Cierre cautelar del vertedero de Befesa

El SEPRONA sorprende a los operarios de Befesa y abre un acta de infracción por presuntos vertidos ilegales.

Las organizaciones Ecologistas en Acción y Greenpeace piden a la Junta de Andalucía que cierre cautelarmente las instalaciones de Befesa (Abengoa) en Nerva, tras saber que el SEPRONA (Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil) ha levantado un acta de infracción por presuntos vertidos ilegales al río Tinto. Esta irregularidad se suma a la larga lista de las que acumula la empresa Befesa en Huelva y en concreto en la planta de Nerva. Entre ellas hay que destacar las tres sanciones graves impuestas a Befesa por el Ministerio de Trabajo debido a las malas condiciones de sus instalaciones en Palos de la Frontera, y el incendio ocurrido en el vertedero de Nerva el pasado día 15 de abril. Ambas en menos de un mes.

Según la información de la Guardia Civil recogida en los medios de comunicación, los agentes del Seprona detectaron una bomba que estaba vertiendo lixiviados directamente a los arroyos del Canario y del Ventoso, de la cuenca del Tinto. Además, "muy difícilmente" pudo ser un vertido accidental, ya que la Guardia Civil descubrió el mecanismo con el que los operarios de Befesa estaban aliviando el agua tóxica acumulada en los vasos del vertedero directamente al cauce. Estos vertidos inciden directamente sobre el río Tinto, catalogado como Lugar de Interés Comunitario por la Unión Europea además de ser Paisaje Protegido.

"Están convirtiendo el río Tinto en un retrete tóxico", ha declarado Juan Romero, de Ecologistas en Acción de Huelva "Están destrozando un entorno inigualable que es, además, lugar de investigación científica para la NASA".

Esta denuncia del SEPRONA se produce en el momento en que Ecologistas en Acción y Greenpeace están analizando el posible tratamiento irregular de 25.000 toneladas de residuos peligrosos italianos que han llegado al vertedero procedentes de la descontaminación de un área industrial cercana a Milán. Toda la información sobre este caso ha sido ya remitida a la Comisión Europea, que la está analizando, y al Defensor del Pueblo Andaluz.

"Si tras esta denuncia del SEPRONA la Junta de Andalucía sigue sin hacer nada, estará claramente abandonando su responsabilidad de proteger la salud de las personas y el medio ambiente", ha declarado Sara del Río, responsable de la campaña de Contaminación de Greenpeace. "Si Befesa incumple las condiciones de la autorización, la Junta debe retirársela de inmediato".