Denuncian las autorizaciones de chiringuitos por no ajustarse a la ley

GENA-Ecologistas en Acción ha presentado denuncia ante la Fiscalía de Medio Ambiente y del Defensor del Pueblo Andaluz, contra las autorizaciones y concesiones de chiringuitos que viene practicando la Dirección General de Costas y ahora comparte con ayuntamientos y Junta de Andalucía, considerando que dichas autorizaciones podrían ser constitutivas de un fraude de ley.

En efecto, en el nuevo contexto legal originado tras el traspaso de competencias en materia de autorizaciones del Ministerio de Medio Ambiente a la Junta de Andalucía, los ayuntamientos están redactando planes de playas con autorizaciones de 20 m2 porque la Junta de Andalucía, a través de sus Delegaciones Provinciales, tienen competencia en autorizar instalaciones de un máximo de 20 m2, a propuesta de los ayuntamientos de las respectivas playas. Por su parte, la Dirección General de Costas, mantiene la capacidad de otorgar concesiones y dar informes vinculantes a instalaciones de más de 20 m2.

En este nuevo contexto se pueden originar ilegalidades por falsedad documental al no declararse las superficies reales de cada chiringuito.

Aunque la problemática detectada es general para toda Andalucía, conocemos con algo de mayor detalle el caso del municipio de Rincón de la Victoria. En efecto, en el litoral de este municipio todavía queda un paraje virgen y con alto valor paisajístico entre el Arroyo Granadilla y la urbanización La Gaviota (Torre de Benagalbón), donde hay actualmente 14 chiringuitos en la playa: 2 con 20 m2 de ocupación y 12 con más de 200 m2 de ocupación y uno en la zona de servidumbre. Todo en un tramo de playa de 2 km. Todos estos chiringuitos ubicados en la arena tuvieron autorización para quiosco de establecimientos desmontables de superficie máxima 20 m2 sin terraza hasta el año 2008, y sin autorización ninguna durante los años 2009 y 2010.

Precisamente, la demarcación de Costas no les concedió la autorización por no cumplir con las dimensiones de establecimiento desmontable (es decir un máximo 20 m2 y sin terraza) ya que la mayoría de ellos superan los 200 metros cuadrados. Al no estar autorizados no han pagado canon alguno a Costas desde esa fecha.

O sea que están “de gratis”. Aparte está el establecimiento similar en la zona de protección, que es el único legal que existen y no están en la playa, por lo que en total hay 16 chiringuitos en un tramo de 2 km de playa. Ahora el Ayuntamiento de Rincón de la Victoria ha aprobado una propuesta de concesiones (Plan de Playas 2011) por la cual quiere legalizar en esta zona todas las edificaciones ilegales en la playa, que es suelo público de espacios libres de todos los españoles, y proponen colocar 13 fijos, más 3 quioscos no desmontables con terraza, es decir 16 establecimientos fijos, que añadiendo el existente en zona de servidumbre, hacen un total de 17 chiringuitos en tan sólo 2,3 km de playa, una media de un chiringuito cada 135 m cuando la mínima distancia entre ellos es de 200 metros, todo un récord para la insaciable avaricia de los okupas chiringuiteros.

Que, en este nuevo contexto, esta asociación ha detectado diversas irregularidades en la tramitación de autorizaciones, que podrían representar delitos de prevaricación, falsedad documental y los correspondientes delitos contra el medio ambiente.

1º.- En el Plan de Playas 2010 de Rincón de la Victoria, se solicitaba a Costas autorización para quioscos desmontables los cuales todos eran chiringuitos con una planta de más de 200 m2 de superficie. Como era de esperar, Costas no autorizó estos establecimientos, porque la ley solo autoriza 20 m2 y sí autorizó la renovación de cinco concesiones de establecimientos fijos.

Sin embargo, en el Plan de Playas 2011 del mismo municipio, aparecen nuevamente las 5 renovaciones de concesiones referentes a establecimientos fijos y el resto aparecen como quioscos supuestamente con una superficie de 20 m2 independientemente de que en realidad la mayoría tengan más de 200 m2.

De este modo, el Ayuntamiento de Rincón vuelve a intentar la autorización desestimada en el Plan de 2010 presentando estos chiringuitos como estructuras de 20 m2 cuando en realidad tienen 200 m2.

