Aprobación del POT de La Janda

La Junta de Andalucía sigue empeñada en revitalizar la burbuja inmobiliaria. El POT de la Janda propone la recalificación de más de 14 millones de m2 en zonas de alto valor ecológico y paisajístico, incluso en espacios naturales protegidos.

Ecologistas en Acción va a estudiar la presentación de un recurso ante los Tribunales para anularlo.

La aprobación por parte del Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía del Plan de Ordenación del Territorio (POT) de La Janda suponen un auténtico escándalo y un fraude legal y a los ciudadanos. Cuando desde el PSOE se intenta imputar a la burbuja inmobiliaria buena parte de la responsabilidad de la actual crisis, aquí en Andalucía se aprueban un plan que supone más de lo mismo, con propuestas de recalificaciones de millones de metros cuadrados en suelos distantes de los actuales cascos urbanos, y cuyos propietarios son conocidas empresas constructoras y entidades financieras. La Junta pretende salir de la crisis con planes gestados en plena vorágine de la especulación urbanística, y los aprueba como si nada hubiera pasado. Estos POTs fomentan un modelo de crecimiento económico fracasado en base a crecimientos urbanísticos insostenibles. Parece como si la Junta no se hubiera enterado de esta crisis, y multiplica las ya de por si desmesuradas previsiones de crecimiento urbanístico de los Planes Generales de Ordenación Urbana (PGOUs) de las distintas poblaciones, con proyectos disparatados que salpican toda la geografía de la Janda. Más de lo mismo promovido –y en beneficio- por los mismos que nos han abocado a esta grave crisis económica y social.

El POT de la Janda incluye 18 macrourbanizaciones, eufemísticamente denominadas áreas de oportunidad. De especial gravedad son los numerosos proyectos urbanísticos clónicos con campos de golf, incluso en el interior de espacios protegidos, como La Sacristana en Alcalá de los Gazules, dentro de un Lugar de Interés Comunitario declarado por la UE. También las hay junto a poblaciones de alto valor histórico (Pocasangre en Medina Sidonia), cercando un parque natural (Trafalgar-San Ambrosio en Barbate), o premiando a empresas que han vulnerado de forma sistemática la legalidad urbanística y medioambiental (Montenmedio en Vejer-Barbate). Estas urbanizaciones supone multiplicar por varias veces la superficie de las actuales poblaciones, lo que es totalmente ilegal al contradecir los límites de crecimiento -40% máximo- que estipula el Plan de Ordenación del Territorio de Andalucía (POTA). El POT está tan desfasado que incluye macrourbanizaciones que han sido rechazadas por los nuevos equipos de gobierno de algunos Ayuntamientos, como son los casos de Pocasangre en Medina Sidonia y La Sacristana en Alcalá de los Gazules. Lo que demuestran que responden exclusivamente a compromisos e intereses del PSOE.

Este POT es, además, un fraude, pues aunque se han eliminado otras macrourbanizaciones de alto impacto, la Junta las sigue tramitando de forma totalmente ilegal y al margen del POT. Así las consejerías de Obras Públicas y Vivienda (COPV) y de Medio Ambiente (CMA) han informado favorablemente la urbanización del Següesal (Barbate) con una superficie de ¡¡4.672.000 m2!!, sin que se contemple en el POT y en suelos clasificados actualmente como No Urbanizable de Especial Protección. Que el POT de La Janda “olvide” el mayor proyecto urbanístico de la zona es un engaño y un fraude que se hace la propia Junta y que pretende hacernos a todos los ciudadanos. Es un “olvido” que tira por tierra el propósito del POT de propiciar un desarrollo equilibrado. ¿Dónde está el equilibrio si ocultamos la mayor operación y ocupación urbanística? Además se pretende promover otra gran urbanización en El Bujar (Barbate), con 2.400.000 m2, camuflada como “Instalaciones recreativo-turística de interés territorial”, con campos de golf, hoteles… en suelo no urbanizable, y un complejo hotelero en Mangueta (Vejer), en una zona que el POT protege como “Zona litoral de interés territorial”.

El POT mantiene como urbanizable, a pesar de ser suelo inundable, a Malcucaña (El Palmar), e incluye el proyecto hotelero promovido por la actual Bankia, lo que es manifiestamente ilegal, por lo que Ecologistas en Acción ha presentado ya el correspondiente recurso judicial que está en trámite en el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo.

Este intento de revitalizar la política del “ladrillo”, además de irresponsable, está avocada de nuevo al fracaso y contradice los compromisos de la Junta de Andalucía y el Gobierno Central de promover un nuevo modelo de desarrollo basado en el conocimiento, la innovación y la educación. Ecologistas en Acción va a pedir al candidato socialista a la presidencia del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, que es diputado por Cádiz, su opinión sobre estos planes especulativos que contradicen sus promesas de que nunca más se fomentaría la burbuja inmobiliaria.