Petición de convocatoria urgente del Consejo Provincial de Medio Ambiente y Biodiversidad

El Delegado de Medio Ambiente de Sevilla aún no ha convocado el Consejo Provincial de Medio Ambiente y Biodiversidad tras cerca de un año en el cargo.

Ecologistas en Acción exige una convocatoria urgente del Consejo dada la trascendencia de asuntos pendientes y los meses que lleva el nuevo Delegado en el cargo, entre los que destaca la revisión del proyecto de dragado del Guadalquivir.

Hay que recordar que esta federación ecologista con presencia en 20 municipios de la provincia, solicitó hace ya meses una reunión para tratar distintos asuntos que preocupan en estos municipios sin que se haya dignado siquiera responder, incumpliendo así la ley 27/2006 de información y participación pública en materia de medio ambiente. Se adjunta.

Ecologistas en Acción deduce de esta actitud que el Delegado desprecia el máximo órgano de participación ciudadana en materia ambiental de la provincia y pasa de escuchar la opinión de la ciudadanía en los asuntos de su competencia.

L@s representantes de Ecologistas en Acción en el Consejo han remitido una carta al Delegado de la Consejería de Medio Ambiente en Sevilla en la que se le recuerda la existencia de este Órgano de Participación y se le pide que convoque una reunión del Consejo que incluya en el orden del día los siguientes temas:

Situación del proyecto de puesta en cultivo en regadío de parte de la finca militar Las Turquillas desarrollado por el ayuntamiento de Osuna que ha supuesto la apertura de al menos un pozo ilegal que va a afectar al sistema lagunar de la finca protegido con la figura de Reserva Natural.

La mortandad de aves amenazadas en los tendidos eléctricos de la subestación de La Ganchosa en el parque Natural de Sierra Norte a la que no se le pone fin.

Las nuevas autorizaciones a la Mina de Las Cruces que van a suponer que el agua de la depuradora de San Jerónimo acabe en el acuífero Niebla-Posadas y los numerosos expedientes sancionadores por ilegalidades en la gestión de las aguas. También preocupa la negligencia en el control de la Mina de Agua Blanca en Extremadura que genera vertidos que van a parar a la ribera de Cala y por éste al embalse del Cala que abastece a la población.

La nefasta gestión de escombros en la provincia que está generando la proliferación de escombreras ilegales y el enterramiento sin selección ni reciclado de la mayoría del escombro generado, incluido el que se gestiona bajo fianza.

Además, Ecologistas en Acción propondrá para su aprobación en el próximo Consejo una resolución de oposición al dragado del Guadalquivir en la que se recoja que el Consejo Provincial de Medio Ambiente y Biodiversidad tras tener conocimiento del informe científico sobre el estuario del Guadalquivir y de las conclusiones de la Comisión Científica del Espacio Natural Doñana, se pronuncia contrario a la realización del dragado de profundización del estuario del Guadalquivir propuesto por la Autoridad Portuaria de Sevilla.