactiva de los acuíferos y de la agricultura en un radio que ronda los treinta kilómetros. Pero esto es solo el principio. En diferentes imágenes se ha podido comprobar que se han producido emisiones de grandes cantidades de material radiactivo procedente de cuatro reactores. Nubes negras de un kilómetro de altura se elevaron al cielo con cada una de las tres explosiones por hidrógeno, que reventaron la cubierta de la contención secundaria de los reactores 1, 2 y 3. y, continuamente está saliendo a la atmósfera vapor de agua, que a su vez, lleva consigo también partículas radiactivas, de esos tres reactores y de la piscina de combustible gastado del 4.

La situación parece estable, que no fuera de peligro, ni por supuesto se ha conseguido evitar que sigan produciéndose emisiones radiactivas. Se ha conseguido restablecer el suministro eléctrico, y con él se ha facilitado la inyección de agua a los reactores y piscinas de combustible, pero no se consigue enfriar suficientemente y por esa razón sigue habiendo emisiones prácticamente de forma continua. La refrigeración es fundamental hasta que lo que queda del núcleo, fundido parcialmente en los tres reactores, se enfríe lo suficiente para llevarlo al estado de “parada fría”, lo cual aún no se sabe cuando se va a producir. Esta incertidumbre es debida, precisamente, al hecho de que la fusión parcial ha deformado la estructura de la disposición de las varillas de combustible. Esta estructura es fundamental para controlar la reacción de fisión, y por tanto es imposible saber cuándo será posible enfriar lo suficiente como para poder decir que se ha pasado el peligro. Mientras tanto las emisiones continúan.

Afortunadamente, el hecho de que los trabajadores de la central hayan conseguido evitar la fusión total en todos los núcleos, hace que las consecuencias se alarguen en el tiempo “solamente” durante alrededor de medio siglo. Si el plutonio, principal componente del combustible gastado –para el que no hay solución-, hubiera salido al exterior, como ocurrió en Chernóbil, habría que hablar de efectos durante miles de años.

Las medidas en un radio de treinta kilómetros muestran dosis, en algunos lugares, del orden de 0,1 milisievert/hora. Es decir, en unas semanas se absorve el límite legal para todo el año, establecido en 50 mSv/año. Son medidas provisionales, tomadas en el contexto de una situación desastrosa como la que está viviendo Japón en estos días. Pero son suficientemente significativas para poder decir que las consecuencias a largo plazo serán muy importantes. Otra cosa es la dificultad de cuantificarlas. Nadie va a morir directamente por el accidente a corto plazo, sino que las mutaciones genéticas provocadas por las partículas radiactivas – es decir, cáncer – provocarán un goteo de muertes en los próximos años que, si Japón no es distinto a Ucrania (por Chernóbil) o a EE UU (por Harrisburg), nunca se conocerán. Efectivamente, nunca ha habido datos fiables de cuantificación de afectados por los accidentes citados. En este caso, además, va a ser difícil cuantificar las víctimas del consumo de pescado del Pacífico contaminado.

Mientras tanto, la industria nuclear sigue minimizando el desastre, y todo parece indicar que, si las movilizaciones ciudadanas no lo evitan, los gobiernos se van a limitar a tomar medidas de seguridad adicionales, sin plantearse prescindir de la energía nuclear. Una forma de generación de electricidad peligrosa, que produce unos residuos devastadores si no se controlan confinados, y para los que no hay solución. Y de la que se puede prescindir perfectamente, como lo demuestra la Propuesta de Generación Eléctrica para 2020 publicada por Ecologistas en Acción.

Más información:
- http://www.irsn.fr/FR/popup/Pages/irsn-meteo-france_19mars.aspx
- http://www.eurad.uni-koeln.de/index_e.html
- http://www.zamg.ac.at/aktuell/index.php?seite=1&artikel=ZAMG_2011-03-17GMT09:15

22 de marzo

Plan energético para la desnuclearización española en 2020

Ecologistas en Acción presenta una Propuesta ecologista de generación eléctrica para 2020 que demuestra que hay solvencia técnica para prescindir en menos de 10 años de todas las centrales nucleares, sin mermar la calidad de vida.

