Banderas Negras 2005 en Cádiz

Por séptimo año consecutivo Ecologistas en Acción presenta su campaña “Banderas Negras”. La campaña, nacida en 1999, es una denuncia pública de aquellas playas o tramos de litoral que sufren vertidos contaminantes, agresiones urbanísticas o cualquier otra actuación que ocasione una pérdida de calidad ambiental del litoral.

Las dos calificaciones negativas otorgadas son:

Bandera Negra: Impactos de mayor gravedad (vertidos contaminantes y/o agresiones urbanísticas).
Punto Negro: Impactos significativos, pero de menor gravedad.

(ver mapa costa andaluza)

Los objetivos de “Banderas Negras” son:

• Dar una información rigurosa a los gaditanos, y a todos los usuarios de las playas, del estado ecológico en que se encuentran éstas.
• Requerir a ayuntamientos, resto de las administraciones y a empresas, para que contribuyan al saneamiento de las playas y pongan fin a la degradación ambiental del litoral.

La campaña es el resultado del trabajo voluntario de diversas personas y 8 grupos locales de Ecologistas en Acción de Cádiz (Sanlúcar, Rota, El Puerto, Cádiz, San Fernando, Chiclana , Barbate y Campo de Gibraltar). Otra de las bases de la campaña es la información suministrada por la Consejería de Medio Ambiente sobre el funcionamiento y la analítica de las estaciones depuradoras de aguas residuales que vierten al litoral. Este año debemos decir que hemos recibido la información de la Consejería tarde e incompleta.

Para Ecologistas en Acción, Banderas Negras es una de sus campañas prioritarias. Los motivos por los cuales año a año perseveramos en este empeño, son los siguientes:
• El litoral es un espacio de alto valor ecológico y paisajístico que se concentra en una franja territorial muy reducida. Por ejemplo, el 37 % de las especies de flora vulnerables o en peligro en Andalucía están en el litoral.
• Al mismo tiempo, el litoral es un espacio frágil, sometido a una potentísima presión humana y objeto de deseo de especuladores inmobiliarios con pocos escrúpulos. El 60 % de la población de la provincia de Cádiz vive en la franja litoral, sin contar las segundas residencias que proliferan sin cesar. Durante los últimos años asistimos a la extensión imparable de un modelo urbanístico insostenible y depredador que está degradando los principales recursos no renovables del litoral: paisaje y ecosistemas.

El Informe de Sostenibilidad en Andalucía del año 2005 señala que “el sector turístico es el que está haciendo mayor presión y daño al entorno natural, sobre todo en el litoral” Incluso desde una perspectiva económica queda reflejado su ineficiencia ecológica ( en el periodo 1996-2003 el valor añadido bruto del sector turístico creció un 29 %, a costa de incrementar el consumo de agua en un 128 % y la generación de residuos en un 162 %). Este informe considera como el segundo problema ambiental en importancia en la región, tras el elevado consumo de agua de la agricultura, el crecimiento urbanístico con fines turísticos, sobre todo de segundas residencias.

No pretendemos ahuyentar al turismo, ni simplemente castigar a los ayuntamientos que mantienen en mala calidad sus playas o consienten agresiones urbanísticas; creemos que el mantenimiento del buen estado de las aguas y de las playas es una exigencia ineludible que continuamente vemos incumplida, a pesar de que el mayor y mejor atractivo turístico es ofrecer una costa en perfecto estado de salud ambiental. Además éste es uno de los compromisos de "desarrollo sostenible" emanados de la Cumbre de la Tierra de Río de Janeiro y plasmados en el documento de la Agenda 21 de Andalucía aprobado por el Consejo de Gobierno de la Junta hace dos años, así como en las Agendas 21 de las comarcas de La Janda Litoral y de La Costa Noroeste. Deseamos que los ayuntamientos que se han ganado a pulso este baldón, lo asuman como un requerimiento para que saneen sus playas y pongan fin a la degradación ambiental del litoral.

