El Consejo de Europa alerta sobre los peligros potenciales de los campos electromagnéticos

- El Consejo de Europa urge a las administraciones públicas a aplicar el Principio de Precaución y la protección de la salud pública
- Recomienda informar a los más jóvenes sobre las consecuencias del uso indiscriminado de los teléfonos móviles y otros dispositivos emisores de microondas.
- Propone introducir un sistema de etiquetado que indique la presencia de microondas y señale la potencia de transmisión.

La Plataforma Estatal Contra la Contaminación Electromagnética (PECCEM), de la que forma parte Sagarrak-Ekologistak Martxan, manifiesta su satisfacción por la aprobación de la Resolución 1815 de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa sobre los peligros potenciales de los campos electromagnéticos y sus efectos en el medio ambiente. La resolución que fue aprobada el pasado 27 de mayo, avala muchas de las reivindicaciones que las organizaciones de afectados propugnan desde hace años y que van destinadas reducir los riesgos para la salud de este tipo de campos.

Por eso, la Plataforma insta a todas las autoridades competentes del Estado español a realizar de forma urgente las actuaciones oportunas para aplicar las recomendaciones del Consejo de Europa y espera que la resolución suponga el inicio de una nueva etapa en la cual la aplicación del Principio de Precaución y la protección de la salud pública sean la prioridad en base al interés general.

En línea con los colectivos de afectados, la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa recomienda a los gobiernos de la Unión Europea, entre otras cosas, a “adoptar todas las medidas razonables para reducir la exposición a los campos electromagnéticos, especialmente a las radiofrecuencias emitidas por los teléfonos móviles, y en especial la exposición de los/as niño/as y jóvenes que al parecer corren el mayor riesgo de tumores de la cabeza;“ a que “se aplique el principio ALARA o “tan bajo como sea razonablemente posible”, en relación tanto con los efectos térmicos como con los efectos atérmicos o biológicos de las emisiones o radiación electromagnética; y a "prestar especial atención a las personas "electrosensibles" afectadas por un síndrome de intolerancia a los campos electromagnéticos, y establecer medidas especiales para protegerlas, incluida la creación de “zonas blancas” no cubiertas por las redes inalámbricas".

Respecto al uso individual de los teléfonos móviles, los teléfonos inalámbricos DECT, los sistemas WiFi, WILAN y WIMAX para los ordenadores y otros dispositivos inalámbricos como los interfonos para la vigilancia de bebés, el Consejo de Europa recomienda " establecer umbrales de prevención para los niveles de exposición a largo plazo a las microondas en todas las zonas interiores, de conformidad con el Principio de Precaución, que no superen 0,6 voltios por metro, y a medio plazo reducirlo a 0, 2 voltios por metro;” “introducir un sistema de etiquetado claro que indique la presencia de microondas o campos electromagnéticos, la potencia de transmisión o la tasa de absorción específica” (TAS, DAS o SAR) del dispositivo y cualquier riesgo para la salud relacionado con su uso;” y, “el uso de teléfonos fijos con cable en los hogares o, en su defecto, de modelos que no emiten permanentemente ondas pulsadas”. Cabe destacar, en este sentido la recomendación de evitar especialmente los aparatos como los interfonos para la vigilancia de bebés o los teléfonos inalámbricos fijos DECT que emiten constantemente potentes radiaciones, aunque estén en espera.

Sobre la protección de la infancia, el Consejo de Europa insta a los Estados de la UE a "desarrollar, en los distintos ministerios (educación, medio ambiente y sanidad), campañas de información específicas dirigidas al profesorado, las madres y padres y los/as niños/as para advertirles de los riesgos específicos del uso precoz, indiscriminado y prolongado de los teléfonos móviles y de otros dispositivos que emiten microondas”; y a ”dar preferencia para los/as niños/as en general, y en especial en los centros de enseñanza y en las aulas, a las conexiones a Internet por cable, y regular estrictamente el uso de teléfonos móviles por parte de los/as niños/as en el reciento escolar.”

En referencia a la planificación de instalaciones, entre otras cosas, aconseja a las administraciones “aplicar normas de seguridad estrictas para que las instalaciones eléctricas de las nuevas viviendas sean adecuadas”; “reducir los niveles de exposición para las antenas de conformidad con el principio ALARA e instalar sistemas de seguimiento global y continuo de todas las antenas” y “determinar la ubicación de cualquier nueva antena GSM, UMTS, WiFi o WiMax no basándose únicamente en los intereses de las operadoras, sino en consulta con las autoridades locales y regionales, los residentes locales y las asociaciones de ciudadanos/as afectados/as”.

Por último, el Consejo de Europa invita a "aumentar la financiación pública de la investigación independiente”; a que sea obligatoria “la transparencia de los grupos de presión"; así como a " Promover debates pluralistas y controvertidos entre todas partes interesadas, incluida la sociedad civil (Convenio de Aarhus)."

Traducción del texto oficial inglés de la Resolución 1815

Los textos originales en inglés y francés de la Resolución l815 figuran en la web del Consejo de Europa




Visitantes conectados: 239