Bandera negra por los vertidos de Aqualia

Ecologistas en Acción coloca una bandera negra en la playa de Sanlúcar para denunciar el pésimo funcionamiento de la depuradora de aguas residuales y el grave deterioro ecológico en que se encuentra el estuario del Guadalquivir.

En el día de hoy Ecologistas en Acción ha izado una bandera negra en la playa urbana de la Calzada, en el municipio de Sanlúcar.

Se denuncia del pésimo funcionamiento de la depuradora de aguas residuales, gestionada por la empresa Aqualia, que vierte anualmente al río unos 5 millones de metros cúbicos de aguas residuales, con un tratamiento muy deficiente. El vertido ilegal y contaminante se realiza a través de una tubería de 700 metros de longitud a la desembocadura del río Guadalquivir. Durante el mes de noviembre de 2.010 se llegó a dar la circunstancia de que la depuradora, en vez de limpiar el agua residual, la vertía 4 veces más sucia de lo que entraba.

Estos hechos constituyen una infracción continuada de la legalidad cuyos responsables son: la empresa Aqualia, que gestiona la depuradora, y el ayuntamiento de Sanlúcar y Consejería de Medio Ambiente, que conocen y toleran las infracciones desde hace más de 2 años sin emprender acción alguna para evitarlas.

El estuario del Guadalquivir sufre un grave deterioro ecológico ocasionado por la falta de agua dulce, la pérdida de llanos mareales, las rectificaciones del cauce y los vertidos contaminantes. Entre estos vertidos destacan las aguas residuales de Trebujena, Sanlúcar y Chipiona. Además sobre el estuario se cierne la amenaza de un macrodragado para profundizar y ensanchar el canal entre Sevilla y Sanlúcar.

Video cortesía de www.sanlucardigital.es