La tierra no se vende, la tierra se defiende

Quienes defendemos la Tierra, nuestra Tierra, estuvimos en Villafranca de Los Barros la noche del 21 de abril en un acto entrañable. Allí nos felicitamos y se premió el trabajo y el esfuerzo desinteresado de numerosas personas: intelectuales, abogados/as, imputados/as, vecinos/as, diferentes plataformas etc. Entre todas y todos lo habíamos conseguido. Cenamos y brindamos por una refinería menos.

El 22 de abril celebramos el Día de la Tierra esta vez en Villafranca de los Barros. Alrededor de 2.500 personas salimos a la calle a celebrar celebramos que la Tierra, nuestra Tierra, va a tener una refinería menos.

Desde Ecologistas en Acción de Extremadura celebramos la Declaración de Impacto Ambiental negativa y celebramos haber conocido y luchado codo a codo con la Plataforma Refinería NO. Ha sido un lujo convivir con estas personas y un orgullo poder decir que esa plataforma nos ha dado a todos y todas muchas lecciones de las que hemos aprendido mucho.

No importa de quien eres ni de donde vienes, sino hacia donde vas. Y en estos ocho años de convivir y luchar con esta Plataforma –formada por buenas gentes de los pueblos que les importa más su tierra y su forma de vida que los colores o las banderas– hemos aprendido unas personas de otras.

Y en esa celebración estaban sindicatos que han apoyado esta lucha, como CGT y CNT, los partidos políticos IU Y Equo, los grupos ecologistas y las diferentes plataformas, cada cuál con su ideología, pero con una causa común: no queremos la Refinería. Que ningún gobierno por muy poderoso que se crea va a imponer al pueblo extremeño industrias que van a arrasar la tierra, engañándonos y manipulándonos con nuestras necesidades de encontrar un trabajo. Esta situación debería, además, hacer reflexionar a algunos sindicatos que siguen anclados en planteamientos del pasado, y que dan crédito a promesas de empleo que no son sino destrucción de muchas otras formas de vida más razonables y sostenibles.

La manifestación del 22 Día de la Tierra fue un éxito que culminó en una enorme caldereta en la plaza de España con cafés y tartas caseras, allí estuvimos hasta que nos fuimos cada cual a su pueblo y allí, en Villafranca de los Barros, se queda un pueblo bueno y generoso que se merece vivir en paz en su tierra, pues se lo han ganado a pulso.

Desde Ecologistas en Acción hacerles llegar nuestra alegría, que es la suya, junto a un fuerte abrazo.