Valoración negativa en la Dársena de San Jerónimo

El proyecto de ampliación del Parque de San Jerónimo y de actuaciones en la ribera del Guadalquivir desde San Jerónimo al Alamillo no se ajusta a los objetivos de la financiación europea.

Ecologistas en Acción valora negativamente las obras de acondicionamiento de la Dársena de San Jerónimo.

El proyecto de Acondicionamiento Ambiental y Reforestación de las Riberas del Guadalquivir y Parque de San Jerónimo financiado por la Unión Europea dentro del Programa para la recuperación y restauración de los entornos fluviales aporta poco en cuanto a estos objetivos, presentando una nula reforestación de riberas y un escaso acondicionamiento ambiental.

La realización del proyecto, dado el origen de su financiación, hacia pensar que posibilitaría la recuperación del carácter natural de las riberas de la dársena, además de actuaciones de mejora en el Parque de San Jerónimo, y había generado expectativas de una posible regeneración de la vegetación autóctona y de actuaciones para la conservación de la fauna de las riberas naturales perdidas en este espacio. Sin embargo, una vez acabadas las obras, tan cuantiosa inversión se ha quedado en un ajardinamiento de diseño urbano de césped y árboles dispersos y en una pasarela de diseño duro sobre el río.

De hecho, las actuaciones han supuesto la eliminación de un centenar de árboles ornamentales y de ribera, incluso de gran porte, que generaron al comienzo de las obras una denuncia de Ecologistas en Acción ante la UE. Trás esta denuncia la actitud de los promotores cambió y se ha mantenido cierta comunicación con los promotores del proyecto. Sin embargo, el proyecto no se ha modificado en lo sustancial y ni siquiera, se han llevado a cabo unas actuaciones previstas para favorecer la nidificación de la avifauna de las riberas, al parecer por discrepancias entre la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir y el Ayuntamiento de Sevilla, como promotores del proyecto, con la Autoriad Portuaria. Tampoco se ha actuado sobre la propia ribera, manteniendo el paseo y el muelle hormigonado como ribera del río, impidiendo su naturalización mediante su reforestación y facilitando el acceso del ciudadan@ a la ribera en algunos tramos.

Por tanto, no va a aportar ninguna mejora para la vegetación de ribera ni para el asentamiento de la fauna típica de estos ecosistemas que se preveía si la obra hubiera sido una verdadera regeneración hidrológica forestal como indica el proyecto.

Los 11.5 millones de euros invertidos según el candidato del PSOE Juan Espadas, cuando el presupuesto de ejecución es de 8,3 millones de euros según el cartel de licitación, ¿donde está la diferencia del presupuesto?, no van a servir para recuperar los valores ambientales de la zona, por lo que la organización ecologista pide al Ayuntamiento y al Ministerio de medio Ambiente que no enmascaren obras de parques urbanos y puentes de hormigón como obras de recuperación de la naturaleza en ambientes urbanos.