Japón es, sin lugar a dudas, uno de los países con un mayor control de su parque nuclear. Uno de los países punteros del mundo en tecnología nuclear y que tenía tomadas, supuestamente, todas las medidas contra el impacto de posibles terremotos sobre sus centrales nucleares. En definitiva, Japón es uno de los tantos lugares del planeta en los que, según las empresas eléctricas, era imposible que hubiese ningún problema con las centrales nucleares.

Sin embargo, en la actualidad está cerrada la central de Fukushima, así como los reactores de Onagawa y el de Tokai. Como es sobradamente conocida, la situación en Fukushima es muy grave.

En definitiva, una vez más se demuestra que la energía nuclear no es segura y que es imprescindible avanzar hacia el cierre de todo el parque nuclear. Es por ello, entre otras razones, que Ecologistas en Acción ha desarrollado una propuesta de generación eléctrica que permite desnuclearizar España en 2020 con total solvencia técnica y sin redundar en la calidad de vida de la ciudadanía, sino todo lo contrario.

El plan de generación eléctrica para 2020, diseñado durante un año de trabajo por distintos/as expertos/as en distintos campos de Ecologistas en Acción, plantea una reducción del 26% del consumo eléctrico (del 42,2% de energía primaria y del 34,5% de final) respecto a 2009. Esta reducción se hace tomando como referencia los valores de consumo eléctrico de España en 2005 a los que se aplican medidas de eficiencia en el consumo ya propuestas en su día por Ecologistas en Acción.

Esta reducción del consumo energético se vería acompañada por una reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero del 45% respecto a 1990. Todo ello con el cierre de las centrales de carbón, fuel y, por supuesto, de las nucleares para 2020. La utilización del gas sería una energía de apoyo para garantizar el suministro.

El 72% de la electricidad sería de fuentes renovables, fruto de un aumento de la potencia instalada de casi 42.000 Mw en 2009 hasta 79.500 Mw en 2020. El ritmo de instalación de renovables sería de 2.400 Mw/año, algo fácilmente asumible en las circunstancias actuales.

El documento incluye un análisis de los impactos asociados a la instalación de más potencia renovable y el tendido eléctrico consiguiente. Estos impactos, menores en cualquier caso que los ocasionados por las fuentes de generación eléctrica convencionales como las nucleares, son asumidos por la organización, a veces con carácter transitorio, como necesarios para caminar hacia una cobertura de la demanda 100% renovable.

El apoyo institucional a las energías renovables es una de las necesidades para alcanzar los porcentajes de cobertura propuestos. Éste apoyo tiene que ser decidido, con el objetivo de desplazar las formas de generación procedentes de combustibles fósiles y nucleares. En contrapartida se debe eliminar el apoyo existente a la energía nuclear. En concreto con el adelanto del cierre de la central de Garoña y la paralización de la búsqueda de una ubicación para el ATC.

Como conclusión, Ecologistas en Acción pone sobre la mesa un plan de transición realista hacia un sistema energético desnuclearizado y, por lo tanto, más seguro.

17 de marzo

Ecologistas en Acción se solidariza ante la embajada japonesa y pide que se prescinda de la energía nuclear

La organización ecologista ha hecho entrega en la embajada nipona de una carta de condolencias y ramo de flores blancas como símbolo de solidaridad con el pueblo japonés y en demanda de una reflexión internacional que considere el abandono de la energía nuclear como forma de garantizar la seguridad humana. La embajada japonesa ha agradecido el gesto de Ecologistas en Acción.

Pablo Cotarelo, representante de Ecologistas en Acción ha hecho entrega, al personal de la embajada japonesa en Madrid, “de un mensaje de cariño, de solidaridad y de condolencia por las pérdidas sufridas”.