Denunciamos, un año más, la concesión de las banderas azules como un fraude: se trata de galardones carentes de rigor que se otorgan en función de intereses meramente turísticos, sin ninguna garantía ambiental. Los ciudadanos deben saber que los criterios para dar una bandera azul se basan únicamente en la apariencia del agua y la existencia de servicios de playa. Ni se tienen en cuenta la existencia de vertidos contaminantes, ni el modelo de ocupación urbanística, ni ningún otro criterio ambiental serio. Se sigue concediendo bandera azul a La Barrosa, ejemplo de urbanización salvaje y degradación natural (ver bandera nº 4) o a Chipiona que no depura de sus aguas residuales (bandera nº 2). Se conceden banderas azules incluso a los puertos deportivos. La falta de credibilidad de la autodenominada Fundación Europea para la Educación Ambiental, que otorga estos distintivos, ha motivado que desde 1999 se le retirara la subvención por parte de la UE. En buena medida nuestra campaña nació como contraposición a la de banderas azules.

La reciente creación de la Agencia Andaluza del Agua y la transferencia de las competencias de los ríos Guadalete y Barbate a la Consejería de Medio Ambiente, no han significado avances percibibles en la mejora de la calidad de ambos ríos: el primero con un Plan de Recuperación parado (un reciente estudio de la Universidad de Huelva señala al Guadalete como uno de los ríos con peor calidad de agua en Andalucía) y el segundo sin saneamiento de sus aguas. Tampoco el “abrazo” por parte de la Junta de Andalucía de la Nueva Cultura del Agua ha superado el nivel de las declaraciones; la Directiva Marco de Aguas no se cumple hasta la fecha en todo lo relativo a la mejora y protección de las aguas de transición.

El crecimiento continuo y desordenado de la urbanización es la mayor amenaza que se cierne sobre el litoral gaditano. Los datos suministrados por el proyecto europeo Corine Land Cover demuestran que ya en el año 2000 estaba urbanizado el 31,7 % del primer km. de costa hacia el interior (uno de cada 3 km de litoral). Desde entonces la situación no ha hecho sino empeorar.

Nos felicitamos de la reciente Declaración de Impacto Ambiental del Plan General Municipal de Ordenación, que ha conseguido detener la urbanización rampante de 1 millón de m2 de pinares de El Puerto de Santa Mª y bloqueado 12 proyectos urbanísticos. En cambio, La Ballena, Novo Sancti Petri, El Palmar, Fuente del Gallo, Caños de Meca,...continúan con la urbanización desmedida e insostenible. El avance del nuevo Plan General de Tarifa, por ejemplo, propone la urbanización de 14 millones de metros cuadrados, que son todo el suelo no incluido en espacios protegidos.

Una iniciativa demasiadas veces anunciada y nunca llevada a término por la Consejería de Obras Públicas y Urbanismo, sigue siendo la creación de la Policía de Vigilancia del Litoral Andaluz, por lo que los desmanes urbanísticos son perseguidos en una ínfima proporción.

En cuanto a los vertidos, a pesar de que, desde el 1 de enero de 2001, todos los municipios de más de 15.000 habitantes-equivalentes tienen la obligación legal de depurar todas sus aguas residuales, la situación sigue distando mucho de ese objetivo. Cinco municipios siguen vertiendo, sin ningún tipo de depuración, 20 millones de metros cúbicos anuales ( el 32 % del agua vertida al mar) : Chipiona, Vejer, Barbate, Tarifa y Algeciras: 200.000 personas censadas ( y un número muy superior durante los meses de verano) que representan el 30 % de la población del litoral. Destaca Algeciras que, con más de 100.000 habitantes, sigue vertiendo todas sus aguas residuales a la Bahía con total impunidad, a pesar de que el Ministerio de Medio Ambiente adjudicó el proyecto de depuración ¡hace 4 años!

Este año hemos decidido ser más estrictos con los municipios que infringen esta normativa, otorgando bandera negra a todos los que no depuran sus aguas residuales.

Otros 4 municipios cuentan con depuradoras que funcionan mal: El Puerto de Santa María, Puerto Real (especialmente desastrosa la depuradora de Barrio Jarana), San Roque y Los Barrios (este último ha mejorado algo respecto al año pasado). La peor situación está en la Bahía de Algeciras, con 10 puntos de vertidos industriales y urbanos, más los frecuentemente producidos por el intenso tráfico de barcos y los fondeados permanentemente al amparo de Gibraltar. Un informe de la asociación científica Oceana, elaborado a partir de datos oficiales de la Unión Europea, indica que, solo en las instalaciones del Puerto de Algeciras, se vierten anualmente 773.000 toneladas de hidrocarburos pesados debido a malas prácticas o a usos ilegales.

