Alegaciones al Puerto Marina Playa Granada

Ecologistas en Acción presenta alegaciones ante la Agencia Pública de Puertos de Andalucía al Estudio de Viabilidad del Puerto Marina Playa Granada (Motril).

El proyecto de marina contempla la construcción de 16 nuevos hoteles, 3 campamentos turísticos y 12.840 m2 de zona comercial, es decir 6179 espacios comerciales nuevos. Estos datos revelan la intencionalidad especulativa-inmobiliaria del proyecto.

El proyecto conlleva una gran excavación en la zona de la vega en una superficie de más de 80.000 m2 para la entrada de agua. Esto supone poner el acuífero Motril-Salobreña en contacto directo con el mar. No olvidemos que el nivel piezométrico en la zona es mínimo, de hecho en la Cagaílla hay surgencias naturales.

Hay que añadir que el acuífero Motril-Salobreña se encuentra mermado en su recarga por la reducción de aportes del río Guadalfeo desde la puesta en marcha de la presa de Rules, y por la pérdida de infiltraciones por riegos al haberse cambiado los usos del terreno.

La zona donde se proyecta la instalación es el antiguo cauce del río Guadalfeo y su llanura de inundación, por lo que el peligro de inundación es real y la legislación prohíbe construcciones en zonas inundables.

El proyecto de puerto interior se basa en un estudio de la Universidad de Granada -que curiosamente no firma nadie- que indica que existe un “gran déficit” en amarres para embarcaciones en la provincia de Granada. Este déficit en comparación a provincias como Málaga o Cádiz, no se sostiene, ya que en ambas provincias casi el 90% de la población vive en la costa, por el apenas 15% de Granada. Es lógico que esas poblaciones dispongan de más amarres netos, máxime con la flota pesquera que hay en Cádiz, por ejemplo.

Como todo proyecto especulativo que se planea en el litoral andaluz, pretende su aceptación social con la supuesta creación de miles de puestos de trabajo: afirma que los 800 amarres crearán 18.750 puestos de trabajo en una década, 1784 temporales y 61 indefinidos cada año, eso a pesar de que el informe económico de la empresa dice que serán 18 empleos los de la marina, cuando esté al 100%.
Lo que rompe todos los esquemas es la previsión, según el citado estudio de la Universidad de Granada, de 3.019 nuevas licencias de transporte de mercancías y 238 de viajeros que generaría la construcción de la marina. Parece que todo Motril va a ser camionero o taxista.

El proyecto también pretende justificarse ambientalmente al afirmar que los espigones necesarios para dar entrada a la marina, van a sujetar los sedimentos marinos y crearán playa, pero reconocen que antes hay que aportar dichos sedimentos para que el mar los distribuya.

El promotor es la sociedad Marina y Desarrollos Portuarios de Motril S.L. y cuenta con las entidades financieras -según lo aparecido en los medios de comunicación- Caja Granada y Caja Rural de Granada, entidades que tienen instrucciones del Banco de España para no arriesgar con inversiones urbanísticas-especulativas. Los precedentes de Caja Castilla la Mancha y Caja Mediterráneo están demasiado cerca. Eso quiere decir que la línea financiera del proyecto no está demasiado clara.

Por último, es denunciable la forma en que se está tramitando este proyecto. Aparece a información pública el 2 de agosto, fecha muy apropiada para que nadie se entere. Cuando se va a consultar los proyectos no están en Granada sino en Sevilla lo que supone una dificultad y pérdida de plazos para los interesados. De todos modos Ecologistas en Acción- Andalucía viene insistiendo en la necesidad de que las administraciones contesten a nuestras alegaciones y que no se nos prive del derecho democrático a la participación pública en materia de medio ambiente, y esperamos que, en este caso, nuestras alegaciones sean tenidas en cuenta.