Gran victoria del PP, pero menos de lo que parece

Las elecciones generales celebradas el 20N se han saldado con una rotunda victoria en escaños y en porcentaje de voto del PP. Esto dibuja un panorama en el que los partidos más de derechas gobernarán a nivel municipal, autonómico y central en casi todo el estado durante los próximos años. Sin embargo, el panorama no es tan claro para el PP como podría parecer. Ecologistas en Acción presenta los principales retos para la próxima legislatura.

El PP ha conseguido una sonora victoria en las elecciones de ayer. Sin embargo, los resultados no son tan apabullantes a nivel de número de votos. A pesar de la debacle del PSOE (pierde 4.320.000 votos), los otros partidos que están protagonizando los mayores recortes sociales y ambientales en los lugares donde gobiernan, el PP y CiU, han incrementado sus votos en “solo” 550.000 y 230.000. Coalición Canaria pierde votos. En un censo de 34.150.000 personas, el PP ha recibido 10.280.000 votos (30’1%), el PSOE 6.970.000 (20’4%), IU-LV 1.680.000 (5’9%), UPD 1.140.000 (3’3%) y CiU 1.010.000 (3’0%).

La sangría de votos del PSOE se ha ido hacia IU-LV (sube 710.000 votos), UPD (asciende 830.000), hacia nuevas formaciones políticas que, aunque no tendrán representación, han tenido un número significativo de votos, como Equo (220.000), y hacia la abstención o el voto protesta. Sin embargo es obvio que una parte del antiguo electorado del PSOE ha dado su voto en esta ocasión al PP.

Es decir, que el PP sigue recabando el apoyo de un tercio del censo sin haber incrementado significativamente su base electoral. Todo ello en un contexto de fortísimo descrédito del PSOE.

El voto protesta ha subido significativamente, sobre todo el nulo. Entre votos blancos, nulos y los registrados por la iniciativa Escaños en Blanco se contabilizan 750.000, lo que supondría la quinta opción “elegida” (2’2% respecto al censo). A esto hay que añadir el incremento de la abstención, que alcanzó las 9.710.000 personas (28’4%).

La comparecencia de Mariano Rajoy después de conocerse los resultados no deja lugar a dudas del tipo de políticas que va a implantar, y apunta hacia la continuación y profundización de la senda iniciada por el PSOE de recortes en el ámbito social y ambiental para intentar salir de la crisis de la deuda y del crecimiento. Unas políticas que están siendo aliento de importantes movilizaciones sociales, como las de educación o sanidad. Es significativo que el PP pierda votos en Madrid, donde las movilizaciones a favor de la educación pública están siendo más fuertes.

Además, después de lo ocurrido en Italia y Grecia las últimas semanas, donde Ecologistas en Acción habla de golpe de estado deudócrata (tecnócrata), no cabe pensar que, si tuviese alguna voluntad el PP que no fuese intentar bombear recursos de las clases más bajas para pagar lo que se pueda de la deuda bancaria, la troika (el BCE, el FMI y la Comisión Europea) se lo impedirían. Además está el escenario, nada improbable, de un “rescate” a España.

El 15M estaba llamado a ser un agente fundamental durante la campaña electoral, como lo fue en las pasadas elecciones municipales y autonómicas. Sin embargo, a pesar de mantener un importante vigor, como demostró en la movilizaciones del 15 de octubre, las mayores que ha organizado hasta el momento, su presencia en la campaña ha sido mucho menor que en los anteriores comicios.

Con todos estos elementos: una victoria del PP pero sin un incremento importante de apoyo social; un incremento claro del descontento social representado, entre otros aspectos, en el voto protesta; un panorama de importantes recortes en servicios públicos y en derechos; y unos movimientos sociales con un músculo mucho más potente que hace un año., la España azul que sale del 20N y del 21M es probable que no tenga tan fácil gobernar como espera.

Por otra parte, Ecologistas en Acción denuncia nuevamente la injusticia de la actual Ley Electoral. Mientras cada escaño del PP le ha salido a unos 58.000 votos, en el PSOE han sido 63.000 y en CiU 63.000. Sin embargo, cada escaño de IU-LV tiene detrás 153.000 votos. En el caso de UPD el guarismo es aún mayor: 228.000 votos.

La noticia buena, desde el punto de vista democrático, es que estos son los primeros comicios en los que una parte importante de la ciudadanía vasca ha podido expresarse sin miedos ni amenazas, al mismo tiempo que se podía votar a Amaiur.

Por último, de cara al próximo gobierno, Ecologistas en Acción considera que el principal reto que tiene España por delante es comprender la naturaleza doble de esta crisis. Por un lado existe una inmensa deuda (sobre todo privada) que es, simplemente, imposible de pagar. Por otro lado estamos ya asomándonos, o sobrepasando, los límites ambientales de nuestro entorno, el más significativo económicamente es el del petróleo. En este contexto no hay salida a la crisis de la deuda posible con más crecimiento, simplemente porque este crecimiento tirará hacia arriba de los precios del petróleo, lo que generará una vuelta a la recesión.

Para Ecologistas en Acción los desafíos principales del nuevo Gobierno son:

- Poner en marcha una profunda reconversión económica que se atenga a los límites de nuestro planeta y, más en concreto, de nuestro territorio. Esto implica poner en el centro la satisfacción de las necesidades sociales con los recursos disponibles. Una medida en este sentido sería poner un techo al consumo de materia y energía en España y una redistribución de estos recursos.

- Iniciar una transición hacia una economía basada en las energías y los materiales renovables. Esto implicará la movilización de inversión en este sentido. La fuente de recursos que Ecologistas en Acción propone son tasaciones al gran capital y quitas de deuda pública contraída con ese mismo capital. En ningún caso recortes de servicios sociales.

- Poner en marcha políticas que comprendan que nuestra calidad de vida está íntimamente ligada a la salud de los ecosistemas en los que habitamos. Es decir, un gobierno que se preocupe por la calidad del agua y del aire, o por la conservación de nuestra biodiversidad, por ejemplo.

- España es una de las principales potencias a nivel internacional, esto supone asumir una serie de responsabilidades. Una de ellas es una reducción drástica de nuestras emisiones de gases de efecto invernadero. Otra es forzar a las empresas con matriz española a atenerse a las normativas más estrictas a nivel laboral y ambiental aquí y en el extranjero.


septiembre de 2017 :

agosto de 2017 | octubre de 2017



Visitantes conectados: 597