Piden la disolución de la Asociación Plan Estratégico de Burgos

Ecologistas en Acción denuncia la hipocresía del ayuntamiento en la jornada de concienciación y participación ciudadana para la adaptación al cambio climático y pide la disolución de la Asociación Plan Estratégico de Burgos.

Las Buenas Prácticas aportadas por el Ayuntamiento de Burgos a este nuevo proyecto de “Mi ciudad AC2” sobre creación de unos criterios de planeamiento urbano para la adaptación al cambio climático, quedan lejos de la “participación ciudadana” de la que tanto presume.

En estos tiempos en los que la palabra “gobernanza” y “democracia participativa” está presente en la sociedad para convencernos a la ciudadanía de que la participación en la política no es sólo cosa de ir a votar un día, parece que el Ayuntamiento de Burgos todavía no lo tiene claro, y entiende como participación ciudadana actividades puntuales como el desarrollo de un taller sobre fiestas sostenibles o la celebración de una Feria de Participación Ciudadana.

Desde Ecologistas en Acción de Burgos entendemos la participación ciudadana como un instrumento que favorece la implicación de la ciudadanía en la política, complementando las estructuras representativas de toma de decisiones con mecanismos de participación directa. Desde luego no ha habido ningún tipo de consulta, debate o plan de acción consensuado en las Buenas Prácticas que el Ayuntamiento presenta al proyecto. ¿Será que se confunde la participación con la información y difusión?, o ¿será que piensa que la sociedad burgalesa está representada por La Asociación Plan Estratégico Ciudad de Burgos? Esta agrupación está formada por 60 asociaciones distintas y se nutre con fondos municipales y, hasta la fecha, creemos que sus resultados efectivos son magros, por no decir que inexistentes.

Este nuevo proyecto del Plan Estratégico, “Mi ciudad AC2” se suma a los grandes proyectos presentados a la ciudadanía, en muchos casos nada distinto de grandes infraestructuras, económicamente discutibles, y social y ambientalmente insostenibles.

En el año 2.000, tras el correspondiente acuerdo del pleno, el Ayuntamiento de Burgos tomó la iniciativa para formar la denominada asociación sin ánimo de lucro, Plan Estratégico Ciudad de Burgos, y su marca-logotipo; Burgos Ciudad 21, cuyos fines son: la elaboración y seguimiento del plan estratégico para la ciudad de Burgos y su entorno, actuando en todas las esferas que inciden positivamente en la promoción económica y social de Burgos, promoviendo y coordinando la iniciativa pública y privada. Desde Ecologistas en Acción evaluamos sus más de diez años de vida concluyendo que no ha habido otra cosa que gestos mediáticos, ninguna concreción efectiva de los proyectos y nada que el Ayuntamiento debería haber hecho y gestionado directamente. Es cierto que la asociación participa en ciertos proyectos “verdes” como civitas, energías limpias..., pero con relación a los mismos hacemos la misma valoración: mucho ruido y pocas nueces. Consideramos que ha habido importantes gastos de dinero europeo, y que solo pueden calificarse de maquillaje, sin que constituyan verdaderas políticas de movilidad sostenible, participación ciudadana o sostenibilidad.

Para rematar, todas esas políticas corresponden a la administración pública, por lo que existe una duplicidad de gasto. El Ayuntamiento cuenta con personal capacitado y suficiente para llevar a cabo lo que hace el Plan Estratégico. Con la que está cayendo, la disolución supondría que el Ayuntamiento recupere competencias y la reducción de unos gastos que hasta ahora solo pueden calificarse de despilfarro.