El río Arlanzón debe ser respetado

El proyecto de acondicionamiento de los márgenes del río Arlanzón era, y sigue siendo, una insensatez a juicio de la organización ecologista. Se trata de una propuesta injustificada desde una perspectiva económica y ambiental. En primer lugar, no puede invertirse dinero en un proyecto que en nada mejoraría la vida en la ciudad de Burgos y que en los momentos actuales tan solo puede calificarse de despilfarro.

Desde una perspectiva ambiental considera que las actuaciones que se acometan en un sistema vivo como es el rio y sus riberas deben hacerse desde el respeto ecológico y con el único fin de salvaguardar el hábitat natural. Iluminar sus márgenes o introducir elementos arquitectónicos solo serviría para que la vida que se desarrolla en el rio desaparezca, algo que no se puede permitir en un entorno urbano y con una importante pérdida de biodiversidad como la actual.

La decisión del Ayuntamiento de Burgos de abandonar este proyecto muestra una sensatez que debería ser referente en todas sus actuaciones. Aunque criticamos el hecho de que se base tan solo en argumentos económicos y no introduzcan la perspectiva ecológica en sus decisiones.

Ecologistas en Acción espera que la decisión se torne en definitiva y que a partir de ahora tan solo se acometan actuaciones que mejoren la calidad ambiental de la ciudad. De la misma manera deseamos que se abandonen otros proyectos criticados por derroche de dinero que suponen y el atentado a la naturaleza. Es necesario que el equipo de Gobierno empiece a trabajar por la ciudad respetando los valores ecológicos y sociales que, de cumplirse, harían de esta ciudad un lugar mucho más habitable. En el presente y en el futuro.




Visitantes conectados: 407