Balance negativo de la gestión del Medio Ambiente

Cuando se conmemora el “Día Mundial del Medio Ambiente”, desgraciadamente, nada tenemos que celebrar en Sanlúcar, a no ser el cambio de delegado. La gestión de los asuntos relacionados con el medio ambiente local no forma parte de las prioridades del Equipo de gobierno PSOE-CIS, de nuestro ayuntamiento. El delegado hasta hace unos días, Jesús Villegas, encargado de estas materias, pasó por ser el peor delegado de los últimos años. Su desinterés le llevó a no convocar siquiera al Consejo Asesor de Medio Ambiente, y ello a pesar de las solicitudes, que en tiempo y forma, le hemos realizado la mayoría de los miembros que lo componen, incluido Ecologistas en Acción. Para dicho delegado, como para el resto de los miembros del Equipo de gobierno PSOE-CIS, la participación no forma parte de su agenda.

Se sigue sin dar información sobre el funcionamiento de la depuradora de aguas residuales, la EDAR de Las Piletas; información requerida por nuestra organización acogiéndonos al derecho a la información ambiental que nos asiste, y que nos ha llevado incluso a presentar una queja ante el Defensor del Pueblo. Es por lo que seguimos sospechando, y con base en los análisis que el año anterior nos remitió la Consejería de Medio Ambiente, que su funcionamiento deja mucho que desear.

La gestión de los residuos sólidos urbanos también es negativa, no habiéndose avanzado en la recogida selectiva, ni en el tratamiento adecuado en plantas que promovieran su reciclaje y no su mero depósito tal como lo que se hace en Miramundo (Medina Sidonia), que es donde terminan actualmente. La apertura del “Punto Limpio”, en las proximidades de “Las Dunas”, no ha ido acompañada de la necesaria campaña de información y concienciación ciudadana al respecto: los ciudadanos siguen sin saber que elementos tóxicos de sus basuras deben ir a ese Punto y dónde se encuentra.

No se potencia el uso de los carriles bicis existentes, los Pinares de Bonanza siguen abandonados y siendo fruto de innumerables agresiones, no existe ningún programa de educación ambiental, se revisa el PGOU para redundar en una ciudad más dispersa, tal como se pretende con la urbanización de Carranza, se siguen vertiendo aguas fecales al litoral, se masacran arboledas como la ocurrida en la carretera de El Puerto, la limpieza y las zonas verdes están en un estado deplorable, permanece sin ser atendida nuestra demanda de protección de los navazos como patrimonio agrícola y cultural, y así un largo etcétera.

Nos gustaría pensar, pero no será así, que la retirada de la Delegación de Medio Ambiente de Jesús Villegas, se debe a que en un año de gestión, no ha hecho nada y que en este Día conmemorativo poco tiene que celebrar, más que su cese. Esperemos que el nuevo delegado nombrado, Ramón Rodríguez, no continúe por la senda de desinterés e ineptitud del anterior. Una buena forma de comenzar sería que convocara el Consejo Asesor de Medio Ambiente, y tomara conciencia de los graves problemas ambientales que afectan a nuestra ciudad. Ecologistas en Acción no tendrá ningún problema en hacérselos ver y en colaborar, si son serias sus intenciones, en su resolución.

Imágenes de la reciente destrucción con maquinaria pesada de arboleda, sita en la Plaza Central de la Colonia de Monte Algaida, para la instalación de un supuesto bar.