Con esta artimaña consiguen soslayar el espinoso informe de Costas porque, tras el traspaso de competencias de Costas a la Junta, Costas no interviene en autorizaciones de instalaciones de 20 m2, sino que lo hace la Delegación Provincial de Medio Ambiente de Málaga (Costas sólo interviene con informes vinculantes en las concesiones, no en las autorizaciones de 20 m2). Según parece, por alguna razón, esta Delegación recientemente ha autorizado estas instalaciones de Rincón de la Victoria que supuestamente dicen tener 20 m2, sin comprobar si estas dimensiones se ajustaban a la realidad.

De este modo, con una aparente falsedad documental por parte del Ayuntamiento de Rincón, y una negligente labor fiscalizadora de la administración medioambiental, estas instalaciones de 200 m2 logran una autorización que por ley deberían haberse rechazado, como de hecho ya hizo Costas en el Plan del 2010.

2º.- Más llamativo aún es el hecho de que al menos 3 chiringuitos de Rincón de la Victoria que entran en el paquete del Plan de Playas 2011 aprobado por la Delegación de Medio Ambiente tienen diligencias abiertas en Fiscalía de Medio Ambiente, por posibles delitos contra la ordenación del territorio, uno de ellos con una petición de 1,5 años de cárcel por parte de la Fiscalía de la Audiencia Provincial de Málaga.

Además al menos 5 quioscos tienen resolución firme por parte de la demarcación de Costas para el levantamiento de las instalaciones de la playa tras ser expedientados por el Ministerio de Medio Ambiente (Costas) por edificar mucha más superficie de la inicialmente aprobada –antes del 2008- de 20 m2. Dicho de otro modo, el Ayuntamiento de Rincón de la Victoria, con el visto bueno de la Delegación de Medio Ambiente, ha autorizado a tres chiringuitos que fueron expedientados y procesados precisamente por el mismo acto delictivo, el mismo objeto, el mismo lugar y el mismo solicitante y que ahora se autoriza por otra administración. Como si no hubiera pasado nada anteriormente, por lo cual podríamos estar ante un fraude de ley.

3º.- Los ayuntamientos de la Axarquía no suelen tener en cuenta la normativa supramunicipal del POT de la Axarquía y esto se extiende también en la ordenación del litoral. Tomaremos como ejemplo el caso de Algarrobo, que recientemente licitó sus tres primeros chiringuitos autorizados por la Dirección General de Costas.

Debe precisarse que estos chiringuitos no son desmontables, sino fijos. Al respecto, unos y otros han ignorado lo que dice el POT de la Axarquía sobre este tipo de instalaciones. En efecto, en su artículo 33, sobre las playas, apartado 4, establece textualmente una determinación de obligado cumplimiento que indica que estas instalaciones deberán ser desmontables.

4º.- El asunto más llamativo, es el hecho de que estas autorizaciones y concesiones sobre chiringuitos de playa en los Planes de Playa se están haciendo sistemáticamente sin calificación ambiental y sin exposición pública, por tanto sin la posibilidad de que puedan ser alegadas o recurridas, a pesar de que tanto la legislación estatal (Ley 9/2006 de 28 de abril sobre Evaluación de los Efectos de determinados Planes y Programas en el Medio Ambiente) a la que se debe ajustarse la Dirección General de Costas, como la legislación autonómica (Ley 7/2007 de 9 de julio, de Gestión Integrada de la Calidad Ambiental o GICA), a la que deben ajustarse los ayuntamientos de Andalucía, vigente desde primeros del mes de Abril de este año, que especifican claramente la obligación de someter estos Planes de Playa a los trámites previstos de información pública y prevención ambiental.

Estos hechos nos han inducido a denunciar estas prácticas por el incumplimiento de la legalidad vigente y la falta de transparencia en la tramitación de autorizaciones y concesiones de chiringuitos de playa por parte de los correspondientes Ayuntamientos (como es el caso concreto de Rincón de la Victoria) como la propia Dirección General de Costas del Ministerio de Medio Ambiente.

Estas instituciones podrían estar incurriendo, con total falta de transparencia, en un delito de prevaricación, ya que han estado actuando de espaldas a las leyes de prevención ambiental, pues tienen la obligación de incorporar todo este proceso de evaluación ambiental al expediente de concesión o autorización de chiringuitos y además incluir un proceso relativo a la información pública.

Y como consecuencia de todo ello, solicitamos que se clarifique el estatus de legalidad de todos los chiringuitos de Rincón de la Victoria en particular, y de todo el litoral de Málaga en general.