Alertan de que la cementera de La Robla planea incinerar 260 toneladas diarias de residuos

Ecologistas en Acción de la provincia de León se ha personado en el trámite de consultas previas al estudio de evaluación de impacto ambiental del proyecto presentado por Tudela Veguín para ampliar la valorización energética de residuos en la cementera roblana.

Ecologistas en Acción que se opuso, primero, a la quema de residuos en la cementera, segundo, a que todos los residuos quemados, hasta 100tm/día, lo fuesen de neumáticos fuera de uso (NFU) , considera intolerable, y hará cuanto esté en su mano, para evitar a que se permita a la cementera ampliar la cantidad de residuos usados como combustibles alternativos en cantidad de 260 Tm/día (95.000 tm/año), es decir, casi triplicar la capacidad de incineración autorizada, Todo ello en un municipio de atmosfera degradada -por la propia actividad de la cementera y por la de otras industrias contaminantes-, y con mala ventilación por estar situado en un fondo de valle.

En La Robla, -funcionando la Central térmica de carbón próxima a la cementera, -estando ambas industrias situadas dentro del casco urbano-, se han venido superando los valores límite de diversos contaminantes, establecidos para proteger la salud humana; concretamente partículas y dióxido de azufre (en el caso de este último, incluso ha sido frecuente superar los niveles de alerta).

Por lo tanto nos parece un auténtico despropósito que Tudela Veguín promueva en este municipio (cercano al área metropolitana de León y su Alfoz, en la dirección de los vientos dominantes) el incremento sustancial de una actividad tan peligrosa como es la coincineración de 95.000 tm/año de neumáticos fuera de uso, plásticos, envases, residuos orgánicos, etc.

Todos estos residuos se pueden reciclar, alargando su vida útil, disminuyendo así la necesidad de extraer y transformar nuevas materias primas con el consiguiente ahorro de recursos naturales, agua y energía, y con la reducción global de emisiones de CO2 que esto supone. Y además, sin necesidad de liberar a la atmósfera dioxinas, furanos y metales pesados, que son los contaminantes más peligrosos conocidos – y que fundamentalmente se generan en la combustión de materiales ricos en cloro, como los citados-.

Por lo tanto Ecologistas en Acción ha solicitado la retirada del documento presentado por Tudela Veguín por estar plagado de errores y/ o falsedades y porque impide analizar el impacto ambiental del conjunto de la actividad que pretende desarrollar la cementera.

También se ha pedido el estudio de la ALTERNATIVA CERO de producir cemento con combustibles convencionales (fuel, gas, etc) más limpios que el coque residual de petróleo que utiliza la cementera, y en todo caso sin quemar residuos.

Y finalmente, que en aplicación del Principio de Precaución, se obligue al promotor a instalar en la cementera, sistemas de medición en continuo de dioxinas (mejor técnica disponible); y, contrastadas de forma independiente y por autoridad ambiental, se aporten al estudio de Evaluación de Impacto Ambiental estas mediciones, realizadas con y sin actividad de coincineración de residuos.