El urbanismo especulativo llega a Periana

Ecologistas en Accion Axarquía ha presentado una serie de sugerencias al Avance del PGOU de Periana, calificándolo de insostenible.

Periana es una olivarera localidad malagueña del interior agrícola de la comarca de la Axarquía, situada a 51 Km al noreste de Málaga.

Ecoligistas en Acción admite que el Avance del PGOU de Periana posee una buena calidad en su memoria informativa (condiciones geográficas, naturales y sociales del territorio), memoria de infraestructuras y patrimonio histórico. Incluso llega a acertar plenamente en sus fines y objetivos básicos, y hace una correcta valoración de los precedentes y del grado de cumplimiento de las anteriores NNSS vigentes. Por otro lado son gratas las protecciones arqueológicas, patrimoniales, geológicas y agronómicas de los sectores reseñados, así como los espacios sujetos al Plan Especial de Protección del Medio Físico, el Embalse de la Viñuela y las Vías Pecuarias.


 Planteamiento Desarrollista

Pero precisamente hace luego oídos sordos a todo lo anterior y establece un modelo de planeamiento urbano muy desarrollista, contrario a los valores racionalizados antes, y que se pueden concretar en los siguientes puntos:

1.La población del municipio ha permanecido estancada en los 3400 habitantes desde 1981, donde provenía del fuerte decrecimiento de mediados del siglo XX. Técnicamente no hay crecimiento demográfico, y los residentes y turistas temporales ejercen su derecho a no empadronarse.

2.La mayor parte de las figuras de planeamiento recogidas en las Normas Subsidiarias vigentes, más de un 90 % del suelo, no se ha desarrollado. El crecimiento de Periana y sus principales poblaciones no es significativo, siendo suficiente una previsión de un 10 % en superficie y viviendas para dos cuatrienios.

3.La actividad inmobiliaria y edificatoria del municipio se concentra actualmente en el medio rural parcelado, fuera de núcleos y aldeas, y se basan en villas o mansiones de nueva construcción, dispuestas en urbanizaciones de dudosa legalidad, sin dotaciones ni infraestructuras.

4.La urbanización reglada de sectores (mediante planes parciales o similar) no tiene gran demanda en la actualidad en este u otros municipios cercanos, básicamente porque no responde ni al modelo tradicional de asentamientos, ni mucho menos al de turismo rural o ambiental.

5. La creación de grandes operaciones urbanísticas, ligada a campos de golf y otras instalaciones, está siendo seriamente cuestionada por la Junta de Andalucía a través de sus consejerías de Obras Públicas, Medio Ambiente o Agricultura. Resulta poco viable implantarlas además en zonas de alto valor paisajistico, espacios de montaña (altitud de más de 700 m.), lugares con recursos hídricos limitados y disputados (agricultura, turismo rural, población) que además son necesarios para otros espacios cercanos deficitarios (baja Axarquía, Costa Oriental). Sería necesario esperar las líneas básicas del Plan de Ordenación del Territorio de la Axarquía para proponer tales complejos o encajarlos en el conjunto subregional.

6.Se hace en reiterados capítulos del avance una aplicación ambigua del concepto de turismo rural. En ningún caso éste lleva aparejada la construcción de nuevos complejos, edificaciones o urbanizaciones, y no deben adoptarse errores recientes (aunque sean institucionales, y se hayan cometido en éste mismo municipio) para seguir fomentando el despropósito. Por el contrario, se echa de menos en el plan directrices o propuestas para potenciar el extenso patrimonio etnográfico, arqueológico y arquitectónico del municipio, y que muchos de los cortijos, molinos y casas de pueblo (bien recogidos en la memoria) sirvan rehabilitados de una verdadera red de alojamientos rurales insertados en un entorno auténtico.

7.La creación de un Polígono Industrial cercano a la villa de Periana no se adapta a la pretensión de que existan polígonos subcomarcales (se supone que el de la alta Axarquía se sitúa en Colmenar), y plantea varios interrogantes: el núcleo no tiene unos accesos viarios adecuados a tráfico pesado (ni carreteras externas ni calles), su proximidad al pueblo crea conflictos de cierto impacto (ruidos, gases, seguridad vial, tipología estética).

8. La creación de un campo de golf en la zona de Los Peñones, con claras pretensiones urbanísticas, contraviene los criterios de sostenibilidad en el desarrollo turístico de Periana y su apuesta por el mantenimiento de la actividad agrícola (que recordemos que necesita agua), proponiéndose su sustitución por otras actividades turísticas menos agresivas para la calidad ambiental del municipio, aprovechando los recursos endógenos, culturales y paisajísticos que dispone.

9. Se propone la ampliación de parajes protegidos, una serie de peñas y peñones que no aparecen en el inventario inicialmente avanzado en este PGOU.

10. Es imprescindible acompañar a este PGOU un inventario de árboles notables o singulares repartidos en diversos puntos de la geografía municipal para preservar su integridad frente a la tendencia general de talarlo para diversos fines.

11. Igualmente se solicita añadir a los ya recomendados en el PGOU, una serie de parajes destacables por su riqueza forestal y la presencia de especies autóctonas, tanto en fauna como en flora y vegetación.