No obstante lo anterior, hay que destacar como novedad positiva que la depuradora de La Línea cuenta ya con un tratamiento secundario, que presumiblemente debe mejorar la depuración de sus aguas residuales.

Los demás municipios (salvo, en parte, Rota y la Barrosa) realizan una depuración primaria y secundaria, que no garantiza la reutilización del efluente; para lograr la reutilización de las aguas residuales es necesario llegar a un tratamiento terciario. Este debería ser el objetivo a conseguir en todos los municipios litorales.

El total de vertidos es de unos 62 hectómetros cúbicos, de los que se reutiliza solo el 4 % (Rota y parcialmente La Barrosa y Atlanterra). El 96 % de los vertidos van al mar sin reutilizarse (59 hectómetros cúbicos). Este volumen se aproxima al volumen del trasvase Guadiaro-Majaceite y a un 27 % del consumo de los regadíos de la provincia de Cádiz.

A partir de estas consideraciones, hemos decidido conceder 2 menciones positivas a actuaciones que suponen una mejora ambiental, 13 Banderas Negras (1 más que el año anterior) y 19 Puntos Negros (uno más que en el 2004).


Acutuaciones para una mejora del litoral

1º La Declaración de Impacto Ambiental del Plan General Municipal de Ordenación del Puerto de Santa María

Se controla la urbanización desenfrenada que, vía convenios urbanísticos, pretendía perpetrar el ayuntamiento de El Puerto y que amenazaba con destruir prácticamente todos los terrenos forestales de la localidad. Ante la fuerte polémica suscitada, en gran parte por la oposición de Ecologistas en Acción y la mayoritaria opinión pública a favor de conservar los pinares y retamares, la Junta ha aprobado una DIA que declara no urbanizables 100 has de pinares e impide la realización de 12 convenios que pretendían la recalificación de 2 millones de metros cuadrados y la construcción de 5000 viviendas.

Sin embargo se trata tan solo de la punta de un iceberg de las miles de viviendas ilegales existentes en nuestro litoral, contra las cuales la Justicia no actúa con diligencia y rigor o cuyas sentencias no se cumplen. Por ejemplo, las 326 viviendas ilegales de la playa de las Tres Piedras en Chipiona o las instalaciones de Montenmedio en Barbate, que cuentan con orden de demolición del TSJA.

2º La puesta en funcionamiento del tratamiento biológico (secundario) en la Estación Depuradora de Aguas Residuales de la Línea.

La Depuradora de La Línea comenzó a funcionar el verano de 2002. Hasta finales del 2004 solo tenía tratamiento primario (decantación), por lo cual la depuración era deficiente, sobrepasando de forma continuada los límites legales de contaminación. Desde principios de 2005 cuenta con tratamiento secundario, que ha debido mejorar notablemente la calidad de las aguas del efluente ( casi 5 hectómetros cúbicos anuales). No hemos podido comprobar la mejora de la depuración, ya que no hemos recibido las analíticas del 2005.


BANDERAS NEGRAS

(ver mapa costa andaluza)

13 Banderas Negras, una más que el año pasado. 2 nuevas banderas negras a Chipiona y Tarifa por no depurar sus aguas residuales (anteriormente eran puntos negros). Consideramos que tras 4 años y medio de infracción continuada ( desde el 1 de enero del 2001 tienen obligación legal de depurar sus aguas residuales), se han ganado este “galardón”. Desaparece la bandera de la playa cercana a la refinería de CEPSA en San Roque que ha sido limpiada por voluntarios de Ecologistas en Acción ( pasa a punto negro por seguir manteniendo el subsuelo contaminado).

