Denuncia por contaminación atmosférica en Torrelavega

Ecologistas en Acción de Cantabria ha presentado denuncia ante la Fiscalía contra la Consejería de Medio Ambiente, el Ayuntamiento de Torrelavega y la empresa Viscocel por un presunto delito ecológico como consecuencia de los elevadísimos niveles de contaminación atmosférica por sulfuro de carbono (SC2) en el área de Torrelavega.

La ciudad de Torrelavega sufre graves problemas de contaminación atmosférica causados por distintos compuestos químicos, algunos de forma cotidiana y otros en forma de episodios esporádicos pero críticos.

La Consejería de Medio Ambiente viene difundiendo y publicitando la favorable evolución de la calidad del aire en el área de Torrelavega en los contaminantes más comunes, lo cual es cierto en gran medida aún cuando se siguen produciendo algunos episodios de contaminación que deben de ser erradicados. Esta mejoría generalizada no puede ocultar el caso del disulfuro carbono (SC2), un contaminante específico de la zona de Torrelavega asociado a la actividad industrial de VISCOCEL, cuyas concentraciones en atmósfera alcanza niveles cada vez más alarmantes. La información existente en la actualidad permite concluir que esta situación se ha mantenido a lo largo de varias décadas aunque sólo existen registros desde hace 4 años. Los primeros resultados obtenidos, tras varios requerimientos de Ecologistas en Acción a la Consejería de Medio Ambiente, se hacen en 2007 y confirman que existen superaciones de los límites legales de contaminación diarios que superan el 40% de los mismos y que conllevan obligatoriamente la adopción de planes especiales (declaración de Atmósfera Contaminada para zona afectada) para su mejoría y que sin embargo no se adoptan. También se alcanzan picos de contaminación diaria que en varios casos llegan a superar decenas de veces los máximos legales.

Los últimos datos disponibles (2009) demuestran que se superan los límites máximos de contaminación legalmente tolerados en el 45 % de los días en Barreda y del 25 % en el caso de Torres. Cuando la mera superación de 15 días al año es legalmente determinante de la declaración de “Atmósfera Contaminada” y la obligatoria adopción de medidas y planes para reducir estos niveles.

Por otro lado también se han producido episodios críticos de alta contaminación que la legislación considera como “Situaciones de Emergencia”. La extrapolación de los datos del año 2009 indica que aproximadamente se habrían superado estos niveles en 69 días en Barreda y 35 días en Torres, circunstancias que conllevan la adopción de medidas excepcionales que estas administraciones no han llevado a cabo.

Estos datos son, con mucha diferencia, los peores registros históricos para cualquier contaminante atmosférico desde que existe la Red de Control y Vigilancia de Calidad del Aire en Cantabria y, sin embargo, es el único que no se mide en tiempo real, tan sólo se hacen controles uno de cada tres días, cuyos resultados no están disponibles hasta pasados varios meses.

La Consejería de Medio Ambiente ya ha manifestado que no tiene intención de realizar las mediciones en continuo a pesar de estar obligada legalmente a ello. El motivo no es otro que a medida que los controles son más fiables y alcanzan mayor representatividad, peor son los resultados. Es decir, la Consejería de Medio Ambiente ha optado por la política del avestruz.

Por su parte el Ayuntamiento de Torrelavega, tiene paralizado el preceptivo expediente de declaración de “Atmósfera Contaminada” que le trasladó la Dirección General de Medio Ambiente para continuar su tramitación desde hace 2 años y medio.

Ante la dejación en sus funciones, tanto por parte de la Consejería de Medio Ambiente como del ayuntamiento de Torrelavega, Ecologistas en Acción ha solicitado a la Fiscalía de Medio Ambiente que se abran Diligencias de Investigación Penal respecto a estos hechos.