No basta con una firma, para frenar el cambio climático debemos mirar con los ojos abiertos

[Documento] Mirar con los ojos abiertos

Apenas queda tiempo para reaccionar ante el colapso ambiental. Asistimos a un deterioro ambiental sin precedentes provocado por una extracción de recursos y una producción de residuos que el planeta no puede soportar. Aunque somos cada vez más conscientes de la necesidad de generar sociedades justas y sostenibles, seguimos actuando a un ritmo mucho más lento del que la ciencia y la realidad exigen. Un ejemplo de ello es el acuerdo de París que, si bien reconoce la necesidad de mantener el calentamiento global por debajo de 1.5ºC, carece de suficientes medidas como para alcanzar este objetivo

El acto de firma del acuerdo de París, previsto el próximo día 22 de abril, no debería ser una celebración, sino el momento de asumir que aún nos encontramos lejos del ejercicio de creatividad sin precedentes que se exige ante el mayor reto que tendremos que afrontar en el siglo XXI. Un reto cuyo coste económico y social será mayor cuanto más tardemos en iniciar una ruta ambiciosa y coherente hacia una descarbonización de la economía que culmine como muy tarde en 2050.

Ecologistas en Acción quiere dejar claro que, independientemente de los intereses de los países en las negociaciones internacionales, existen criterios incuestionables en la lucha contra el cambio climático que no han sido recogidos en el acuerdo, creando un vacío que evita preguntas como: ¿para qué, para quién y cómo se producen los bienes y servicios? ¿Hacia dónde nos dirigen las actuales reglas de juego?

Porque las respuestas que no garanticen que permanezcamos por debajo de ese punto de no retorno climático no nos sirven. El futuro no es un lugar concreto o una suerte de destino que alcanzaremos inexorablemente, sino un escenario indefinido que se va configurando a fuerza de abrirse camino entre una maraña de alternativas. Las medidas puestas sobre la mesa no frenarán la desestabilización del clima. No podemos ignorar que las emisiones de hoy comprometen el clima de mañana.

Desde Ecologistas en Acción compartimos la urgencia de incrementar los esfuerzos para lograr construir una nueva civilización capaz de asegurar una vida digna a una extensa población humana que comparte con el resto del mundo vivo un mundo con cada vez menos recursos.

Coincidiendo con la firma del acuerdo de París y con el objetivo de señalar la urgencia y necesidad de poner en marcha medidas efectivas en la lucha contra el cambio climático y sus consecuencias presentamos el documento ’Mirar con los ojos abiertos’, aprobado en la última asamblea confederal de Ecologistas en Acción. En el texto recogemos los puntos clave por los que obligatoriamente ha de pasar la lucha contra el cambio climático.

Se requieren medidas mucho más ambiciosas para cerrar esta brecha climática entre lo que se quiere y lo que se debe de hacer para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Por ello, el día 22 de abril organizaremos, junto a la Plataforma por un Nuevo Modelo Energético y Alianza por el Clima, un acto en el Congreso de los Diputados para conocer cuál es el compromiso real de los partidos políticos en la lucha contra el cambio climático, haciendo un llamamiento a una mayor ambición.

[Tríptico] Mirar con los ojos abiertos

Ocho puntos clave del documento Mirar con los ojos abiertos

  1. Se requieren mayores compromisos internacionales, ya que el acuerdo de Paris alcanzado en la COP21 no contiene los compromisos necesarios para evitar un cambio climático peligroso.
  2. No se puede seguir apostando por un modelo que profundiza el deterioro planetario y compromete nuestro futuro: es urgente desinvertir en combustibles fósiles y dirigir la investigación y el desarrollo hacia la sostenibilidad.
  3. Hay que acometer una profunda transición energética basada en la eliminación de gastos energéticos prescindibles y la sustitución de todas las energías fósiles y nucleares por energías renovables.
  4. Debemos democratizar la energía, acabando con el oligopolio energético a través del autoconsumo, la producción comunitaria de energía renovable o el control comunitario de la distribución.
  5. Los impuestos deben gravar las actividades contaminantes y generadoras de cambio climático y desgravar aquellas otras que sean beneficiosas para la sostenibilidad.
  6. Frente a las largas cadenas de distribución que explotan poblaciones y recursos, debemos impulsar un modelo basado en el medio próximo, avanzando además hacia el uso compartido de bienes y servicios.
  7. Es imprescindible un modelo alimentario sano, justo y sostenible, donde la agroecología debe de ser la técnica agrícola más extendida, que garantice la soberanía alimentaria de los pueblos, deteniendo la especulación sobre el alimento y la introducción de tóxicos en la alimentación.
  8. Es necesario poner en valor ocupaciones fundamentales, como las labores de cuidado, que en la actualidad son invisibles. Hay que integrar criterios de igualdad y feministas en el diseño de todas las políticas.