1ª.- Tramo de Costa Hotel Playa de la Luz (Rota).
Dos actuaciones negativas, una urbanística y otra medioambiental:

a) Hotel Playa de la Luz. Después de TRES años paralizadas las obras del Centro de Talasoterapia, en el mes de Febrero de 2004 nuevamente vuelve a salir a exposición pública el proyecto en un intento de legalización. Nuevamente hemos vuelto a presentar alegaciones dado que el proyecto solo había cambiado en que se reducían en unos metros cuadrados el volumen de edificabilidad. No hemos recibido contestación alguna a nuestras alegaciones. Las últimas noticias son que la fiscalía de Medio Ambiente de Cádiz retira la acusación de delito medioambiental contra Hotel Playa de la Luz. Por otra parte, el Supremo ratifica (después de años) el deslinde de Costas, por lo que se ratifica que las obras están en dominio público y servidumbre de protección. Están pendientes de pronunciarse tanto Costas como Medio Ambiente respecto al proyecto presentado en el 2004. Todo depende ahora de decisiones políticas.

b) Están ejecutando las obras del proyecto de restauración de los Corrales de Rota. Esta ejecución en contra de la Ley e informes técnicos de expertos se está realizando con hormigón y cemento desvirtuando paisajísticamente y funcionalmente las paredes del corral y generando una agresión irreparable sobre la diversa fauna que las paredes albergan. Los Corrales de Rota son un antiquísimo arte de pesca típico del litoral Noroeste de las costas gaditanas, único vestigio de arquitectura marina popular. Además de su importancia histórica, cultural y etnográfica, estas paredes están construidas en un tramo de costa de gran valor ecológico al encontrarnos con ecosistemas como: arrecifes naturales, praderas de poseidoneas y un conjunto de pinar y dunas litorales sometidas a una gran presión humana y urbanística.
El gran proyecto de ejecución de 3 nuevos corrales está aún rondando por algunas mentes de Costas. La ejecución de los trabajos de reparación efectuados es una auténtica chapuza que ha llenado de parches los 5 corrales existentes. Después de más de 2 años, sigue sin aprobarse el plan de uso y gestión. El ayuntamiento es incapaz de gestionar el monumento natural. Ojo a posibles nuevas actuaciones de reconstrucción, ya en una reunión entre Ayto., Costas y Medio Ambiente hubo una aprobación que pudimos echar para atrás, pero Lorenzo Fajes (jefe de proyectos en la Demarcación) tiene mucho interés en dejar su huella en los corrales antes de jubilarse.

2ª.- Playas de Camarón, Cruz del Mar y Regla, en Chipiona.
Estas playas reciben la influencia negativa del vertido de las aguas residuales urbanas (unos 60.000 habitantes en los meses de verano) sin depurar, que van al mar por un emisario submarino de 3 kilómetros con “serias deficiencias y roturas”, según la Consejería de Medio Ambiente.

3ª.- Playas de El Ancla y La Inmaculada, en El Puerto de Santa María.
Urbanización salvaje del litoral, arrasando amplios pinares y retamares, la "Arboleda Perdida", de Rafael Alberti. Destrucción de hábitats de especies protegidas, como el camaleón. Ejemplo de modelo insostenible de crecimiento urbanístico especulativo, con ocupación de zonas de alto interés ecológico, paisajístico e histórico en primera línea del litoral por urbanizaciones de segunda residencia.

4ª.- Playa de La Barrosa-Novo Sancti Petri, en Chiclana.
Litoral ocupado completamente de hoteles, urbanizaciones y campos de golf, hasta el límite del término municipal de Conil, continuándose hacia el interior con la Loma del Puerco (Loma de Sancti Petri) con segundas residencias estacionales. Se han sepultado cordones dunares, arrasado pinares y eliminado diversos ejemplares de especies vegetales de gran valor como la planta insectívora Drosophyllum lusitanicum, el enebro marítimo y la camarina, con alteración irreversible de su hábitat. Se ha ocupado terreno de dominio público marítimo terrestre y la servidumbre de protección. Se han ocupado vías pecuarias. Se ha construido un paseo adoquinado sobre el acantilado y dunas con una anchura de 3m, de largo recorrido (de Torre del Puerco a La Barrosa) y una recalificación urbanística reciente ha dado vía libre a la implantación de un nuevo campo de golf (Campano). Y a pesar de todo, ¡tiene Bandera azul!
Actualmente es inaceptable la situación a que ha llegado la zona en la popularmente conocida como “Loma del Puerco” y más turísticamente llamada “Loma de Sancti Petri”. La densificación y lo aparatoso de sus nuevas construcciones representan un atentado, no solo al medio ambiente litoral, sino al buen gusto y al sentido del goce y disfrute de un paisaje relajante como podría haber sido el del litoral gaditano.

