Campaña Conservemos nuestra Sierra

Ecologistas en Acción de Córdoba pone en marcha por cuarto año consecutivo la campaña para la defensa de los valores ambientales y culturales de la Sierra de Córdoba, “Conservemos Nuestra Sierra”.

Los objetivos principales de esta campaña son los siguientes:

- Sensibilizar y concienciar a la sociedad cordobesa de la necesidad de conservar el extraordinario patrimonio natural que representa la Sierra de Córdoba.
- Demandar a las respectivas administraciones públicas una regulación y ordenamiento integral de las distintas actuaciones y aprovechamientos que se localizan en nuestra sierra, tanto los de carácter permanente como puntuales.
- Aumentar de forma considerable y proporcional el carácter de uso público de la Sierra de Córdoba.
- Reivindicar la recuperación y protección del amplio entramado de espacios lineales y elementos singulares de dominio Público de nuestra sierra, y su puesta en valor a través del fomento de actividades tradicionales y complementarias.
- Solicitar la urgente protección de este excepcional espacio natural por medio de una protección legal de carácter preventivo.


  Actividades:

Para la consecución de estos objetivos, Ecologistas en Acción de Córdoba ha diseñado un plan de acciones y actividades:

- Edición de material informativo de la campaña.
- Jornada de limpieza en la sierra
- 2 Ruta de senderismo de otoño
- 4 Repoblaciones forestales
- Ruta de senderismo “Despedida del invierno”
- Presentación de denuncias contra delitos ambientales ocasionados en nuestra sierra: Durante todo el año 2005.


  Valores:

El extenso término municipal cordobés tiene como protagonista a uno de los elementos geográficos más singulares del territorio andaluz: Sierra Morena. El valor de su patrimonio natural e histórico es incalculable. Cabe destacar que de las 26.000 has. de terrenos arbolados de todo nuestro municipio, prácticamente la totalidad se ubican en lo que conocemos popularmente como Sierra de Córdoba, convirtiéndose ésta en el mayor activo ambiental, junto al río Guadalquivir, que posee este término municipal.

Un simple paseo atravesando este entorno serrano nos abre los ojos para detectar su riqueza en paisaje, biodiversidad (muchas especies protegidas buscan refugio en este ecosistema mediterráneo), enclaves geológicos de interés, arroyos que fluyen y que mantienen bosques en galería, vías pecuarias y caminos testigos de unas prácticas hoy devaluadas pero a la vez potenciadas para otros menesteres más lúdicos...


  Problemáticas:

Los usos de nuestra sierra no se realizan de una forma razonable y con una adecuada ordenación y gestión, pues de ellos se derivan una serie de impactos ambientales que están transformando la Sierra de Córdoba a una velocidad y con una contundencia que, de seguir así, acabarán con gran parte los recursos naturales, culturales e históricos que alberga. Los principales problemas ambientales de nuestra sierra son:

- Urbanizaciones y parcelaciones legales e ilegales: debido a la carencia de cultura urbanística (en lo que respecta a urbanizaciones legales localizadas en áreas de alto valor ecológico) y a una condescendencia histórica, dejadez y abandono (en el caso de las ilegales), en el ámbito político y administrativo.

- Infraestructuras viarias e hidráulicas: diferentes infraestructuras ejecutadas en la Sierra de Córdoba en los últimos años (por ejemplo, el gaseoducto) han generado un impacto ambiental considerable. Otro proyecto previsto desde hace años, particularmente dañino e innecesario, como es el de "Breña II", provocaría la pérdida de uno de los espacios naturales más sobresalientes de la Sierra de Córdoba. Para finalizar este apartado, cabe destacar dos infraestructuras "vendidas" a la opinión pública como indispensables para la sociedad civil, cuando realmente son dos infraestructuras (una, el proyecto de vía férrea trayecto Córdoba - Almorchón, la segunda, ejecutándose actualmente, la variante de la Nacional 432 trayecto Córdoba Cerro Muriano) que responden a intereses estratégicos de carácter fundamentalmente militar.

- Actividades extractivas de mineral a cielo abierto, principalmente por causa de la actividad de la cementera ASLAND, así como extractivas de madera.

- Uso público/recreativo: las numerosas actividades recreativas y deportivas en nuestra sierra ( MotoCross, acampada libre, peroles, recolección de frutos silvestres, etc.) se desarrollan sin ningún tipo de regulación y ordenamiento. Además, la concentración de estas actividades en determinadas zonas de alto valor ecológico (Arroyo del Bejarano, Baños de Popea, Los Arenales, etc) y en concretas épocas estacionales, convierte este uso de la sierra en uno de los elementos más negativos para su conservación.

- Actividad cinegética o caza: la actividad cinegética, al igual que en el resto de la provincia de Córdoba ha experimentado un aumento muy considerable. Son 169 los cotos de caza (término municipal de Córdoba), tanto de menor como de mayor, con los consiguientes efectos negativos y no deseables, alambradas cinegéticas que impiden el paso por vías pecuarias o caminos vecinales, la posibilidad de accidentes por armas de fuego, disminución drástica de fauna silvestre, etc.


  Líneas de trabajo para conservar la Sierra:

Además, de las acciones planteadas, Ecologistas en Acción ve interesante plantear también una serie de líneas de trabajo que las administraciones públicas deberían estimar para la consecución del principal objetivo perseguido por la campaña, conseguir la Conservación de nuestra Sierra:

- La creación de una red de espacios y/o equipamientos locales de uso público convenientemente diseminada por la sierra, reforzando y adecuando los existentes, vertebrada por las vías pecuarias y los caminos vecinales. Para ello, es fundamental aumentar en extensión ubicación los terrenos de titularidad pública para su puesta en valor (adecuada ordenación del territorio, conservación del medio natural, mejora de la calidad de vida de los ciudadanos, recuperación de cubierta vegetal natural, etc).

- Al margen del grado de protección global a la Sierra de Córdoba, habría que establecer un grado de protección adecuado y efectivo a ciertos enclaves naturales con unos valores ambientales sobresalientes ( Arroyo del Bejarano, Arroyo del Molino, Castro y Picón, Valdejetas, Arroyo de Don Lucas, etc.) como Monumento Natural, Paisaje Protegido, etc.

- Además de proteger convenientemente la globalidad de nuestra sierra, se debería iniciar de forma inmediata un Plan de Ordenación de los Recursos Naturales de la Zona. También, la creación de una Zona de Protección Periférica, o franja "colchón", que reduzca la presión de toda índole sobre la Sierra de Córdoba. Para ello, se debe de utilizar como primera herramienta, el "cinturón verde", de grandes espacios abiertos y zonas verdes que se proyecta ejecutar dentro del nuevo PGOU.




Visitantes conectados: 557