Desastre ecológico en Torre del Mar

Ecologistas en Acción ha presentado denuncia ante la Delegación Provincial de Medio Ambiente sobre la destrucción de varias praderas de fanerógamas marinas del litoral de la comarca de la Axarquía por barcos pesqueros arrastreros furtivos.

En efecto, gracias al conocimiento transmitido por diversos buceadores que frecuentan el litoral de la comarca de la Axarquía, en nuestras aguas han existido hasta ahora algunos enclaves significativos de praderas de fanerógamas marinas (Posidonia y, más comúnmente Zostera y Cymodocea). Los enclaves más importantes se encuentran en la milla marina protegida de los Acantilados de Maro-Cerro Gordo, pero existen también otros puntos donde se venía estudiando estos ecosistemas acuáticos, como en algunos puntos de la Bahía de Torre del Mar.

UN PEQUEÑO PARAÍSO, DESTRUIDO

Efectivamente, en un amplio reportaje publicado en la revista Quercus (nº 199, septiembre del 2002, pág.14-20), cuyos autores son José Antonio Rodríguez y José Elías Cabrera, se describía con gran detalle una importante formación de praderas de Zostera marina en la Bahía de Torre del Mar, dando cuenta de la enorme biodiversidad, en la que se daban cita especies tan emblemáticas como el caballito de mar de nariz corta ( Hippocampus hippocampus ) y el de nariz larga ( Hippocampus guttulatus ), ambas especies protegidas en el Convenio internacional CITES, además de un innumerable abanico de especies de gusanos, moluscos, equinodermos, briozoos, antozoos, crustáceos y peces, mostrando con ello la enorme biodiversidad que congregaba este biotopo singular en medio del arenal del fondo marino de la Bahía de Torre del Mar.

Desde 1986 hasta el año 2002, se ha realizado un seguimiento continuado de esta pradera, que entonces se estimaba de unos 100 m de longitud, iniciando los sondeos frente del Paseo de Larios de Torre del Mar, a unos 50 m de la playa, desde una profundidad de 3-4 metros y extendiéndose hacia el Puerto de la Caleta, más o menos donde termina el paseo marítimo de Torre del Mar. Se trata de una pradera que hasta entonces se mantuvo milagrosamente indemne, después de la catástrofe que supuso en su día la construcción del Puerto de la Caleta, gracias a la prohibición de faenar con artes de arrastre a menos de 50 m de profundidad (a 300-400 m de la costa aproximadamente), extendiéndose hacia el este, disminuyendo paulatinamente en dirección del espigón de poniente del Puerto de la Caleta, al hacerse el fondo más fangoso. Y más al este del Espigón de Levante del Puerto de la Caleta, a unos 50 m de la costa y a 3-4 m de profundidad, también había una mancha importante de Zostera marina, detectada en 1986. Finalmente hay que recordar la ya conocida formación de praderas de fanerógamas (Zostera, Posidonia) existente en la milla marina protegida de los Acantilados de Maro Cerro Gordo.

En observaciones realizadas recientemente, con motivo del anuncio de la visita de la organización Project Seahorst a esta pradera, se ha podido constatar (y documentar gráficamente) que las praderas de la Bahía de Torre del Mar han sido totalmente esquilmadas (al menos en los puntos muestreados). Según testigos presenciales, este desastre se ha producido por la actividad de algún pesquero arrastrero que furtivamente arrastró su arte de pesca sobre las praderas de Zostera en momento de baja vigilancia. En la documentación gráfica que mostramos se advierte que sólo quedan algunas hojas sueltas de lo que entonces era una magnífica formación vegetal. Según se nos ha comunicado, la misma suerte ha sufrido la mancha de Zostera localizada frente al espigón de levante del Puerto de la Caleta. Y lo que es aún peor, fuente de submarinistas nos indican que las praderas de la milla protegida del Paraje Natural de Maro también han sido muy seriamente dañadas por arrastreros, a juzgar por la huella dejada por el arte al pasar por el fondo y por haber sido observado directamente desde tierra en más de una ocasión.