5ª.- Playa y acantilado de Roche, en Conil.
La construcción de 54 chalets en primerísima línea de costa supuso la destrucción de especies protegidas como el enebro marítimo y el tomillo blanco. Se ha usurpado la Servidumbre de Protección del Dominio Público Marítimo - Terrestre y la Servidumbre de Tránsito, impidiendo el libre acceso a la playa. Se ha privatizado de facto la Cala Encendida y se ha privatizado descaradamente la primera línea de playa. Ahora la cosa va a más: de nuevo en primera línea de playa se construye un gran hotel, que aunque respeta la Servidumbre de Protección del DPMT, supone un enorme impacto paisajístico en el borde del ya deteriorado acantilado de Roche.
La depuración de las aguas es pésima, ya que el tamaño de la depuradora es insuficiente para la población atendida. Aunque existe un compromiso municipal de triplicar la capacidad de la depuradora, a estas alturas del año no se han iniciado las obras, lo que inevitablemente supondrá que volvamos a pasar un verano sin garantías de calidad de aguas en la zona.

En la magnífica Playa de Castilnovo o del Prado de Conil, probablemente la más ancha de la Península Ibérica (llega a tener medio Km. de ancho) se vislumbran amenazas. Aunque la zona aparece en el PGOU de Conil como No Urbanizable, existe recurso en el Tribunal de lo Contencioso-Administrativo sobre dicha calificación, y de hecho, el terreno ha sido comprado por un conocido constructor que se encuentra a la espera del momento para urbanizar. Por esto calificamos la Playa de Castilnovo como AMENAZADA.

6ª.- Playa de El Palmar, en Vejer.
La aprobación del Plan Especial de El Palmar no ha resuelto el caos urbanístico del espacio que ahora se declara urbano y urbanizable. Se está construyendo la conducción para el suministro de agua potable, pero los vertidos continúan sin la más mínima depuración; el acuífero está salinizado y contaminado. Amenazas de un campo de golf y dos hoteles previstos. En el extremo NE, en la zona de la “Malcucaña” se ha aprobado la construcción de un hotel, cuyos jardines van a usurpar la servidumbre de protección del dominio público en una zona de gran valor natural.

7ª.- Playa de Caños de Meca (Mari Sucia, Los Castillejos y La Laja), en Barbate.
Edificaciones en el dominio público marítimo-terrestre, ausencia de depuración de las aguas fecales, sin red de abastecimiento de agua potable, sin alcantarillado, acuífero costero contaminado. Las aguas están calificadas como de baño y pesca. La depuradora de la urbanización “Playas del Estrecho” no garantiza el saneamiento de las aguas residuales. La arena de la playa de Los Castillejos está contaminada. Se prevé la construcción de dos nuevos hoteles junto al Tómbolo de Trafalgar y de apartamentos. El proyecto de la Delegación de Obras Públicas de construir una depuradora conjunta para El Palmar, Zahora y Caños de Meca, no ha visto la luz.

8ª.- Playa de El Carmen, en Barbate.
El municipio cuenta desde hace 7 años con estación depuradora de aguas residuales sin funcionar hasta la fecha. La playa recibe las aguas contaminadas del río Barbate, cargado de pesticidas de los regadíos de su cuenca media y baja y de las aguas residuales de Vejer (13.000 h.), Barbate (22.000 h.) y de Zahara de los Atunes. Tampoco ha salido adelante el proyecto de la D. P. de Obras Públicas de unificar los vertidos de Barbate, Zahara de los Atunes y Atlanterra, en una depuradora conjunta. La situación de la playa urbana es de alto riesgo sanitario, por negligencia de las dos administraciones, ayuntamiento (colectores) y Cª de Obras Públicas (depuradora), dilapidando 6 millones de euros.
Los loables esfuerzos de la plataforma ciudadana ¡DEPURADORA YA! han conseguido que la Administración se comprometa a iniciar en los próximos días obras de emergencia para arreglar, de forma provisional, los colectores y que se ponga en marcha la depuradora para este verano: ¿lo verán nuestros ojos?

9ª.- Playa de Atlanterra, en Tarifa.
Edificaciones desmesuradas ocupando ilegalmente suelo que no está clasificado como urbano. Destrucción de cordones dunares de alto interés ecológico. Carencia de infraestructuras básicas para el suministro de agua y la depuración de los vertidos. La depuradora de la urbanización es totalmente insuficiente para la magnitud de vertidos que recibe, sobre todo en verano, e incumple los límites de contaminación.