 Imagen de la propuesta

Propuesta aparecida en el Avance del PGOU de Periana
Gena-Ecologistas en Acción critican la abusiva expansión de los proyectos urbanísticos sobre el paisaje agrario de Periana

 La Enfermedad Neodesarrollista "Urbanística"

En resumen, el avance del PGOU de Periana, con sus aciertos, muestra claros síntomas de la enfermedad que se extiende por la Axarquía: la liberalización del suelo rústico y la apuesta por un modelo de falso desarrollo basado en la especulación urbanística. La estrategia original de este PGOU, a diferencia de otros examinados hasta ahora, es que pretende presentarse como “sostenible”, un modelo a imitar por otros municipios del interior, porque dice respetar, supuestamente, las características culturales del municipio y su medio ambiente. Sin embargo, un examen atento a su planteamiento revela una apuesta decidida por el ladrillo, muy por encima de las tendencias normales o asumibles de crecimiento del municipio y muy por encima del equilibrio entre desarrollo, recursos y calidad ambiental.

Falsas aldeas

Como se ha señalado en este escrito, la estrategia original consiste en una abusiva y gratuita ampliación del criterio urbanístico de “aldea”, más allá de sus raíces históricas, para incluir una serie de diseminados que unas veces son meros cortijos y otras veces son diseminados que se han impuesto ilegalmente por la vía de los “hechos consumados”, con la aquiescencia de los poderes locales. Cuando lo usual, en cualquier planeamiento urbanístico, es dejar dichas viviendas “fuera del planeamiento”, y por tanto no ampliables ni reformables, estructuras que deberán perderse con el tiempo, el PGOU le da el carácter de “aldea” y por tanto de “suelo urbano consolidado”, condonando así todas las obligaciones de cesión de cualquier urbanización hacia el ayuntamiento, algo contradictorio con uno de los objetivos del plan, que es el de aumentar los recursos propios del ayuntamiento y el cuidado por el medio ambiente pues se supone que un suelo urbano consolidado tiene aseguradas sus infraestructuras y a menudo estas falsas aldeas no lo tienen pues soslayaron la legalidad.

Pero la cosa no se queda ahí, sino que el plan integra junto a edificios consolidados (cortijos) y núcleos de antiguas aldeas, de una manera gratuita y abusiva, una serie de viviendas aisladas que frecuentemente se han levantado ilegalmente o como falsas casas de aperos, contra todo planeamiento, y las considera globalmente “suelo urbano no consolidado”, metiendo en el mismo saco alrededor del suelo urbano consolidado, una serie de viviendas a menudo ligadas a la actividad agrícola, incluso en la actualidad, con lo que por decreto se mete en un núcleo urbano a viviendas y parcelas agrícolas, estimulando, cuando no obligando literalmente a los campesinos, a vender o especular con sus tierras (regaladas como urbanas) y abandonar la actividad agrícola. Con ello, no sólo se está promoviendo el abandono del campo (y por tanto del cuidado del paisaje) sino también se está dando enormes facilidades para la especulación y la actividad urbanística, puesto que al declararlo como suelo urbano, el ayuntamiento está renunciando a toda una serie de exigencias y limitaciones que tendría cualquier plan parcial o incluso en suelo urbanizable (cesiones de equipamiento, de superficie, etc., limitaciones medioambientales, etc.), lo que de nuevo está en contra del objetivo de aumentar los recursos públicos y la propia noción de desarrollo sostenible, y al mismo tiempo está dando muchas facilidades para la rentabilidad del negocio especulativo.


 Estrategia Especulativa

El paso final de esta original estrategia consiste en ampliar el suelo urbanizable como “suelo urbanizable sectorizado” (equivalente al antiguo suelo urbanizable programado) alrededor de este suelo urbano no consolidado. En cualquier planeamiento el suelo urbanizable sectorizado se programa de acuerdo con unas previsiones lógicas de crecimiento de una población. Sin embargo, cuando aún no se ha consolidado esos suelos urbanos, en un escenario en el que incluso, recordémoslo, Periana no ha consolidado el 90% de la superficie urbanizable prevista en sus, todavía vigentes, Normas Subsidiarias, cuesta creer que esta superficie urbanizable vaya a cubrirse en un plazo razonable y al ritmo de crecimiento actual de este municipio. Por lo que esta operación sólo va a conseguir elevar vertiginosamente el precio de suelo, a través de los consabidos mecanismos de especulación (compraventa) y se irá cubriendo de diseminados que soslayarán, como lo han hecho hasta ahora, por la vía de los hechos consumados, las exigencias y limitaciones urbanísticas, además de estimular, de nuevo, al abandono de la actividad urbanística para dejar en manos de los especuladores la tierra y con ello el descuido del paisaje y la despoblación autóctona.

Sin Calidad

Por todo lo cual dudamos mucho de la pretendida “calidad” de este documento y mucho menos que, tal como pretenden hacernos creer, este avance siga las directrices de la Unión Europea en cuanto a sostenibilidad, crecimiento económico y garantía de la calidad de vida de los ciudadanos. Lo único que va a conseguir es aumentar la especulación urbanística y el abandono de la actividad agricola para convertirse en un espantoso diseminado de viviendas sin control alguno de los condicionantes ambientales que se exige a cualquier modelo de desarrollo.

Nuestra propuesta va en la dirección de aceptar una ampliación razonable del suelo urbano de Periana, ordenar el suelo consolidado de las aldeas y dejar fuera de planeamiento todas las viviendas en diseminados y controlar más el urbanismo ilegal que se impone como hecho consumado. Debe protegerse más el suelo rústico y apostar más por la actividad agrícola y renunciar a esa perniciosa carrera por conseguir la ansiada “capitalidad” de la Alta Axarquía.




Visitantes conectados: 683