Aves amenazadas por un parque eólico

El delegado provincial de Medio Ambiente de Sevilla aprueba un parque eólico que pone en riesgo Águilas Perdiceras y Pescadoras.

Ecologistas en Acción denuncia las lamentables Declaraciones de Impacto Ambiental positivas tanto en dicho proyecto eólico como en otro distinto donde se destroza parte de un valioso bosque mediterráneo.

En la Sierra Sur, término de La Puebla de Cazalla, se va a instalar un parque eólico según la Autorización Ambiental Unificada otorgada por el delegado provincial de medio ambiente.

Ecologistas en Acción presentó alegaciones al Estudio de Impacto Ambiental ya que la instalación va a suponer un grave riesgo para aves amenazadas como Águila Perdicera, Águila Pescadora y otras rapaces presentes en la zona. A través de las alegaciones se solicitaba la denegación de su autorización y como medida mínima de protección, la parada de máquinas ante la presencia de estas aves en las inmediaciones de los molinos tal y como se hace en otros parques eólicos andaluces. Esta medida evita en un porcentaje elevado que las grandes aves colisionen contra los aerogeneradores y mueran aunque no evita la mortandad de murciélagos y migradoras de menor tamaño. La autorización ambiental se ha concedido sin exigir al promotor dicha medida que aparejaría puestos de trabajo, alegando que es suficiente con un sistema experimental y por tanto de dudosa efectividad, consistente en sonidos ahuyentadores colocados en algunos de los molinos del parque. Este sistema puede provocar el abandono del territorio por parte de las águilas y los mamíferos presentes. En el peor de los casos, las aves podrían habituarse a él y correr serios riesgos.

La población andaluza de Aguila Perdicera es muy pequeña, rondando las 340 parejas y se encuentra en declive desde los años setenta a nivel estatal. Teniendo en cuenta que el 70% de la población europea se localiza en España peninsular, y conocida su tendencia regresiva, en Europa y en España se considera "En Peligro". Además, debido a la disminución continuada de las poblaciones en toda Europa, cuenta con un Plan de Acción Europeo, promovido por la Comisión Europea y BirdLife International, aprobado por los Convenios de Berna y Bonn. En la provincia de Sevilla existen menos de 20 parejas, número que al parecer, satisface las expectativas de conservación de la Delegación de Medio Ambiente.

El Águila Pescadora por su parte está considerada en España como en peligro crítico según la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza). La Junta de Andalucía está invirtiendo fondos públicos para su reintroducción pero por otra parte está aprobando parques eólicos que pueden suponer la muerte de individuos. En Cádiz hace dos años, colisionó contra un molino el primer ejemplar constatado de Europa.

Por todo ello, denunciamos la poca importancia que para el delegado provincial de medio ambiente, sr. Francisco Javier Fernández, tiene la protección de estas especies amenazadas.

Ecologistas en Acción también ha solicitado el cambio de aerogeneradores en el parque eólico Puerto Calera, en los términos de Morón, Pruna y Villanueva de S. Juan, ya que va a suponer la eliminación de 525 pies de encina y el matorral asociado, y transformará irreversiblemente una superficie superior a la hectárea y media, con gran proporción del Habitat de Interés Comunitario “Bosques de Quercus ilex y Quercus rotundifolia” en el cuadrante NW del parque. El propio estudio reconoce un valor de conservación Muy Alto, por su estado climácico, acarreando una perdida irreversible de superficie forestal que no debería verse afectada como consecuencia de una autorización administrativa debido a la escasez de estos ecosistemas y su importancia en el mantenimiento de biodiversidad, y que se solucionaría cambiando de ubicación algunos molinos.

Ecologistas en Acción cree muy necesaria la energía eólica como una de las soluciones para luchar contra el cambio climático pero es contrario a instalaciones que afecten de esta guisa a nuestro maltrecho medio ambiente. Desde este colectivo se ha reiterado en diversas ocasiones consultar el mapa provincial de zonificación de bajo impacto para estas instalaciones o participar en la elaboración del mismo si finalmente la Consejería carece de él. Algo que hasta ahora desconocemos dada la costumbre de esa administración a incumplir la ley 27/2006 de Información y Participación Pública en materia ambiental.