Condena al Parque Natural por explosivos

El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía en 2008, y hoy el Tribunal Supremo, han ratificado las intenciones del Ministerio de Defensa de no informar a la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía de la realización de de ejercicios y prácticas de tiro dentro de los espacios protegido de la Bahía de Cádiz. Se ha anulado definitivamente un artículo del Plan Rector de Uso y Gestión del Parque Natural que perseguía la coordinación entre las dos administraciones con objetivo de prever afecciones en fauna y flora, como los incendios y los impactos sobre la avifauna.

Ecologistas en Acción lamenta la decisión del Tribunal Supremo pues considera que un parque natural no es el lugar más idóneo para realizar maniobras militares. La provincia de Cádiz está ampliamente militarizada, además de la zona militar de Torregorda en San Fernando existen áreas militares en Barbate, Rota, con presencia frecuente de buques y submarinos de la OTAN con propulsión y armamento nuclear, y Gibraltar, que también cuenta con la visita de submarinos nucleares. Además la provincia cuenta también con la presencia de maniobras militares marinas de la OTAN, las maniobras NEOTAPON, que producen serias afecciones a la fauna marina, así como del festival aéreo de la ciudad de Cádiz.

Estas maniobras militares, en caso de que se realicen, incrementan la presión humana sobre el espacio natural de la Bahía de Cádiz, se suman a las presiones de 5 municipios (Cádiz, Chiclana, San Fernando, Puerto Real y el Puerto de Santa María) con la actividad económica de su industria (principalmente naval y aeronáutica), turismo estacional, polígonos industriales, aguas residuales urbanas, red de transportes (autopistas, carreteras y tren), puentes sobre la Bahía, tráfico marítimo y ampliación de estructuras portuarias.

A esta serie de presiones se suma la de las maniobras militares que en cualquier caso son contaminantes y generan impactos acústicos de influencia sobre la avifauna. Muchas especies migratorias utilizan los humedales de la Parque Natural estacionalmente en sus rutas migratorias, es por esto que el Parque Natural además está declarado como ZEPA (Zona de Especial Protección Para las Aves), como LIC (Lugar de Interés Comunitario) y como humedal de importancia Internacional (RAMSAR).

Ecologistas en acción considera inmoral el consumo de recursos económicos en armamento para las guerras y en definitiva la muerte, sobre todo en tiempos de crisis y recortes sociales. La inversión desproporcionada en armamento engrosa la deuda económica del Estado, existe una autentica burbuja financiera militar oculta de en torno a 30.000 millones de euros, según datos de noviembre de 2011 del colectivo Utopía Contagiosa y Ecologistas en Acción.

A su vez, estas dos organizaciones denunciamos que apenas se ha producido un recorte este año en los presupuestos militares, ya que a las partidas destinadas oficialmente al Ministerio de Defensa, 6.316 millones de euros, hay que sumar otra serie de fondos indirectos que hacen que el gasto militar supere los 18.000 millones de euros.

Ecologistas en Acción promueve una campaña de objeción fiscal al gasto militar a través de la Declaración de la Renta. Esta campaña consiste en la presentación del documento de la Declaración de la Renta modificado, destinando la proporción equivalente al presupuesto del Estado en Defensa a un proyecto social. Es un acto de desobediencia civil que manifiesta nuestra negativa a colaborar en el gasto de las guerras y el de la industria bélica.

Pro todo ello Ecologistas en acción solicita:

1) El respeto por parte del Ministerio de Defensa a las zonas protegidas (Parque Natural, ZEPA, LIC y Humedal RAMSAR) así como a su entorno;

2) La desaparición de todo tipo de maniobras, especialmente las masivas, con fuego real de forma inmediata;

3) El desmantelamiento del campo de tiro y su uso ciudadano como Parque Natural;

4) Que la inversión económica que se desperdicia en armamento se destine a fines sociales.

Ecologistas en Acción emplaza a todos los/as diputados/as y senadores/as recientemente elegidos por la provincia de Cádiz a que sean consecuentes con sus promesas de defensa de la provincia y propongan cambios legislativos que eliminen esa absurda prevalencia de las normas militares sobre las civiles, insólita en sociedades democráticas en el siglo XXI. La defensa de los recursos naturales y la legislación medioambiental no puede estar supeditada a privilegios militares absurdos en sociedades avanzadas.