ZONAS PROTEGIDAS

Es preciso recordar que las praderas de fanerógamas marinas son Lugares de Interés Comunitario (LIC), hábitat preferente de la Red Natural 2000, así como las especies de fauna y flora asociadas a estos ecosistemas. Son ecosistemas de una gran biodiversidad, comparable, a escala del bioma mediterráneo, de los corales de otras latitudes, ya que constituyen un hábitat en el que se dan cita numerosas especies de plantas, algas, animales invertebrados y vertebrados, así como las formas inmaduras de muchas especies de interés pesquero.

Ecologistas en Acción califica esta acción como un delito ecológico de enorme trascendencia, habida cuenta del daño ambiental y económico que ello supone, pues no sólo supone la desaparición, prácticamente irreversible, de este ecosistema y las especies asociadas, sino que también supone la destrucción de una incubadora de huevos y una guardería de alevines de peces de interés pesquero, lo que sin duda provocarán una importante regresión en un sector ya de por sí en declive.

Por otra parte, estas comunidades vegetales submarinas, arraigadas a los fondos blandos mediante rizomas, contribuyen eficazmente a la retención de los sedimentos (como lo demuestra el escalón de varios centímetros que se alza en los fondos con praderas), lo que a su vez constituye un freno importante a la intensidad del oleaje durante los temporales marinos, con consecuencias en la estabilidad de las playas, cuyo mantenimiento es muy costoso económica y ambientalmente

GRAVES DELITOS ECOLÓGICOS

Esta asociación, considerando que este desastre ecológico se ha producido en zona prohibida, como son los 50 m de profundidad mínima de pesca, así como la milla marina para el caso de los Acantilados de Maro-Cerro Gordo, constituye un delito ecológico, de ahí que haya puesto en conocimiento estos hechos ante la Delegación Provincial de Medio Ambiente, considerando que el autor o autores materiales de este desastre ecológico han sido algunos barcos arrastreros desaprensivos e insolidarios respecto de otros barcos pesqueros, como los trasmallos, de pesca mucho más respetuosa, que han hecho caso omiso a las mencionadas prohibiciones y han causado un daño difícilmente reversible. Dada la gravedad de los hechos denunciados en este escrito, y el haber afectado a lugares de interés comunitario, esta asociación está considerando la posibilidad de tramitar la presente denuncia ante la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA) de la Comunidad Europea si no observa ningún cambio de política en relación con estos desastres.

Por otra parte, Ecologistas en Acción solicita que, considerando que estos hechos pudieran repetirse en un futuro, ruega tenga a bien considerar esta denuncia para intensificar la vigilancia, y se vaya considerando la posibilidad de proteger más los fondos contra estas artes mediante arrecifes artificiales, boyas de advertencia, etc. De gran interés sería incrementar la información y concienciación del sector pesquero acerca de la importancia de estos ecosistemas para la renovación de las pesquerías.

¡NO A LOS PUERTOS DEPORTIVOS DE RINCÓN, TORROX Y NERJA!

Además pide que se tenga en cuenta los efectos negativos que tendrán las obras de ampliación del Puerto Deportivo de Caleta de Vélez y muy posiblemente también el proyectado de Torrox/Nerja y por supuesto el de Rincón de la Victoria, que en su día se alegó por esta asociación por la amenaza a las praderas existentes en su litoral.

Ante la importancia de estos hechos, esta asociación solicita una subvención para realizar un cartografiado de las pocas manchas de Zostera que puedan quedar en la Bahía de Torre del Mar y otros puntos de presencia señalada (utilizando tecnología GPS), porque dada la reproducción asexual de esta especie, mediante rizomas, la única forma de regenerar estos hábitats sería el aprovechamiento de dichos rizomas.