La basura de la huelga ha ido a un vertedero clandestino.

Las 600 toneladas de basuras acumuladas en las calles de Sanlúcar durante la huelga de trabajadores municipales han sido arrojadas en el vertedero clandestino de la carretera de Trebujena.

El destino de esa basura debería haber sido la planta de reciclaje de Miramundo (en Medina) o la de Jerez. La basura domiciliaria de Sanlúcar es enviada diariamente a la planta de Miramundo, previa compactación en una pequeña planta de transferencia, situada precisamente, junto al vertedero clandestino mencionado. La empresa Biorreciclaje, gestora tanto de la Planta de Miramundo como de la planta de transferencia, incluso había hecho los preparativos para recibir sin problemas toda la basura acumulada durante la huelga.

Aunque anteriormente en algunas ocasiones se había depositado provisionalmente la basura domiciliaria en el vertedero, poco después se trasvasaba a la planta de transferencia. Ahora sin embargo el ayuntamiento manda 600 toneladas de basura definitivamente a un vertedero clandestino que no reúne las mínimas condiciones ambientales. El espectáculo ofrecido por el vertedero es tremendo: montañas de escombros, enseres y basura orgánica en descomposición, mezcladas con todo tipo de residuos, fuegos incontrolados y un ambiente asfixiante.

Hemos de recordar que el vertedero, que es uno de los mayores de la provincia de Cádiz, infringe toda la normativa de residuos y ha merecido 3 multas de la Consejería de Medio Ambiente además de la exigencia de clausura, que nunca se ha visto cumplida. Existe también una causa penal contra el ayuntamiento por presunto delito ecológico en relación con el mismo.

Ecologistas en Acción considera inadmisible la actuación municipal y va denunciar los hechos ante el juzgado, poniéndolos en conocimiento de la Consejería de Medio Ambiente.




Visitantes conectados: 525