El vertido de crudo del Exxon Valdez sigue impactando 23 años después

Ecologistas en Acción considera un grave error que existan plataformas petroleras en zonas marinas de alto valor ecológico y denuncian la frivolidad con que actúan los gobiernos en la conservación de los mares.

El 24 de Marzo de 1989 el barco Exxon Valdez, de la compañía Exxon Mobil, al zarpar de la terminal Alyeska en Alaska se golpeó con un arrecife y derramó aproximadamente 41 millones de litros de crudo en el mar, causando una de las mayores catástrofes ecológicas en el mundo. Alaska, es una de las reservas ecológicas más importantes la cual ofrece cobijo a centenas de especies protegidas o en extinción. Debido a la falta de un plan de contingencia preparado, las compañías responsables y la guardia costera tardaron 15 horas en responder. El crudo se extendió y la marea negra llegó a cubrir 26.000 km2 de mar, afectando directamente 2.500 km del litoral. El daño provocado fue desolador, miles de animales murieron en el acto. Alrededor de 350.000 aves, 3.000 nutrias marinas, 300 focas, 250 águilas calvas, 22 orcas y billones de huevos de salmón y arenque. Los daños se extendieron también a la industria pesquera y al turismo en la zona.

A día de hoy, el derrame de Exxon Valdez de hace 23 años, continúa afectando a los ecosistemas de la zona. Los últimos estudios científicos demuestran que la mayoría de las poblaciones de las especies afectadas durante el vertido no han vuelto a recuperarse después del accidente y sus poblaciones siguen por debajo de los niveles previos a la catástrofe, sin previsión de una recuperación completa. Aún, permanecen restos de petróleo en el área, tanto en el subsuelo como en la cadena trófica, lo cual indica una exposición crónica que da cómo resultado la disminución de la tasa de supervivencia y reproducción de muchas especies.

Actualmente el caso continúa siendo una batalla legal en los tribunales, entre la empresa petrolera más grande del mundo y 32.000 pescadores, propietarios e instituciones locales afectadas. Exxon Mobil aún no asume toda la responsabilidad del accidente y se niega a pagar la compensación completa a quienes sufrieron daños económicos debido al desastre.

Ante el caso de Exxon Valdrez, Ecologistas en Acción exige:

  • Actualizar la legislación existente sobre el transporte, perforación y explotación de hidrocarburos y prohibir actividades similares en zonas de gran valor ecológico. Es un gran error suponer que los impactos de los vertidos de petróleo al mar son de corto plazo y que las concentraciones de petróleo menores son inocuas.
  • Que la Justicia condene, por la vía civil y penal a Exxon Mobil y a los responsables directos del accidente por cometer un delito ecológico.
  • Que España aprenda del caso del Exxon Valdez, así como del Prestige, y que el gobierno deje de ofrecer cualquier apoyo o ayuda a las empresas transnacionales petroleras españolas, todas ellas con intereses estratégicos en negocios sucios, como la extracción de petróleo o gas en lugares de alto valor ecológico y social.
  • Que se paralicen las prospecciones en Canarias, Málaga, Valencia y Tarragona hasta que se garantice un plan de contingencia efectivo y se valoren las consecuencias ambientales a largo plazo de un accidente semejante en nuestros mares.
  • Que ante la grave incidencia de las energías fósiles sobre la salud humana y el cambio climático, se apueste de forma decidida y clara por una fuerte política de inversión en energías renovables, las cuales permiten generar mucho más empleo, contaminan muchísimo menos que los combustibles fósiles y no constituyen una grave amenaza para nuestros ecosistemas.

septiembre de 2017 :

agosto de 2017 | octubre de 2017



Visitantes conectados: 466