Regeneración fracasada en la playa de Fuentebravía

El Ministerio de Medio Ambiente, Rural y Marino (MMARM) ha remitido a Ecologistas en Acción el tan esperado estudio sobre la recuperación de la playa de Fuentebravía, para que demos nuestra opinión sobre sus conclusiones y propuestas de actuación.

El mencionado estudio, realizado por la Universidad de Cantabria, analiza las causas de las pérdidas de arena de esta playa y del resultado de las actuaciones realizadas estos últimos años. Las conclusiones son claras:

- En la playa de Fuentebravía el oleaje del Atlántico produce pérdidas de arena de hasta 4 metros de altura en perfil, rotura de accesos y tuberías que en su día se colocaron para la evacuación de aguas pluviales, inutilizando el futuro uso y disfrute de la playa por parte, de los ciudadanos.

- Tras la construcción de los puertos de Rota y de su base naval, así como de los espigones de la Costilla, el aporte de sedimentos a la playa de Fuentebravía producto de la deriva litoral natural se ha visto drásticamente reducido.

- La construcción en el acantilado y en misma playa de numerosas edificaciones impiden la formación de sistemas dunares que deberían proteger a la playa y a las edificaciones.

- La presión urbanística tras la playa y la presencia de lajas rocosas de origen natural al pie de la misma, son los principales factores que contribuyen a la continua erosión de la playa de Fuentebravía.

- La estrategia hasta ahora seguida para el mantenimiento de la playa ha consistido en rellenos en todas aquellas ocasiones en las que se ha producido una reducción alarmante de ancho de playa seca.

- Esta alternativa ha resultado ser poco efectiva en invierno y altamente costosa en el medio y largo plazo.

Como resultado de estas actuaciones antrópicas en el litoral resulta un balance sedimentario negativo, y por tanto, la playa se encuentre en permanente proceso erosivo. Como orden de magnitud de esta erosión, se ha establecido la pérdida anual de sedimentos en unos 65.000 m3/año.

Las líneas de actuación propuestas por el MMARM se encaminan hacia la estabilización de la playa mediante el establecimiento de un equilibrio estático de tal forma que la playa de Fuentebravía se constituya como una unidad fisiográfica en sí misma, aislada de las playas colindantes. Para lo cual se debe proporcionar apoyo a la playa en su extremo Este (Punta Bermeja) mediante la construcción de un espigón semi-sumergido de baja cota de coronación en el sector sur de la playa y aportación de arena.

El estudio del MARM propone cuatro opciones:

Alternativa 0: sistema actual con rellenos anuales de arena.

Alternativa 1: espigón de 110 metros de longitud en Punta Bermeja.

Alternativa 2: espigón de 255 metros de longitud en Punta Bermeja y aportación de 106.000 m3 de arena.

Alternativa 3: dique en T y tómbolo frente a Punta Bermeja y aportación de 290.000 m3 de arena.

La alternativa 0 se desestima por haberse manifestado poco efectiva debido a la alta frecuencia de presentación de episodios de gran erosión.

El estudio se pronuncia inicialmente por la alternativa 2: Espigón de 255 metros de longitud en Punta Bermeja, con cota de coronación variable, parcialmente sumergido, acompañado por un aporte de arena de 106.000 m3, que se supone no habría que repetir anualmente.

Ecologistas en Acción valora positivamente que por fin el Ministerio de Medio Ambiente, Rural y Marino, del que depende la Demarcación de Costas, reconozca lo que venimos anunciando y denunciando años tras año: que las regeneraciones de la playa de Fuentebravía son costosas e inútiles, y que habría que adoptar soluciones estructurales que garanticen la estabilización de esta playa a medio y largo plazo.

Ecologistas en Acción analizará el estudio que se nos ha remitido el MMARM y propondrá modificaciones al mismo, ya que entendemos que toda solución viable debe actuar sobre las causas de la pérdida de arena, que son dos principalmente, los espigones de la base Naval de Rota y las construcciones bajo el acantilado. Sobre la primera es difícil actuar, aunque se debería exigir a las autoridades norteamericanas que se hicieran cargo del costo de las actuaciones previstas para mitigar las consecuencias de una obra promovida y ejecutada por ellos. Sobre las construcciones en la playa edificaciones sí se puede y debe actuar, y el estudio, a pesar de reconocer su responsabilidad en el aumento de la erosión en esta playa, no propone actuación alguna para demoler parcial o totalmente las construcciones existentes en la playa: paseos, aparcamientos, canalizaciones, edificios…

Ecologistas en Acción espera que este sea el último año que se lleve a cabo esta lamentable regeneración con arena en la playa de Fuentebravía, que supone solo un arreglo cosmético de cara al turismo estival, y con el que se ha intentado ocultar las verdaderas cusas de la pérdida de arena y eludir las actuaciones reales para conservar este playa en un estado aceptable.