Nueva masacre de aves en una instalación de Sevillana Endesa

Ecologistas en Acción denuncia el hallazgo de más de 60 cigüeñas blancas y dos milanos negros por electrocución y colisión en 15 postes eléctricos de los alrededores del vertedero de Puebla de Cazalla (Sevilla).

Voluntarios de Ecologistas en Acción han visitado, tras una denuncia ciudadana, las proximidades del vertedero de Puebla de Cazalla (Sevilla) junto a la autovía A-92, con la intención de inspeccionar los tendidos eléctricos que se encuentran en sus alrededores y comprobar si se estaba produciendo mortalidad de cigüeñas y rapaces que aquí se alimentan por millares.

Durante la inspección, se constató la muerte de un mínimo de 60 ejemplares de cigüeña blanca y de 2 milanos negros en distintos estados de descomposición, incluyendo restos antiguos que indican que la situación no es nueva, así como cadáveres muy recientes y un desolador paisaje en forma de aves colgando inertes de varios postes eléctricos pertenecientes a la compañía Sevillana-ENDESA. En total, fueron revisados 17 apoyos y sus respectivas líneas de cables, encontrando en 15 de ellos, distintos número de aves electrocutadas y al menos 2 colisionadas contra hilos eléctricos.

El vertedero de Puebla de Cazalla, denominado eufemísticamente “Complejo Medioambiental Campiña 2000” es una instalación que supone un inmenso riesgo para muchas especies de aves, algunas de ellas amenazadas de extinción como el milano real, el alimoche o algunas especies de águilas que pueden verse atraídas por la concentración de presas o los residuos.

El periodo primaveral será el de más riesgo, dado que muchas de estas especies visitan la península en esa época para criar. Por ello, Ecologistas en Acción ha remitido denuncia a la Delegación Provincial de Medio Ambiente y a la Fiscalía de Medio Ambiente y Patrimonio Histórico de Sevilla para que se inste, de forma inmediata y urgente a Sevillana-ENDESA, para la corrección y revisión de todas sus instalaciones en un radio de entre 500 y 1000 metros del vertedero.

También se solicita que se investiguen las implicaciones por delito ambiental en que haya podido incurrir la empresa y sus responsables, conocedores durante años de una situación a la que no han puesto el mínimo empeño en reparar.

Se da la circunstancia que esta es la segunda denuncia de Ecologistas en Acción en menos de un año contra instalaciones de Sevillana-ENDESA en la provincia de Sevilla y que provocan la mortandad masiva de aves protegidas y/o amenazadas. La anterior fue por la muerte de 250 buitres leonados y otras rapaces en la subestación de la Ganchosa en El Real de la Jara. La empresa se comprometió a solucionarlo antes del plazo máximo del pasado septiembre, evitando así el periodo crítico de mortandad otoñal, pero esto ha sido incumplido por completo y tanto los buitres como otras especies de rapaces amenazadas, volverán a perecer por la irresponsable actitud de la empresa y el tibio trato de la Consejería de Medio Ambiente para con ella.




Visitantes conectados: 717