10ª.- Playa de Los Lances, en Tarifa.
Vertidos directos a la playa a la altura de la urbanización de Las Cañas. El municipio de Tarifa, con más de 20.000 habitantes, no depura sus aguas residuales. Solo posee un emisario de 1.800 metros que “aleja” las aguas contaminadas después de un mero pretratamiento. Es frecuente, sobre todo en invierno, ver manchas grandes de contaminación en las cercanías de la playa al soplar el Levante.
El avance del nuevo Plan General Municipal de Ordenación propone la urbanización de 14 millones de metros cuadrados, lo que sepulta todo el suelo no incluido en espacios protegidos.

11ª.- Isla Verde, en Algeciras.
Prácticamente todas las aguas residuales de Algeciras (101.000 h.) vierten en este punto sin la más mínima depuración. La paralización del proyecto para construir la depuradora es injustificable teniendo en cuenta que el estudio de alternativas y proyecto básico fueron aprobados hace ya 4 años por la Dirección General de Obras Hidráulicas. Desde enero del 2001 Algeciras infringe gravemente la legalidad en materia de depuración con absoluta impunidad.

12ª.- Fondos marinos lindantes con Acerinox y Central Térmica, en Los Barrios.
Elevadas concentraciones de metales pesados. Polvo procedente de la acería (incluido el níquel, conocido agente cancerígeno para las personas) y acumulación de sacos con material radioactivo Cesio-137 a pocos metros de la playa.

13ª.- Litoral Gibraltareño.
“Bunkering”, gasolineras flotantes fondeadas en la Bahía; frecuentes vertidos de hidrocarburos ocasionados por estos barcos (el último se produjo el 20 de mayo). Vertidos de aguas residuales hacía la Bahía por el Guari y hacia Levante por Punta Europa. Vertidos procedentes de la reparaciones navales militares en el Puerto Militar. Denuncias ante la UE. Amenazas intolerables por las visitas de submarinos de propulsión y armamento nuclear.


PUNTOS NEGROS

19 Puntos Negros, uno más que el año anterior. Los nuevos puntos negros se otorgan al municipio de San Fernando, a la desembocadura del arroyo Cachón de Jimena (entre San Roque y La Línea) y a la playa cercana a la refinería de CEPSA (en años anteriores calificada como bandera negra). Pasan de Punto Negro a Bandera Negra las playas urbanas de Chipiona y Tarifa.

1.- Playas de Bajo de Guía y San Salvador, en Sanlúcar de Barrameda.
Por verter aguas residuales al arroyo del Salto del Grillo que llegan hasta la playa. Además, la Colonia Agrícola de Monte Algaida no tiene ningún tipo de depuración y las aguas fecales van al acuífero costero.

2.- Playas de La Calzada y Las Piletas, en Sanlúcar de Barrameda.
Por verter aguas fecales a través del Arroyo de San Juan y los aliviaderos (en época de lluvias) que desembocan en la playa, como evidencian las arenas negras y las algas bioindicadoras de contaminación. Denunciado judicialmente el año 1999. Por el despilfarro energético y la contaminación lumínica que suponen los 30 focos de 3.000 W cada uno.

3.- Playa de Montijo, en Chipiona.
Por la escollera que la Demarcación de Costas ha permitido que se haga, con materiales alóctonos de gran tamaño y con ocupación del dominio público marítimo-terreste, impidiendo durante la marea alta la comunicación entre zonas de playa. Reconstrucción de los corrales de Montijo utilizando técnicas inadecuadas.

4.- Playas desde Punta Candor a Costa Ballena, en Rota.
La situación de construcciones y chabolas ilegales en este tramo de costas sigue sin resolverse. Durante este año se ha procedido por parte de propietarios que tienen sus casas en primera línea (casi arena mojada) a realizar protecciones de sus casas y tierras mediante la instalación de escolleras. Esto ha supuesto no solo un gran impacto paisajístico de la playa, sino que además impide el transito por la misma: ahora durante la pleamar, este tramo de costas se convierte en intransitable por el dominio publico, dado que el mar llega a las escolleras que han instalado en la playa; todo ello con el permiso de la Demarcación de Costas.

