Premios Atila Castilla y León 2011

El Día Mundial del Medio Ambiente fue establecido por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1972 coincidiendo con la primera cumbre mundial sobre medio ambiente: la Conferencia de Estocolmo sobre el Medio Ambiente Humano. Los fines de este evento anual son aumentar la conciencia medioambiental, y fomentar la acción global en la protección del medio ambiente.

Ecologistas en Acción concede los Premios Atila con el objetivo de “distinguir y denunciar a aquellas personas, entidades o proyectos que más hayan destacado por su contribución a la destrucción del medio ambiente”. Los premios, que se concedieron por primera vez en 1992, tienen dos categorías denominadas “Atila” y “Caballo de Atila”.

Ecologistas en Acción de Castilla y León, tras la deliberación del Jurado, acordó:

1. Conceder el Premio Atila a la peor conducta ambiental al empresario leonés David Álvarez Díez, presidente del Grupo Eulen, como promotor del proyecto de estación de esquí de San Glorio (León y Palencia) a través de la sociedad Tres Provincias. La estación de esquí de San Glorio es un proyecto inmobiliario incrustado en el corazón de la Cordillera Cantábrica, dentro de un espacio natural protegido hábitat de especies en peligro de extinción como el oso pardo y el urogallo.

Gracias a sus manejos políticos, David Álvarez ha conseguido el apoyo unánime de las Cortes de Castilla y León a este proyecto, que el Gobierno autonómico pretende blindar frente a tribunales y ciudadanos a través de tres leyes a la carta e inversiones públicas por valor de más de 50 millones de euros en las infraestructuras de acceso, además de la aportación del 30% del capital de Tres Provincias, para sacar adelante un proyecto privado económica y ecológicamente insostenible.

La filosofía vital de David Álvarez se resume en su reciente receta para salir de la crisis económica: “trabajar más y vivir peor”. Justo cuando la escasez de trabajo y el agotamiento de los recursos naturales aconsejaría trabajar y consumir menos para vivir todos mejor.

2. Conceder el Premio Caballo de Atila a María Jesús Ruiz Ruiz, Vicepresidenta y Consejera de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, por toda una trayectoria de depredación de los espacios naturales de la región, promoviendo y apoyando su explotación inmobiliaria en casos tan sangrantes como la Ciudad del Golf de Ávila, la Ciudad del Medio Ambiente en Soria o la estación de esquí de San Glorio en León y Palencia. El Jurado destaca su concepción utilitarista de la naturaleza, su autoritarismo y su entrega al servicio de empresarios privados como David Álvarez.

3. Ecologistas en Acción de Castilla y León otorga por primera vez el Premio Ecologista a la mejor conducta ambiental, concedido a la Cooperativa ARAE, formada por agricultores y ganaderos ecológicos de Castilla y León, reconociendo su apuesta pionera por la revitalización del medio rural y la alimentación saludable en la región, en armonía con la naturaleza.