La carta entregada por la organización a los representantes de Japón, expresa con sinceridad estos sentimientos: queremos transmitirle nuestra condolencia y nuestra solidaridad por los terribles acontecimientos que está sufriendo su país. Somos conscientes de los difíciles momentos que les está tocando vivir y por ello les queremos hacer llegar todo nuestro apoyo y solidaridad, así como nuestro pesar y condolencia, en especial por las numerosas víctimas que todos lamentamos. Estamos convencidos que este sentimiento es compartido por todo el pueblo español.

A las puertas de la embajada y ante numerosos medios, Cotarelo expreso a los representantes el contenido del mensaje de Ecologistas en Acción, “anhelando que la sociedad japonesa pueda hacer frente con éxito a las consecuencias de los escapes radiactivos que se están produciendo en estos días, y deseando que no empeoren en el futuro”. El representante de la embajada agradeció el gesto de Ecologistas en Acción y mostró su emoción por la solidaridad en unas circunstancias tan penosas.

El representante ecologista, concluyó que “ha quedado desgraciadamente demostrado, tras el accidente de Fukushima-Daichii, que las centrales nucleares no son seguras y que lo más sensato es prescindir gradualmente de esta fuente de energía, cuyos inconvenientes son mucho más graves que las ventajas que aporta”.

Ecologistas en Acción, junto con otras organizaciones, ha convocado concentraciones para esta tarde en más de 34 ciudades españolas. Especial relevancia tiene la concentración que se producirá en la embajada española en Lisboa, convocada por movimientos ciudadanos lusos en coordinación con Ecologistas en Acción y que pone el acento en que el riesgo nuclear no sabe de fronteras.

16 de marzo

El accidente de Fukushima marca un antes y un después en la seguridad nuclear

En más de 20 ciudades españolas, Ecologistas en Acción ha convocado para mañana jueves, 17 de marzo, actos en solidaridad con el pueblo japonés y de rechazo a la energía nuclear.

En Fukushima Daichii se ha producido el segundo accidente más grave de la historia nuclear mundial, tras el de Chernobil. Para Ecologistas en Acción se trata de un Nivel 6 en la Escala INES de sucesos nucleares, el nivel máximo es 7, con una situación grave, especialmente del reactor número dos y un escape de sustancias radiactivas. Ecologistas en Acción reclama el cierre escalonado de las centrales nucleares empezando por la de Garoña (Burgos).

En estos momentos están dañados los seis reactores en Fukushima I, incluso los que estaban detenidos en el momento del terremoto. La situación más crítica es la del reactor número dos en que la explosión dañó la contención y el combustible ha quedado desnudo. Además se han retirado las cubiertas exteriores de los reactores 5 y 6 para evitar nuevas explosiones, lo que hace aumentar la radiactividad ambiental. Por otra parte, se ignora cual es la situación de las piscinas de combustible gastado, aunque todo indica que la piscina del reactor número cuatro ha sufrido daños. Esto añade un punto de peligrosidad porque en las piscinas están los residuos de alta actividad de la central y el agua que contienen está contaminada.

No se puede sostener que las centrales japonesas hayan aguantado bien el terremoto y el tsunami, dada la situación crítica en que se encuentran y dada la fuga radiactiva que ya se ha detectado a cientos de km. de la central de Fukushima. Por ello fue necesario evacuar a todos los trabajadores que luchaban contra el accidente.

Para Ecologistas en Acción, los sucesos de Fuskushima ponen de manifiesto el riesgo inherente del uso de la energía nuclear y aconsejan el abandono de esta fuente de energía. Aunque estos hechos sean improbables, acaban por producirse.

Las centrales nucleares españolas no están exentas de problemas que nos someten a riesgos inadmisibles. Las situaciones que pueden dar lugar a un accidente, llevando a la central fuera de sus parámetros de diseño pueden ser improbables, pero finalmente pueden suceder. Por más que se intente perfeccionar la seguridad, siempre pueden aparecer imprevistos con los que no se contaba y que pudieran dar lugar a accidentes graves.

