7 águilas imperiales y 16 buitres negros envenenados en un año en Castilla-La Mancha

Según datos oficiales en el último año se elevan a un mínimo de siete el número de ejemplares de Águila Imperial Ibérica y a un mínimo de dieciséis los de Buitre Negro cuyo envenenamiento en cotos de caza de Castilla-La Mancha se ha confirmado. Todos los casos se concentran en las provincias de Toledo y Ciudad Real, que se sitúan de esta manera dentro de las zonas con mayor afección por venenos en toda España.

De las águilas imperiales, cinco casos corresponden a la provincia de Toledo y dos a la de Ciudad Real. De los buitres negros, nueve se han localizado en Toledo y siete en Ciudad Real. Destaca en la casuística el envenenamiento reciente de dos ejemplares de Águila imperial ibérica, hallados en marzo y mayo en la mejor zona de reproducción de los Montes de Toledo. En cuanto al buitre negro se han dado dos casos masivos, el localizado en Santa Cruz de Retamar (Toledo), donde había 6 buitres negros escondidos en un silo, y el que afectó a la colonia del Valle de Alcudia en Ciudad Real en plena época de reproducción de 2004 y donde perecieron al menos 6 individuos (3 adultos y 3 pollos) y donde se cree que la pérdida anormal de unas 12 nidadas pudo también tener que ver con el veneno.

Este caso del Valle de Alcudia, que no ha trascendido hasta ahora a la opinión pública, puede haber sido el más grave de envenenamiento de buitres negros que se haya dado en la historia reciente en Castilla-La Mancha, con seis aves seguras afectadas y otras doce más posibles.

A juicio de Ecologistas en Acción y WWF/Adena estas elevadas cifras responden a un repunte del uso del veneno en Castilla-La Mancha, repunte que encuentra sus causas en el crecimiento de la actividad ilícita ligada a la gestión de los cotos de caza y en la falta de sanciones y otras medidas ejemplarizantes por parte de los Tribunales y, especialmente, de la Consejería de Medio Ambiente a través de sus Delegaciones Provinciales.

Durante la primavera de 2005 no han cesado de producirse casos de utilización masiva de venenos en las provincias de Ciudad Real, Toledo y Albacete. En marzo, en Ciudad Real, en términos de Torrenueva (coto El Chiriví) y Torre de Juan Abad (coto Pozo Esteban), se recogían más de 350 cebos envenenados, en más de cien localizaciones diferentes, hallándose los cadáveres de distintas rapaces, jabalíes, zorros y perros. En mayo, en Toledo, en la Dehesa de Pulgar se localizaban numerosos cebos en las cercanías del lugar donde han sido encontradas con dos águilas imperiales muertas.

En Albacete se pueden citar también más de quince casos recientes, como ejemplo, en marzo, en la finca Arcos de Élez (términos de El Bonillo y Alcaraz) el guarda de caza fue sorprendido con cebos envenenados. Se localizaron muertos dos Milanos negros y dos Aguiluchos laguneros. Todos estos ejemplos corresponden a términos municipales incluidos como zonas de importancia o dispersión del Águila imperial ibérica.

Ante la grave situación que se está planteando, Ecologistas en Acción y WWF-Adena piden a la Consejería de Medio Ambiente la aprobación y puesta en marcha inmediata del Plan Regional de Lucha contra Venenos y, sobre todo, que aplique el régimen sancionador que existe en las leyes.

Llama poderosamente la atención que ni en Toledo, ni en Ciudad Real, jamás se haya sancionado por la vía administrativa a ningún coto por poner veneno, y eso que ya ha habido varias sentencias por la vía penal. También, llama la atención que no se haya suspendido ningún plan técnico ni la autorización a cazar en cotos donde está acreditado el uso del veneno. La ausencia de sanciones con la que se resuelven los expedientes por venenos en las Delegaciones Provinciales de Toledo y Ciudad Real es un asunto más que preocupante que debiera solventarse de inmediato si se quiere atajar el problema del veneno.

El problema del uso del veneno en Castilla-La Mancha ha llamado la atención de todas las ONG españolas y, por ello, la próxima reunión del Programa Antídoto, que las coordina a todas en el esfuerzo común de luchar contra el uso veneno, se va a celebrar en Toledo el próximo día 15 de junio, miércoles.