Celebrada la asamblea federal de Castilla y León

Ecologistas en Acción de Castilla y León ha celebrado el 15 de octubre su
asamblea federal en Zamora, haciendo especial hincapié en la situación castellana y leonesa, instando a la Junta de Castilla y León a que cambie su modelo de desarrollo hacia los valores de sostenibilidad.

Ecologistas en Acción de Castilla y León ha celebrado el día 15 de octubre
su asamblea federal en la ciudad de Zamora. La elección de esta ciudad se
debe a la clara intención de los distintos grupos que componen Ecologistas
en Acción de Castilla y León de incentivar la creación de un grupo local
en Zamora.

Hoy más que nunca es necesario que sea la propia ciudadanía quien se
interponga a determinados intereses empresariales, que encuentran en la
complicidad de muchos políticos de la comunidad la plataforma ideal para
agotar los recursos naturales a costa en muchas ocasiones de los
presupuestos públicos, mientras la población se encuentra cada día en una
situación más precaria.

Prueba de ello es la estación de Esquí de San Glorio un proyecto
inmobiliario incrustado en el corazón de la Cordillera Cantábrica, dentro
de un espacio natural protegido, hábitat de especies en peligro de
extinción como el oso pardo y el urogallo.

Situación muy parecida a la de la estación de Esquí de La Covatilla
(Salamanca), que paraliza la declaración del Espacio Natural Sierras de
Béjar y Candelario. Instalaciones que parecen demostrar cada día poca
solvencia económica a un gran coste ambiental.

El caso de la Ciudad del Golf de Las Navas del Marqués es un ejemplo
notorio de la confusión entre intereses públicos y privados que ha
caracterizado la acción pública de la administración regional. Estas
actuaciones se han convertido en una pauta común del comportamiento de la
Junta de Castilla y León, prueba de ello son otros escándalos similares
como la “Ciudad del Medio Ambiente” de Soria, donde a pesar de existir
sentencias judiciales contrarias, la administración regional sigue
adelante aún teniendo la certeza de la tremenda degradación que causarán.

Parece dedicar importantes esfuerzos para redactar “normas” como la de
Planes de Interés Regional, destinadas a evitar que determinados proyectos
cumplan los trámites administrativos necesarios para garantizar el mínimo
deterioro posible, como es patente en el caso de MesetaSki.

El gobierno de la Junta de Castilla y León se ha mostrado incapaz de
frenar los grandes males de la comunidad, tales como la pérdida de
población o el envejecimiento de la misma, propiciado quizá por la falta
de inversión en proyectos de índole pública y el aparente desvió de esos
fondos hacia capitales privados.

Ecologistas en Acción de Castilla y León pide el abandono de proyectos
altamente impactantes en el entorno como la macro escombrera de residuos
del AVE que va a ser instalada en el municipio de Requejo, donde parece
desoírse la opinión de los vecinos de la zona que se niegan a su
instalación. Ante estos atentados ambientales que parecen ser promovidos
directamente desde la Junta de Castilla y León, es necesaria la existencia
de grupos locales en la lucha por un desarrollo en consonancia con los
valores naturales de la región, al ser la única alternativa posible para
solventar los problemas presentes y futuros de la comunidad.