La central nuclear de Garoña (Burgos) es muy similar al reactor número de una de Fukushima I, pero con muchos más problemas de seguridad. Por tanto lo más razonable sería proceder al cierre de la central y no prolongar su vida hasta 2013.

La central nuclear de Cofrentes es, al igual que la de Garoña, de agua en ebullición, lo que las hace especialmente vulnerables ante sucesos externos a la central. En este tipo de centrales las tuberías de refrigeración del circuito primario, cargadas de vapor radiactivo, salen de la contención y recorren todo el recinto de a central. Un suceso que afecte los edificios exteriores y rompa esas tuberías daría lugar a un sucesos similar al sufrido por los reactores japoneses. Además, el embalse de Alarcón, situado aguas arriba de la central, no soportaría el terremoto máximo que puede ocurrir en la zona. En caso, improbable, de que se produjera ese terremoto, las aguas inundarían la central agravando aún más los efectos de la rotura de la presa.

La central nuclear de Almaraz I y II (Cáceres) tiene un sistema de refrigeración basado en la parte externa del embalse de Arrocampo, que tampoco está licenciado para tener resistencia a seísmos. Por esto mismo se construyeron unos sistema de irrigación que bajaran el agua de la parte que sí está licenciada sísmicamente.

Si se produjera un terremoto que rompiera el embalse, la central tampoco tendría garantizada la capacidad para evacuar el calor residual del reactor.

La central nuclear de Ascó I y II (Tarragona) está situada sobre una zona de arcillas expansivas que llegana desplazarse unos 10 cm al año, dependiendo de las lluvias. Esta situación obliga a una constante vigilancia de estas margas por parte del CSN.

Y la central nuclear de Trillo (Guadalajara) está situada no lejos de Escopete, donde se produjo un terremoto de grado 4,2 en 2007. Aunque el terremoto fue de baja intensidad, hay que tener en cuenta que los sismólogos no esperaban que se produjera en la zona de La Alcarria, que no se consideraba sísmicamente activa.

Como se ve, muchas de las nucleares españolas tienen un situación de riesgo potencial, por lo que lo más sensato sería proceder al cierre escalonado, con el objetivo de prescindir de la energía nuclear en el horizonte de 2020.

Por todo esto y en solidaridad con las víctimas del terremoto, Ecologistas en Acción ha convocado el jueves 17 de marzo, un día de acción en solidaridad con el pueblo de Japón y por el abandono de la energía nuclear.

15 de marzo

Las emisiones radiactivas en Fukushima I están muy por encima de los niveles permitidos

Las explosiones en cuatro reactores de la central de Fukushima I han lanzado al exterior nubes de material, en buena parte radiactivo, alcanzando una altura superior al kilómetro, que se suman a las emisiones controladas de gases radiactivos por el venteo de la contención. Según datos del AIEA, en el emplazamiento se están midiendo dosis de 400 milisievert por hora, algo que irá disminuyendo con la distancia a medida que el material radiactivo se distribuya por los alrededores. La dosis legalmente permitida que puede absorber una persona es de 50 milisievert al año.

El alcance de estas emisiones está aún por determinar, pero lo que sí se está constatando una vez más es el secretismo con el que se manejan habitualmente éstas situaciones.

Hasta ahora no se conocían mediciones de radiactividad fiables en los exteriores de las centrales, lo que no había impedido a las autoridades niponas repartir masivamente dosis de yodo para evitar que la población absorba el yodo radiactivo que proviene de los reactores nucleares. Ni tampoco la evacuación de decenas de miles de personas en un radio de 20 kilómetros, y se ha pedido a los habitantes a menos de 30 km. que no salgan de sus casas. El aumento de la radiación ya empieza a medirse de forma clara incluso en Tokio, aunque por ahora está por debajo de los límites establecidos.

