Nuevos problemas de las obras de la desaladora

Se ha producido un nuevo derrumbamiento en los acantilados de Aguadú, donde se está construyendo la desaladora. En la foto se puede ver como un nuevo derrumbamiento, esta vez el mayor, se ha producido en los últimos días.

Guelaya-Ecologistas en Acción de Melilla siempre ha estado en contra de la construcción de la desaladora en este espacio natural a favor de la explanada del puerto. Sin embargo el empecinamiento en instalar allí la desaladora no está haciendo más que generar problemas, aumentando considerablemente el impacto ambiental, el coste económico y el tiempo de construcción. Recordemos que la desaladora tiene aproximadamente las dimensiones de una nave industrial, en este caso la obra civil para crearle una explanada en un lugar acantilado tiene más envergadura que la propia construcción de la desaladora, de hecho la propia obra del edificio de la desaladora aún no ha empezado a construirse.

Consideramos inexplicable la decisión de la ubicación de la planta desaladora en un lugar tan vertical y a la vez tan inestable teniendo en cuenta los materiales que forman el acantilado. De hecho en toda la zona de levante del Cabo Tres Forcas, adyacente al lugar de construcción, se pueden observar derrumbamientos naturales que se producen de forma expontánea dadas las características del terreno.

En la foto se puede observar que el derrumbamiento se ha producido incluso después de aplicarle cemento a la pared.

Guelaya-Ecologistas en Acción, solicita una vez más el cambio de ubicación de la desaladora al puerto.