Valladolid alcanza los niveles más altos de ozono desde 2005, por el intenso tráfico

Entre el 1 de abril y el 30 de septiembre, la ciudad ha sufrido 70 días por encima de los niveles recomendados por la Organización Mundial de la Salud para proteger la salud humana.

Al igual que ocurriera en 2010, el intenso tráfico rodado urbano e interurbano de la ciudad y su entorno y algunas instalaciones industriales como Michelín y Renault han provocado que los niveles de contaminación atmosférica por ozono se hayan disparado entre abril y septiembre, alcanzando su máximo desde el verano de 2005. Y ello a pesar de las moderadas temperaturas que ha registrado Valladolid a lo largo de este verano.

Con los datos proporcionados por el Ayuntamiento de Valladolid, Ecologistas en Acción ha podido confirmar que, entre el 1 de abril y el 30 de septiembre, la estación de control de la contaminación de Vega Sicilia (Parque Alameda) ha rebasado en 76 días el nivel admisible de ozono recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), establecido en 100 ug/m3 (microgramos por metro cúbico) como máximo promedio de 8 horas a lo largo de cada día.

Por su lado, la estación de Puente Regueral (Huerta del Rey) ha registrado durante el verano 66 días de mala calidad por ozono, y la de Fuente Berrocal 59 días. Tan sólo la estación del Paseo del Cauce (entre Rondilla y Barrio España) se ha mantenido en los niveles de contaminación de los últimos años, debido en buena medida a que ha estado sin funcionar más de un mes, entre el 21 de agosto y el 28 de septiembre. El medidor de ozono del Cementerio del Carmen fue retirado a finales del año pasado.

Según el estudio APHEA de la Unión Europea la exposición prolongada a elevados niveles de ozono como los registrados este verano es responsable de un aumento de la mortalidad de entre el 2% y el 12%. La OMS estima como media en 2.000 los fallecimientos prematuros anuales en la Unión Europea producidos como consecuencia de la exposición al ozono. Esta es una de las claves del incremento de fallecimientos detectados en nuestro país y otros de nuestro entorno mediterráneo (Francia, Portugal, Italia) cuando son afectados por “olas de calor”.

Por todo ello, Ecologistas en Acción vuelve a demandar a las autoridades locales y autonómicas la puesta en marcha de planes de reducción de la contaminación por ozono, con la finalidad de evitar que esta lamentable situación se repita en años próximos, planes que deben pasar por la reducción del intenso tráfico urbano e interurbano que soporta Valladolid, manteniendo un modelo de ciudad compacta y promoviendo el uso de medios de transporte limpios como el autobús o la bicicleta.

El ozono troposférico, también conocido como ozono de baja cota, es un contaminante secundario producido por la reacción entre el dióxido de nitrógeno y los hidrocarburos emitidos por los automóviles y algunas industrias y la luz solar. Es un enérgico oxidante, capaz de atacar las superficies, obras de fábrica y materiales de goma (por ejemplo los neumáticos). El ozono, además de para las personas, es también tóxico para la vegetación, dañando los bosques y reduciendo la productividad de los cultivos.




Visitantes conectados: 786