Afortunadamente no todo son malas noticias. Aunque las autoridades han reconocido que el núcleo de Fukushima 1 está parcialmente fundido, parce que la reacción aún no ha vuelto a entrar en criticidad, como tampoco lo ha hecho en Fukushima 3 y el tiempo corre a favor de que se vayan enfriando. Por su parte la explosión en el reactor número 2 sí ha dañado la piscina de condensación, lo que puede afectar al enfriamiento del reactor y al control de la presión. También se ha producido una explosión en el reactor número 4, que estaba parado antes del terremoto. El trabajo de los técnicos está siendo el adecuado hasta el momento así como las decisiones tomadas son correctas hasta la fecha. Si exceptuamos el hecho de instalar 54 centrales nucleares en una de las fallas sísmicas más activas del mundo. Entre las decisiones apropiadas, destacan la evacuación de la población en 20 km a la redonda, la liberación de gases a la atmósfera para reducir la presión de la contención y la inyección de agua de mar para refrigerar los reactores, lo que les dejará inutilizables en el futuro.

Por ahora, la clasificación en la escala INES de sucesos nucleares sigue siendo de 4, dato que ya no se sostiene. Todos los expertos apuntan a que será un 5 con seguridad y posiblemente un 6, en función de los impactos en el exterior de las centrales, ya que el nivel cuatro implica una baja probabilidad de medidas de protección fuera del emplazamiento, algo que ya ha sido superado.

La central de Fukushima I es gemela a la de Santa María de Garoña, como ya se ha informado. Las emisiones de éstos días se han detectado en la central de Onagawa, a 150 km de las explosiones, lo que causó alarma en la citada central por si había en ella escapes radiactivos. Si la central nuclear de Garoña sufriera un percance similar, teniendo en cuenta la dirección noroeste del viento que suele ser la habitual en la zona, el material radiactivo llegaría hasta Zaragoza. El material se iría depositando de más a menos por el valle del Ebro contaminando zonas pobladas como Vitoria y Logroño, en cantidades que solo se conocerán cuando pase mucho tiempo, si es que alguna vez se hacen públicas. En un accidente similar, el de la Isla de las Tres Millas en EE UU, nunca se hizo pública la cantidad de radiación ni la población afectada.

A pesar de todo, la campaña del “lobby” nuclear está siendo especialmente intensa explicando que todo está bajo control y que no hay ningún peligro para la población.

Para Ecologistas en Acción, lo ocurrido en Japón marca un antes y un después para las centrales nucleares. Nadie puede defender en serio que Garoña – que está en peores condiciones que estaba la central de Fukushima I – pueda seguir funcionando varios años más, ni apoyar de ningún modo a la industria nuclear como está decidido a hacer el Ministro de Industria construyéndoles un Almacén Temporal Centralizado para quitarles de encima el problema de los residuos.

13 de marzo

El reactor fusionado de Fukushima es igual que el de Garoña

De los seis reactores en activo de la central de Fukushima-Daiichi, el número uno, el más antiguo, ha sido el más afectado y el primero en sufrir la fusión del núcleo. Este reactor BWR de 460 MW de potencia es idéntico al reactor de la central nuclear de Santa María de Garoña, en Burgos, tanto en su construcción interna como en su edificio de contención. De hecho se construyeron al mismo tiempo y se inauguraron con meses de diferencia.

No es casual, por tanto, que haya sido precisamente este reactor, y no otro, el que haya sufrido los mayores daños y el que ha provocado una radiación en el exterior de la central de más de 5 Sievert, 100 veces mayor de la permitida para una persona en un año.

El diseño de estas viejas centrales BWR de General Electric presenta un edificio de contención de dimensiones menores de las necesarias, por cuestiones puramente económicas. Ello provoca que, en casos de emergencia como éste, el hidrógeno producido en las barras de zircaloy que contienen el combustible salga al interior del edificio en altas concentraciones, por el escaso volumen. Al encontrarse con el oxígeno del aire, a presión inferior a la atmosférica, pero en concentración suficiente, produce una reacción altamente exotérmica.

El objetivo de los operarios de la central de Daiichi es controlar el exceso de presión y evitar la explosión que provocaría la rotura del edificio de contención, lo que provocaría un desastre similar al de Chernobyl. Para ello están haciendo lo único que se puede hacer en estos casos, liberar periódicamente a la atmósfera los gases acumulados. Pero al hacerlo se libera también material radiactivo, inherente al funcionamiento de una central nuclear, lo que ha provocado esa radiación tan extremadamente grande en el exterior.

