PSOE-CIS apuestan por el mismo modelo que el PP

La nuevas pretensiones del Equipo de Gobierno del PSOE-CIS, de modificar el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) actual, para recalificar de suelos no urbanizables de carácter rural a Urbanizables, una extensión de 314.080 m2, en la zona de Carranza, no puede ser más que calificada de actuación insostenible, contraria tanto al Plan de Ordenación del Territorio como a la Estrategia Andaluza de Desarrollo Sostenible y Agenda Local 21, que incidirá en proseguir con un modelo de ciudad por “saltos y rellenos”, con el que precisamente el PGOU definía el de la ciudad en las últimas décadas. Porque un salto en el crecimiento natural y por contigüidad, es lo que supone implantar en suelos no urbanizable un nuevo núcleo urbano aislado, por mucho que se diga ahora que lo que pretende es darle continuidad y unir Martín Miguel con la ciudad. Donde antes había un problema, Martín Miguel, ahora habrá un problema mayor: Martín Miguel_Carranza .No se desarrolla así un modelo de ciudad que minimice la necesidad de desplazamiento urbano, teniendo en cuenta la recuperación de la ciudad existente y evitando el consumo excesivo de suelo, máxime cuando aún existen suelos urbanizable suficientes tanto en la zona de Verdigones como de Las Piletas para la demanda de viviendas sociales necesarias, ello sin contar las que se prevén en el Área de Oportunidad de la Atalaya.

Informe Recurso Carranza

Luego, no son las necesidades de suelo para vivienda protegida lo que mueve a esta recalificación, sino una operación especulativa en toda regla, que ya se pretendió llevar a cabo con la revisión del PGOU que impulsó el PP, cuando gobernaba. Cuan lejos queda la posición de la actual Alcaldesa, que entonces en reunión mantenida con este grupo ecologista, decía coincidir con las alegaciones que hacíamos y con la defensa de un modelo de ciudad compacta que “evitara procesos de expansión indiscriminada y de consumo innecesario de recursos naturales y de suelo”, que es también lo que se recoge en el mismo Plan de Ordenación del Territorio de Andalucía (POTA) y el POT Costa Noroeste, que ahora tan alegremente se olvida.

El impacto paisajístico que tendrá el urbanizar una de las lomas que cierran la cuenca visual de la localidad, y que aún no está urbanizada, tampoco es tenido en cuenta, por mucho que en el proyecto se diga que las zonas verdes se dispondrán para minimizar el impacto en este hito paisajístico.

Por todo ello, es por lo que Ecologistas en Acción muestra su total oposición a esta nueva propuesta de recalificación de suelo, que intenta revitalizar la obsoleta y fracasada política del “ladrillo” y que pretende implantar un modelo de ciudad desarticulada, expansiva, insostenible, imposible de gestionar por sus dimensiones y desorden, y que solo responde a los intereses de los mismos que han provocado la mayor crisis económica que ha vivido nuestro país en las últimas décadas.

Ecologistas en Acción insiste en la necesidad de dar un giro radical al modelo urbanístico que se ha venido fomentando en las últimas décadas, para dar lugar a un nuevo modelo de ciudad que garantice la sostenibilidad urbana, la preservación y potenciación de los recursos naturales y el bienestar y el futuro de la mayoría de los ciudadanos.