Irresponsabilidad de CCOO en la defensa del Guadalquivir

Ecologistas en Acción considera que el sindicato muestra poca sensibilidad ante la grave situación ambiental del Guadalquivir así como ante los miles de trabajadores que viven de él.

Ecologistas en Acción quiere llamar la atención sobre lo que considera, es una irresponsable y miope visión sindicalista ante la defensa del dragado de profundización en pos de los intereses de los trabajadores del sector portuario de Sevilla.

El sindicato muestra, como viene siendo habitual en otros proyectos de alto impacto ambiental, muy poca sensibilidad en la defensa del medio natural, que a la postre es el sustento de la actividad económica y también de los puestos de trabajo en otros sectores de la provincia de Sevilla, Cádiz y Huelva.

En lugar de llevar a cabo protestas encaminadas a presionar a las administraciones para que ejecuten la obra, deberían, a juicio de la organización ecologista, solidarizarse con los trabajadores de otras actividades económicas tales como la pesquera, agrícola, turística y ambiental, que dependen ampliamente de la salud del ecosistema del río para poder subsistir.

Ha quedado suficientemente probado por los especialistas y científicos, tras largos y concienzudos estudios de investigación, la incompatibilidad de ese dragado con la calidad de las aguas del río o con la fauna y flora que a duras penas, aún se mantiene en él.

Los intereses económicos parciales e interesados con su puesta en marcha, vestirían un santo para desvestir a otros muchos, en una lucha competitiva que dista mucho de regirse por los principios de solidaridad laboral, precaución ambiental y simple sentido común.

Esta organización ecologista considera además, que los problemas laborales de los estibadores del puerto de Sevilla no vienen dados por la paralización del dragado de profundización, dado que son arrastrados desde mucho antes que se plantease siquiera el mismo.

Forzar las condiciones del río para resultar competitivos, es una fórmula que apuesta por subirse sin fundamento al caballo de Atila en lugar de buscar y propiciar la innovación, la especialización y la adaptación a las características y limitaciones de infraestructuras y medio natural existentes. El concepto de sostenibilidad parece que no es asumido por una parte importante del sindicato.

El transporte marítimo de mercancías y pasajeros conlleva a muchos niveles, graves problemas ecológicos, además, apuesta por la deslocalización de empresas e industrias fuera de nuestras fronteras, de tal modo que evitan que las manufacturas que podrían producirse en nuestro territorio creando empleo, lo hagan a miles de kilómetros. El concepto de economía y transporte local cercanos, no globalizados, es la forma más respetuosa con la naturaleza y también con los trabajadores, además de asegurar en gran medida la menor influencia especulativa de aquello que viene denominándose “los mercados”.