Es necesario señalar aquí que se está evacuando una zona a 25 kilómetros de distancia de la central, lo que contrasta con la distancia de 10 kilómetros que se contempla en los planes de evacuación de las zonas nucleares en España.

También es importante el papel que está jugando la refrigeración con agua del mar. Es la única forma, prevista en las especificaciones de este tipo de centrales situadas en la costa, de contener la temperatura del reactor cuando el circuito primario está fuera de servicio, como en este caso. Pero cuando ocurren catástrofes como ésta, el mismo agua puede no ser suficiente y es necesario cambiarla. Son millones de litros de agua altamente radiactiva, que en caso de que el volumen necesario sea muy alto – y en este caso lo es – no encontrarán recipiente alguno con capacidad suficiente.

Con todo, dando por sentado que los profesionales nucleares japoneses están haciendo todo lo posible por impedir una fusión del núcleo que provocaría una catástrofe similar a la de la central rusa en 1986, en el mejor de los casos habrá un escape de material radiactivo al aire y al mar de proporciones gigantescas.

Para Ecologistas en Acción, lo ocurrido debe servir de reflexión a todos los que apuestan por la energía nuclear. ¿Sigue pensando el PP en conceder diez años más a la central de Garoña?. ¿Sigue pensando el Ministro de Industria en quitarle de encima a las nucleares su mayor problema, el de los residuos, construyéndoles un Almacén Temporal Centralizado, para alargarles la vida?.

En otro orden de cosas, la organización ecologista ha decidido convocar movilizaciones en los próximos días, con el fin de concienciar a la sociedad de que lo ocurrido en Japón no es un hecho aislado. Las causas que pueden provocar un desastre nuclear son muchas – entre ellas un terremoto – pero la única forma de evitar desastres como este es eliminar un peligro innecesario que deja un legado inadmisible a las generaciones venideras.

12 de marzo

El accidente nuclear de Fukushima es ya el más grave tras Chernobil

Ecologistas en Acción ha denunciado que la situación en los reactores 1 y 2 de la central Fukushima (Japón) es gravísima. La explosión en el reactor 1 ha motivado el escape de radiactividad mientras que los operarios trabajan para enfriar el núcleo del número 2. Para la organización ecologista se trata de una situación gravísima que viene a agravar los efectos del terremoto.

La central nuclear de Fukushima comprende seis reactores de agua en ebullición en funcionamiento y dos más en construcción, también de agua en ebullición. Los reactores 1 y el 2, aquejados de serios problemas, empezaron a funcionar el 26 de marzo de 1971 y el 18 de julio de 1974, respectivamente, y tienen potencias eléctricas de 460 MW y 784 MW.

El reactor Fukushima I es, por tanto, similar al de la central nuclear de Santa María de Garoña (Burgos). En las centrales de agua en ebullición al agua e refrigeración hierve en el núcleo del reactor y el vapor se extrae de la cúpula de contención por unas tuberías que recorren varias dependencias de la central hasta llegar a las turbinas, donde se genera la electricidad. La estabilidad del reactor depende fuertemente de que se controle la cantidad de vapor en el núcleo, lo que depende de la presión y la temperatura.

La situación no puede ser más grave porque se está luchando para enfriar los reactores pero no está garantizado que se consiga mantener la reacción nuclear bajo control. El trabajo de los operadores se ve muy dificultado porque el nivel de radiactividad se ha multiplicado por mil en la sala de control, por lo que los trabajadores que estén realizando las operaciones pueden estar recibiendo dosis radiactivas por encima del nivel permitido, lo que aumentará el estrés y la posibilidad de cometer errores

