El proyecto de Metro de Sevilla es insuficiente, caro e insostenible

Las asociaciones Asamblea Ciclista de Sevilla ’A Contramano’, Aljarafe Habitable, la Asociación en Defensa del Territorio del Aljarafe (ADTA), Ecologistas en Acción y Valencina Habitable queremos manifestar que:

Estamos ante un proyecto a la vez insuficiente, caro, insostenible y demasiado lento en su ejecución.

Es insuficiente porque no resuelve el problema fundamental de la movilidad metropolitana al estar centrado exclusivamente en el municipio de Sevilla. La realidad metropolitana de Sevilla es algo que no puede seguir ignorándose por más tiempo. El municipio de Sevilla, con sus 700.000 habitantes, no es sino el núcleo central de una amplia conurbación en la que viven cerca de millón y medio de personas que comparten una única estructura económica y social. Cualquier proyecto de ferrocarril metropolitano debe dar respuesta a las necesidades de movilidad de toda esta área metropolitana y no circunscribirse de modo casi exclusivo al núcleo central, como hacen la proyectada línea 3 del metro y las futuras líneas 2 y 4.

Es caro porque los más de 3.700 millones de euros de dinero público presupuestados para el total del proyecto (1.179 para la línea 3) - ya de por sí una cifra desorbitada - van a verse sin duda incrementados en la práctica en al menos un 30% más, como ya sucediera con la línea 1. A esto hay que sumar que la fórmula elegida para su financiación - colaboración público-privada mediante la concesión administrativa para la construcción y explotación de la Línea 3 durante 30 años - es la mas cara a la larga, generando una deuda pública encubierta muy superior al presupuesto inicial de 3.700 millones de euros.

A este respecto es clarificador el hecho de que el coste por beneficiario (ciudadano potencialmente usuario de dicha línea) de de la línea 3 sería de 6.000 euros, y que con la inversión de 7 km de metro subterráneo (curiosamente la longitud de la primera fase de esa línea 3 de Pino Montano al Prado) se podrían construir 450 km de BRT (Bus Rapid Transit), un sistema con las mismas prestaciones y mucho mejor adaptado a las necesidades del transporte metropolitano.

Es insostenible porque la alternativa subterránea que propone deja intocada la superficie (como ya ocurriera con los tramos subterráneos de la línea 1), lo que supone mantener el actual modelo insostenible de movilidad, basado en el automóvil privado.

Finalmente, los plazos de ejecución previstos -aún en el supuesto improbable de que lleguen a cumplirse- suponen aplazar hasta más allá de 2020 la solución a los problemas mas acuciantes de la movilidad en el Área Metropolitana de Sevilla.

Las asociaciones firmantes queremos manifestar que hay otra manera de abordar los problemas de la movilidad metropolitana más eficiente y económica. Este modelo, que ya esbozamos en nuestras alegaciones al Proyecto de Metro de Sevilla, está basada en la creación de "una malla completa de transporte público en superficie no más allá del horizonte del 2018-2020, que sea metropolitana, al conectar todos los núcleos importantes de población; ecológica, con un descenso real en las emisiones de gases de efecto invernadero, y económica, con un uso eficiente de los recursos públicos." Dicho modelo habría de incorporar las nuevas realidades del transporte público que están abriéndose paso en otras ciudades de todo Mundo: Sistemas BRT (Bus rapid transit), nuevos tranvías de superficie, bicicletas públicas, intermodalidad y co-modalidad.