Responsabilidades por la muerte de dos águilas imperiales

Ecologistas en Acción denuncia la muerte por electrocución de dos
ejemplares inmaduros de Águila imperiales en la finca Las Lomas, ubicada en La Janda, en el municipio de Vejer de la Frontera. Donde desde hace años, se está llevando a cabo el Plan de Reintroducción de esta especie protegida.

Ecologistas en Acción lamenta un nuevo atentado contra la fauna silvestre, la muerte de dos ejemplares de Águilas Imperiales electrocutadas en un tendido eléctrico en la finca Las Lomas, en la comarca de La Janda. La Consejería de Medio Ambiente (CMA) es la única responsable de este desgraciado incidente, a consecuencia, de que no ha puesto los medios necesarios para evitar estas muertes (es la administración, la responsable de exigir a las empresas eléctricas que acometan los trabajos oportunos), como es el soterramiento de las líneas de alta tensión que se encuentran en todo el ámbito de dispersión de esta especie, catalogada en peligro critico de extinción. Su falta de interés y mala gestión, se demuestra ya que aunque el Plan de reintroducción está funcionando desde el año 2002, continúa sin abordarse una de las principales causas de la mortandad de rapaces, la electrocución por tendidos eléctricos.

Ecologistas en Acción ha criticado este plan por la falta de
transparencia en la ejecución, en el que se ha realizado una elevada
inversión de dinero público. La propia Junta de Andalucía, que certificó
la idoneidad de esa finca para la suelta de ejemplares de águilas
imperiales criadas en cautividad, no es siquiera capaz de ponerse de
acuerdo con las compañías eléctricas, en este caso Endesa, para evitar
está mortandad no natural, porque no hay que olvidar que donde están instaladas estas torretas eléctricas no sólo colisionan rapaces, como el Águila Imperial, sino otras muchas especies como Buitres, Búhos, Alimoches, Cigüeñas, … debido a que La Janda es una de las áreas de descanso mas importantes de la Península ibérica, elegidas por miles de aves en sus pasos migratorios entre los continentes europeo y africano.

La Consejería de Medio Ambiente se ha negado a facilitar toda información a los diferentes colectivos conservacionistas que se han preocupado año tras año de los resultados del número de individuos que se están reintroduciendo en el medio natural, la mortalidad de los ejemplares liberados y la inversión realizada.

El Águila Imperial ibérica (Aquila adalberti), continúa siendo la rapaz
con el grado de regresión más evidente de todo el territorio español. Las transformaciones del hábitat, las muertes por disparo, las molestias en los territorios de cría durante el período reproductor y por supuesto, la electrocución en los tendidos eléctricos de individuos de todas las edades, son las causas principales de que el número de ejemplares no se recupere.

Ante esto, Ecologistas en Acción va a tomar todas las medidas legales para que este episodio no vuelva a ocurrir por la negligencia y desidia de la propia administración regional, ya que se pone de manifiesto el
menosprecio de salvaguardar unas de las especies más amenazadas de extinción del mundo. Por ello, todas y cada una de las lineas eléctricas que se ubican en zonas de dispersión deben de ser urgentemente eliminadas o soterradas, de manera sistemática.

La Junta de Andalucía está vulnerando impunemente el artículo 5.1 del
Decreto 5/1999, por el que se establecen las normas para las líneas
eléctricas con fines de protección de aves y la Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal, artículos 325 y 334.

Ante estos graves hechos, Ecologistas en Acción se ha dirigido al
consejero de Medio Ambiente para solicitarle la siguiente información y
documentación:

• Actuaciones que se han realizado, tanto en la Janda como en áreas
colindantes de campeo de Águilas Imperiales, para eliminar causas de
mortandad, (caza furtiva, tendidos de alta tensión, cebos envenenados…).

• Actuaciones que ha desarrollado esa Consejería para dotar de alguna figura legal de protección -preferentemente Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA)-, a la totalidad de los territorios usados por el Águila Imperial en el área en la que se está ejecutando la reintroducción de esta especie parea crear un núcleo reproductor.

- Se nos remitan los siguientes datos:

• Número de ejemplares de Águilas Imperiales criados por el sistema de hacking en la zona de la Janda, relacionados por años.

• Origen de los ejemplares de Águilas Imperiales criados por el sistema de
hacking en la zona de la Janda.

• Número de ejemplares de Águilas Imperiales liberados en este plan de
reintroducción, relacionados por años.

• Mortandad de Águilas Imperiales liberadas en este plan con indicación de
fecha y causa de la muerta.

• Inversión en este plan, desglosada por conceptos y años.

• Se nos remita copia de los convenios firmados entre la CMA y
propietarios particulares de las fincas donde se han liberado ejemplares de Águilas Imperiales.

Anexos:

TÍTULO XVI.
DE LOS DELITOS RELATIVOS A LA ORDENACIÓN DEL TERRITORIO Y EL URBANISMO, LA PROTECCIÓN DEL PATRIMONIO HISTÓRICO Y EL MEDIO AMBIENTE.

CAPÍTULO I.
DE LOS DELITOS SOBRE LA ORDENACIÓN DEL TERRITORIO Y EL URBANISMO.

Artículo 325.
Será castigado con las penas de prisión de dos a cinco años, multa de ocho a veinticuatro meses e inhabilitación especial para profesión u oficio por tiempo de uno a tres años el que, contraviniendo las Leyes u otras disposiciones de carácter general protectoras del medio ambiente, provoque o realice directa o indirectamente emisiones, vertidos, radiaciones, extracciones o excavaciones, aterramientos, ruidos, vibraciones, inyecciones o depósitos, en la atmósfera, el suelo, el subsuelo o las aguas terrestres, subterráneas o marítimas, incluido el alta mar, con incidencia incluso en los espacios transfronterizos, así como las captaciones de aguas que puedan perjudicar gravemente el equilibrio de los sistemas naturales. Si el riesgo de grave perjuicio fuese para la salud de las personas, la pena de prisión se impondrá en su mitad superior.

Artículo 334.
1. El que cace o pesque especies amenazadas, realice actividades que impidan o dificulten su reproducción o migración, o destruya o altere gravemente su hábitat, contraviniendo las Leyes o disposiciones de carácter general protectoras de las especies de fauna silvestre, o comercie o trafique con ellas o con sus restos, será castigado con la pena de prisión de cuatro meses a dos años o multa de ocho a veinticuatro meses y, en cualquier caso, la de inhabilitación especial para profesión u oficio e inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de cazar o pescar por tiempo de dos a cuatro años.

2. La pena se impondrá en su mitad superior si se trata de especies o
subespecies catalogadas en peligro de extinción.

En este caso, podría interpretarse que instalar un tendido con
determinadas características potencialmente peligrosas constituye una
Actividad que dificulta o impide la reproducción o migración del Aguila
imperial, cada vez que una pareja o individuo de esta especie vuela por su hábitat, ya que aunque no lo destruye sí lo altera gravemente. Tan gravemente, que le provoca la muerte a ella y a su descendencia.