La explosión producida en Fukushima I muestra los intentos fallidos de enfriamiento del reactor. En las centrales de agua en ebullición el nivel de vapor del reactor es clave para la seguridad, porque la excesiva cantidad de vapor que se produzca en el reactor haría que disminuyera la posibilidad de enfriar el núcleo radiactivo, lo que aumentará el riesgo e accidente. En este tipo de centrales, las tuberías de vapor radiactivo salen de la contención y recorren varias dependencias de la de la central, por lo que la explosión de una tubería hace que la radiactividad escape inmediatamente al medio ambiente. El que se evite un accidente con fusión del núcleo y el consiguiente descontrol de la reacción nuclear pasa por que se consiga enfriar los dos reactores de Fukushima I y II. Si esto no ocurre en las próximas horas, las consecuencias podrían ser catastróficas.

Ha sido necesario evacuar 46.000 personas que habitan en un radio de 20 km en torno a la central. Por cierto que los Planes de Emergencia Nuclear de las centrales españolas sólo prevén actuaciones en torno a los 10 km de radio de las nucleares. Todo esto se suma a los problemas generados por el terremoto. Tras este accidente lo más sensato para el Gobierno japonés es abandonar los proyectos de nuevos reactores y proceder al cierre escaloando de los 55 reactores nucleares que funcionan en Japón

11 de marzo

Incendio de una central nuclear en Japón

Ecologistas en Acción ha mostrado su más profundo pesar por las victimas del terremoto acaecido en Japón, así como su solidaridad con los damnificados por la catástrofe.

Para la organización ecologista estos tristes sucesos pueden agravarse aún más por el incendio en la central nuclear de Onagawa, al nordeste del país. La central consta de tres reactores BWR de segunda generación, construidos en los años 80 y 90.

A pesar de no ser de los más antiguos, no ha podido evitarse un incendio en el edificio en que se encuentran las turbinas. Los daños son imposibles de evaluar hasta que se pueda comprobar si las zonas altamente radiactivas de la central han sido afectadas, y en qué medida.

Hace dos años, un terremoto de menor intensidad, provocó una fuga de mil litros de agua radiactiva del circuito primario que fueron a parar al mar. En aquella ocasión el dato se conoció días después, tras denuncias de grupos ecologistas.

En esta ocasión los daños pueden ser mayores, dada la intensidad del seísmo, y muestra la vulnerabilidad de las centrales nucleares, incluso de las más modernas, a las fuerzas de la naturaleza.

Japón es uno de los países del mundo que más ha apostado por la energía nuclear, a pesar de estar situado en una zona de muy alta actividad sísmica. En la actualidad hay 55 reactores y dos en construcción. En la zona afectada hay 15 reactores en cinco centrales. Para Ecologistas en Acción, catástrofes como ésta deberían hacer reflexionar a las autoridades niponas, y a las de la comunidad internacional en general, sobre la necesidad de prescindir cuanto antes de esta forma de generación de energía, peligrosa, cara y que genera unos residuos también muy peligrosos para los que no hay solución.

Si un tsunami destruyera el edificio en que se encuentran las piscinas que albergan el combustible gastado y se llevase el contenido al mar, aunque fuese una pequeña parte, las consecuencias serían catastróficas.

Aunque los daños aún están por evaluar, el peligro de construir centrales nucleares es demasiado grande para no sustituirlas cuanto antes por energías renovables, al alcance ya de todos los países desarrollados.

Convocatorias 17/03/2011

Jueves 17 de marzo (iconos verdes)


Ver Concentraciones antinucleares
en un mapa más grande


- Albacete
- Alicante
- Almería
- Barcelona
- Badajoz
- Bilbao
- Burgos
- Cáceres
- Cádiz
- Ciudad Real
- Córdoba
- Cuenca
- Ferrol
- Gijón
- Guadalajara
- La Palma
- León
- Logroño
- Madrid
- Málaga
- Mérida
- Murcia
- Navalmoral
- Pamplona
- Plasencia
- Salamanca
- Sevilla
- Toledo
- Valencia
- Valladolid
- Vigo
- Villanueva Vera
- Zaragoza

- Lisboa




Visitantes conectados: 753