5.- Playa del Almirante, en El Puerto de Santa María.
Playa cerrada al público por las autoridades militares de la Base Naval de Rota.

6. - Playa de Fuentebravía, en El Puerto de Santa María.

Construcciones de edificios en el acantilado y rellenos en la playa y en el acantilado, realizados con un manifiesto incumplimiento de la Ley de Costas, provocando continuas pérdidas de arena.

7. - Playa de Las Murallas y El Aculadero, en El Puerto de Santa María.
Estas playas reciben la influencia negativa del vertido de las aguas residuales urbanas insuficientemente depuradas desde la depuradora de Las Galeras, que se vierten al mar por un emisario submarino. En la Playa del Aculadero hay esporádicamente vertidos de aguas residuales sin tratar por el emisario de pluviales.

8.- Playa de La Victoria en Cádiz.
Por el enorme despilfarro energético, el coste económico y la agresiva contaminación lumínica que representan los más de 200 focos halógenos de alumbrado con 2.000 vatios de potencia cada uno, produciendo difusión del flujo luminoso hacia el cielo, intrusión lumínica y deslumbramiento. 25 puntos de vertido en la ciudad de Cádiz, según la Consejería de Obras Públicas (9 de aguas sanitarias urbanas y 16 de aguas pluviales), sin que Intramuros haya todavía conectado a la depuradora de Cádiz - San Fernando. Orla de desperdicios y basuras que ribetean todo el borde costero de la Avenida de la Bahía y del casco antiguo de Cádiz.

9.- Playa de Campo Soto, entre Cádiz y San Fernando.
El tramo comprendido entre Torregorda y Campo Soto está cerrado al público por formar parte de un anacrónico y prescindible campo de tiro militar.

10.- Municipio de San Fernando.
Por los siguientes motivos:
1. Continuar vertiendo periódicamente aguas residuales al Caño de Sancti Petri (Parque Natural Bahía de Cádiz), hecho reconocido por el propio concejal de Desarrollo Sostenible.
2. Mantener puntos de vertido de aguas residuales no conectados a la EDAR y que contaminan algunos de los caños circundantes, como el Caño Carrascón.
3. Por rescatar modelos urbanísticos de otros tiempos en el litoral, promoviendo la construcción de bloques de 16 plantas en zonas costeras de la Bahía de Cádiz, como Casería de Ossio o antigua Fábrica de San Carlos.

11.- Litoral de Conil desde el casco urbano hasta la Cala del Aceite.
El nuevo Plan General Municipal de Ordenación de Conil ha incrementado notablemente los suelos urbanizables en esta zona litoral, en la que se incluye la Fuente del Gallo. Creciente proceso de urbanización (tanto legal como ilegal), que está destruyendo paisajes costeros y degradando el paisaje litoral, con un escaso o nulo control municipal.

12.- Playa de Bolonia, en Tarifa.
Por sufrir los vertidos de aguas negras al Arroyo Alpariate, que terminan en la playa, y la proliferación de edificaciones ilegales que estándeteriorando un paraje de excepcional valor paisajístico, que forma parte del Parque Natural del Estrecho Tarifa-Algeciras.
Mamotretode hormigón altamente impactante y sin ningún respeto hacia el valiosísimo legado histórico de Baelo Claudia.

13.- Playa de Paloma Baja, en Tarifa.
Proliferación de construcciones ilegales con pozos negros en terrenos del Parque Natural del Estrecho Tarifa-Algeciras. La arena de la playa del Zapillo está contaminada, según los informes de la Consejería de Salud.

14.- Zona Portuaria de Algeciras: Saladillo, Paseo de la Conferencia y Playa de los Ladrillos.
En el Saladillo vertidos de aguas residuales, por conservas de pescado y reparación de barcos. En el Paseo de la Conferencia desemboca el Río de la Miel, por completo contaminado por aguas residuales. En la playa de los Ladrillos existe contaminación por metales pesados y vertidos esporádicos de aguas residuales.

15.- Estuario del río Palmones, en Los Barrios.
Recibe los vertidos de los ríos de las Cañas (o Palmones), donde van a parar las aguas residuales de Los Barrios (18.000 h.) y Guadacorte, a pesar de contar con sendas depuradoras que funcionan deficientemente. La depuradora de Guadacorte, que recoge también los vertidos pretratados de los polígonos industriales Palmones I y II, ha empeorado su funcionamiento respecto al 2004.

