Un añu de Fukushima

Cúmplese’l 11 de marzu un añu del accidente de Fukushima-Daiichi, qu’amosó a les clares la imposibilidá de garantizar la seguridá de les centrales nucleares al 100%. Ecoloxistes n’Acción demanda ante esta evidencia que los poderes públicos demuestren qu’aprendieron la llección y procedan al zarru gradiáu de les nucleares españoles, empezando por Garoña.

Tal día como’l 11 de marzu va un añu, la central nuclear de Fukushima-Daiichi sufrió un tarrecible accidente nuclear que dio llugar al segundu escape radiactivu más grave de tolos tiempos, tres l’aniciáu pol accidente de Chernóbil, el 26 d’abril de 1986. En concretu, según lo cálculos realizaos por investigadores de delles Universidaes ya Institutos d’investigación de Noruega, Austria, EE UU y España, fugóse más del 20% de la radiactividad qu’escapó en Chernóbil.

Les consecuencies sobre la salú de les persones van conocese dientro de 10 o 20 años, daes les dosis sufiertes yá pola población, y les que finalmente va recibir. Según estimaciones del Departamentu d’Enerxía de EE UU, la pluma de contaminación radiactiva que se movió escontra’l Noroeste por efectu de los vientos, encargóse de distribuyir pol territoriu abondu radiactividad pa que les persones qu’habiten zones a más de 50 km de Fukushima reciban dosis cimeres a 20 mSv al añu, esto ye, cimeros a les dexaes pal personal profesionalmente espuestu.

La contaminación detectóse yá n’alimentos como arroz, espinaques, vacunu, algues y pexes. Nel casu d’estos dos últimos la contaminación vien de los arramaos accidentales y controlaos de miles de tonelaes d’agua radiactivo. Los efectos d’estos arramaos son desconocíos, cuidao que nunca antes produxérase una contaminación del mar tan intensa.

En contra de lo que proclamaron los "espertos" en produciéndose l’accidente, que declararon que la situación taría baxu control en pocos díes, tardóse casi un añu en llevar los reactores a parada fría. Inclusive, reparáronse aumentos de temperatura nel reactor 1, el más estropiáu, a los 11 meses del accidente, en proclamando que la situación taba controlada.

La xestión del accidente pola compañía propietaria, TEPCO, y poles autoridaes xaponeses caracterizóse pol secretismu y la mentira. Tardóse más d’un mes en reconocer que l’accidente tenía nivel 7, el máximu, na Escala Internacional de Sucesos Nucleares (INES). Negóse la evidencia de que los reactores 1, 2 y 3 taben parcial o totalmente fundíos, cola consiguiente espulsión de sustances radiactives pesaes de llarga vida y la dificultá adicional qu’esto supon nel control de los reactores. Negóse tamién la evidencia de que los reactores yá sufrieren daños col terremotu, y non yá col tsunami. Tardose n’esfrecer los reactores más de 20 hores y dexóse que miles de persones recibieren grandes dosis radiactives al retrasar la evacuación de zones bien contaminaes más de dos semanes.

Toos estos sucesos tuvieron llugar en Xapón, una potencia tecnolóxica de primer orde y un país que’l so réxime pasa por tar homologado a les democracies occidentales. A pesar d’eso, nun se pudo evitar esti accidente nin se controlaron los sos efectos nin s’evitó la mentira.

Ante toos estos fechos, Ecoloxistes n’Acción reclama del Gobiernu español y del Conseyu de Seguridá Nuclear qu’incorporen les llecciones de Fukushima-Daiichi y dean en establecer un calendariu de zarru gradiáu de les nucleares, empezando pola central de Garoña (Burgos) -ximielga de Fukushima- que nun tendría de siguir funcionando nin un día más. Tendría de siguise l’exemplu de munchos países que tán yá amenorgando los sos programes nucleares o estableciendo calendarios de zarru: Alemaña, Bélxica, Suiza, Italia, Xapón, etc.




Visitantes conectados: 640