Piden diálogo sobre el nuevo tributo de la Junta al vertido de residuos

Ecologistas en Acción pide que se extienda a la incineración de los residuos y que la recaudación se destine a la mejora de la recogida selectiva y a la creación de una Oficina de Producción Limpia.

Ante el debate suscitado entre algunas entidades locales como el
Ayuntamiento y la Diputación de Valladolid y la Junta de Castilla y León
sobre el nuevo impuesto a la eliminación de residuos en vertedero,
incluido en el Proyecto de Ley de Medidas Tributarias, Administrativas y
Financieras de la Junta de Castilla y León, Ecologistas en Acción expresa
su acuerdo general con la propuesta de penalizar fiscalmente el depósito
en los vertederos de los residuos urbanos, industriales y de la
construcción.

De acuerdo a la propuesta de la Junta, los titulares de los doce
vertederos de residuos urbanos e industriales no peligrosos existentes en
Castilla y León deberán abonar 7 euros por tonelada de residuos no
valorizables y 20 euros por tonelada de residuos susceptibles de
aprovechamiento. En el caso de los tres vertederos de residuos peligrosos,
la tributación se eleva a 15 y 35 euros por tonelada, respectivamente.
Finalmente, los vertederos de residuos de construcción y demolición se
gravan con 3 euros por tonelada de escombro no aprovechable.

La organización ecologista recuerda que esta medida fue propuesta durante la
elaboración de los planes regionales de residuos urbanos, industriales y
de construcción y figura expresamente contemplada en los dos últimos. La
entrada en vigor del nuevo tributo autonómico penalizaría el vertido de
los residuos en beneficio de la reducción de los residuos no valorizables
y de la recuperación y el reciclado de los residuos aprovechables, a la
vez que mejoraría el conocimiento estadístico sobre su producción y
gestión, actualmente muy deficiente.

Pero para que estos beneficios se lleguen a producir, sería necesario que
se evitara por un lado el vertido incontrolado de los residuos y por otro
el desvío de los desechos a las instalaciones de incineración de residuos
existentes o en proyecto en la Comunidad, para lo que los ecologistas
consideran necesario el refuerzo de la actuación de los agentes
medioambientales de la Junta de Castilla y León y de la Guardia Civil, así
como la ampliación del nuevo tributo a la incineración de los residuos,
como lleva años funcionando en la Comunidad de Cataluña.

Por otro lado, Ecologistas en Acción entiende que en el caso de los
vertederos de residuos urbanos es necesario transferir la recaudación del
nuevo tributo a las entidades locales, para que éstas mejoren sus sistemas
de recogida selectiva de las basuras, por lo que pide la apertura de un
diálogo constructivo entre la Federación Regional de Municipios y
Provincias y la Junta de Castilla y León, que acuerde la fórmula de
tributo más adecuada (impuesto, canon, tasa) y los programas locales de
reciclado a los que se podrá aplicar la recaudación.

En el caso de los vertederos de residuos industriales y de la
construcción, los ecologistas proponen que la recaudación se destine a la
creación y funcionamiento de la Oficina de Producción Limpia prevista en
el Plan de Residuos Industriales de Castilla y León, con la finalidad de
promover la mejora medioambiental de los procesos industriales en general
y la reducción de los productos y residuos tóxicos y peligrosos en
particular.