Hembra de Lince ibérico muere atrapada por un cepo

Hembra de Lince ibérico reintroducida en el área del Guadalmellato, muere atrapada en un cepo en Villafranca de Córdoba.

El cadáver de una hembra lince adulta reintroducida en el área del Guadalmellato, ha sido localizada en un coto de caza del término municipal de Villafranca de Córdoba. Ecologistas en Acción solicitará a la Fiscalía de la Audiencia Provincial de Córdoba una investigación al tratarse de una especie en peligro crítico de extinción.

La localización de una hembra de lince ibérico muerta por inanición debido al destrozo provocado sobre una de sus extremidades por un cepo metálico, no debe de quedar impune en absoluto. A la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía le corresponde arbitrar todos los medios y recursos necesarios que permitan identificar a los autores materiales e inductores de este lamentable suceso.

Ecologistas en Acción exige, si se consigue identificar el coto de caza donde se depositó activado el cepo metálico, el cierre cautelar del aprovechamiento cinegético, así como la apertura del correspondiente expediente sancionador.

Igualmente, Ecologistas en Acción solicita la colaboración de los colectivos cinegéticos en la lucha contra la permisividad y complicidad que se retroalimenta constantemente, dentro del mundo de la caza entre los cazadores responsables y los gestores y cazadores fraudulentos e irresponsables.

Finalmente, Ecologistas en Acción considera conveniente suspender temporalmente la reintroducción de más linces en el área del Guadalmellato, mientras tanto no se haya inspeccionado minuciosamente los cotos de caza del entorno donde se están moviendo y desplazando los individuos liberados de las instalaciones de adaptación.

No se debe de obviar que estamos probablemente en el periodo más crítico para la fauna carnívora silvestre. Es precisamente en estas fechas, como venimos denunciando reiteradamente desde hace muchos años, una vez finalizado el periodo hábil de caza, cuando los gestores, propietarios y sociedades de cazadores se lanzan, con y sin autorización administrativa, a controlar o exterminar los predadores naturales de sus cotos, que según éstos, compiten por las especies cazables (conejo y perdiz roja fundamentalmente).