16.- Aledaños de la monoboya de la refinería de CEPSA, en Algeciras.
Vertido de hidrocarburos por derrames.

17.- Río Guadarranque, entre Los Barrios y San Roque.
Vertidos de aguas residuales de los Barrios, San Roque (23.000 h.) y de los Polígonos Industriales de Guadarranque.. La depuradora de San Roque prácticamente no funciona. Vertido de residuos peligrosos procedentes de lavado de cisternas. Contaminación térmica por encima del límite de temperatura procedente de las aguas de refrigeración de la central térmica de Endesa.

18.-Playa en los aledaños de la refinería CEPSA, en San Roque.
Vertidos industriales de la refinería. Hidrocarburos en el subsuelo en un frente de 2 km de playa. Reiteradas denuncias administrativas y judiciales contra CEPSA por vertidos industriales. La playa ha sido limpiada por voluntarios de Ecologistas en Acción. Aunque su aspecto ha mejorado, el subsuelo sigue estando muy contaminado.

19.- Vertidos en el río Cachón de Jimena, entre los términos municipales de San Roque y La Línea (junto al Hotel Rocamar).


Propuestas

Para detener el creciente deterioro medioambiental del litoral gaditano, evitar la destrucción de los recursos no renovables más valiosos con que contamos, las playas y el paisaje litoral, y garantizar un desarrollo sostenible de nuestros municipios costeros, PROPONEMOS UNA MORATORIA DE LA CONSTRUCCIÓN EN LA FRANJA LITORAL, que ponga freno a la degradación que provoca la especulación urbanística. Esta medida cuenta con un precedente cercano en Cataluña: la Comisión de Urbanismo de Cataluña ha aprobado recientemente un plan que prohíbe las recalificaciones urbanísticas en la franja de 500 m desde el mar.
Hay que ir hacia un modelo territorial del litoral que sea respetuoso con los valores ecológicos y paisajísticos, que ponga límites a la urbanización y que se plantee un desarrollo sin crecimiento, sostenible de verdad

Es imprescindible un plan de prevención de la contaminación del litoral, que elimine cualquier vertido contaminante, tanto desde tierra como desde el mar, con indicadores precisos y evaluables de la calidad ambiental. Hay que establecer un nuevo inventario de contaminantes marinos. La Directiva Marco de Aguas debe aplicarse con rigor, sobre todo los principios de acción preventiva y de corrección de los atentados al medio ambiente, preferentemente en la fuente misma. Los objetivos de recuperar y mejorar la calidad ambiental del litoral son irrenunciables y deben garantizarse aplicando la Ley de Prevención y Control Integrados de la Contaminación.
Ecologistas en Acción considera necesario incorporar a los análisis microbiológicos y físico-químicos que establece el control sanitario oficial de las aguas de baño (Real Decreto 734/1988), analítica para evaluar la presencia de metales pesados como arsénico, zinc, cromo, níquel y plomo, ampliando los puntos de toma de muestras y la periodicidad de éstas. Los informes del Programa de Vigilancia Sanitaria de la Calidad de Aguas de Baño de la Consejería de Salud son claramente insuficientes y arrojan pocas garantías.

Es necesario que se persigan sin contemplaciones a los “usuarios” de quads y motos náuticas que no cumplen con la legalidad, representan un factor de peligro para los que disfrutan de la playa y rompen con el ruido y la contaminación el preciado descanso.

Debe mejorar el acceso a la información medioambiental sobre el estado de las playas y el funcionamiento de las depuradoras.

Por último, hacemos un llamamiento a los usuarios de las playas para que colaboren en su limpieza, llevando las basuras a los contenedores más próximos, no enterrando los cigarrillos en la arena, prescindiendo de los vehículos con motor en la playa (sobre todo las motos de 4 ruedas), evitando las motos náuticas en las zonas de baño, y reduciendo la contaminación acústica.

Confiemos en que estas "distinciones" de Banderas Negras y Puntos Negros se truequen en verdaderas Banderas Azules de aguas y arenas limpias y de un litoral ecológicamente saludable y libre de las agresiones urbanísticas para el año próximo.