Castilla-La Mancha abandona los centros de recuperación de fauna salvaje

WWF, SEO/BirdLife y Ecologistas en Acción alertan sobre la grave situación en la que han quedado los Centros de Recuperación de fauna de la región, comprometiendo seriamente la supervivencia de especies protegidas y gravemente amenazadas como el águila imperial, el buitre negro o incluso el lince ibérico.

La Consejería de Agricultura ha decidido recientemente no renovar el contrato del personal especializado de los cinco centros de recuperación de fauna de Castilla-La Mancha. El cambio afecta a los servicios veterinarios y de educación ambiental.

En los centros de recuperación de fauna de Castilla-La Mancha se reciben cada año cerca de 3.000 ingresos de animales, de los cuales un tercio son reintegrados posteriormente a su medio natural, tras una atención especializada. Además, estos espacios reciben más de 10.000 visitas al año de escolares y ciudadanos dentro de los importantes programas de educación ambiental que se imparten en las instalaciones.

Tras la decisión de la Consejería, estas dos funciones y los correspondientes programas de investigación, quedan paralizados. Si en este momento apareciera herido cualquier ejemplar de una especie amenazada, como un águila imperial o un lince ibérico, no podría recibir el tratamiento adecuado y, según la información de la que disponen estas ONG, ni siquiera está previsto por ahora donde se le podría trasladar para recibirlo.

Hay que señalar que la Ley de Patrimonio Natural y Biodiversidad impone a las Administraciones la obligación de velar por la protección de la fauna silvestre, dentro de la cual se encuentra la atención de los animales que se recogen heridos o enfermo.

El personal especializado de estos hospitales de fauna salvaje - veterinarios, biólogos y monitores - no puede ser sustituido, como se rumorea, por personal de las Oficinas Comarcales Agrarias, ya que esos equipos profesionales están formados en ganadería, no en tratamiento de fauna silvestre.

Por ello WWF, SEO/BirdLife y Ecologistas en Acción se han dirigido de forma urgente a la Consejera de Agricultura de Castilla-La Mancha para mostrar su total discrepancia con la decisión adoptada y pedir una reunión urgente que sirva para garantizar los medios suficientes en los centros de recuperación de fauna.